02.12.2021 |
El tiempo

El Gobierno acuerda con ERC que la ley de convivencia deje en manos de las universidades la resolución de conflictos

Los partidos del Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, han pactado con ERC una veintena de enmiendas al proyecto de ley de convivencia universitaria, que superó el pasado jueves su primer debate en el Congreso tras rechazarse la enmienda de totalidad del PP. ERC también había presentado otra enmienda de totalidad con texto alternativo, pero no se debatió finalmente porque el grupo la retiró al llegar a un acuerdo con los partidos del Gobierno.
El Gobierno acuerda con ERC que la ley de convivencia deje en manos de las universidades la resolución de conflictos

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Los partidos del Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, han pactado con ERC una veintena de enmiendas al proyecto de ley de convivencia universitaria, que superó el pasado jueves su primer debate en el Congreso tras rechazarse la enmienda de totalidad del PP. ERC también había presentado otra enmienda de totalidad con texto alternativo, pero no se debatió finalmente porque el grupo la retiró al llegar a un acuerdo con los partidos del Gobierno.

Algunas de estas enmiendas que reflejan el acuerdo entre los tres grupos, suprimen el "carácter de legislación básica" de la norma, es decir, que el proyecto no tendría unas directrices comunes para todo el territorio español, sino que serán las propias universidades las que diseñen las normas de convivencia para evitar conflictos, así como sus procedimientos de resolución.

Según recogen las enmiendas, a las que ha tenido acceso Europa Press, el acuerdo entre PSOE, Unidas Podemos y ERC contempla una reducción significativa del redactado en la Exposición de Motivos del proyecto y en otros puntos.

Por ejemplo, se ha eliminado la referencia a que la Ley establece "las condiciones básicas que deberá satisfacer el mecanismo de mediación y que podrán ser desarrolladas por las Comunidades Autónomas y las universidades". También se han reducido al máximo algunos artículos (como el que establece cuáles son los medios alternativos de solución de conflictos, esto es, el mecanismo de mediación y el procedimiento de mediación), incluso borrado por completo otros, como el artículo 7 (que recoge los principios de la ley) o el artículo 9 (que desarrolla cómo ha de ser el mecanismo de mediación).

La justificación está, según los grupos parlamentarios, en que "serán las universidades las que, en el ejercicio de su autonomía, desarrollarán los medios oportunos para la resolución alternativa de los conflictos en el ámbito universitario". La mayoría de enmiendas pactadas van dirigidas a realizar cambios en este sentido.

"Esta ley se ha consensuado mediante un pacto con ERC, pero no solo con ERC, este Ministerio tiene la firme voluntad de pactar y consensuar esta y otras normas que afectan a la vida universitaria con todas aquellas fuerzas políticas representadas en el Congreso", ha señalado en declaraciones a Europa Press el secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón.

Según afirma, con este acuerdo "se avanza en el marco de derechos y libertades" y, al mismo tiempo, en el marco de referencia para promover una convivencia universitaria del siglo XXI y no de mediados del siglo pasado, ya que el proyecto de ley sustituiría al Reglamento de disciplina académica de los Centros oficiales de Enseñanza Superior y de Enseñanza Técnica, decreto firmado por Franco que data de 1954.

LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DERECHO DE MANIFESTACIÓN

El resto de enmiendas recogen otros puntos de interés para ERC. Por ejemplo, se garantizará, por parte de las universidades, la libertad de expresión y los derechos de reunión, asociación, manifestación y huelga, al estar "constitucionalmente reconocidas".

Según el proyecto original redactado por el Gobierno, se considera falta grave "impedir la celebración de actividades universitarias de docencia, investigación o transferencia del conocimiento". Tanto los estudiantes como algunos grupos parlamentarios (como ERC) criticaron esto, al considerar que se incluye dentro de este apartado las manifestaciones del alumnado o actos de protesta o boicot, con sanciones que van desde la expulsión de máximo un mes de la universidad hasta la pérdida de derechos de matrícula o pérdida del derecho a la convocatoria ordinaria.

Ahora, con el nuevo redactado, se podrá sancionar "impedir la celebración de actividades universitarias de docencia, investigación o transferencia del conocimiento", pero teniendo en cuenta la libertad de expresión y los derechos de reunión, asociación, manifestación y huelga.

Otra de las enmiendas recoge una modificación con respecto a una de las faltas consideradas como muy graves en el proyecto de ley: "destruir y deteriorar de manera irreparable o sustraer obras del patrimonio histórico y cultural de la universidad". Según lo pactado entre PSOE, Unidas Podemos y ERC, estas obras deberán estar "catalogadas".

Algo similar se ha plasmado en otra de las enmiendas, al definir qué tipo de patrimonio será susceptible de sanción en caso de deteriorarse. Así, en lugar de sancionar a los alumnos por "deteriorar gravemente los bienes del patrimonio de la universidad", se considerará falta grave "deteriorar gravemente los bienes catalogados del patrimonio histórico y cultural de la universidad".

El Gobierno acuerda con ERC que la ley de convivencia deje en manos de las universidades la resolución de conflictos
Comentarios