28.10.2021 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

Ana Peleteiro: "Ni de coña el año pasado hubiera hecho 14,87 metros ni hubiera tenido la actitud"

La atleta Ana Peleteiro, posa con su medalla de bronce durante su visita a una tienda de Adidas para celebrar su triunfo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en Gran Vía, a 9 de agosto de 2021, en Madrid (España). La atleta gallega, ganó la medalla de b
Ana Peleteiro: "Ni de coña el año pasado hubiera hecho 14,87 metros ni hubiera tenido la actitud"

La atleta española Ana Peleteiro aseguró este lunes que "ni de coña" habría sido capaz de saltar 14,87 metros ni habría tenido "esta actitud y madurez" si los Juegos Olímpicos de Tokio se hubiesen celebrado en 2020, y también explicó su arduo trabajo mental para "gestionar las emociones" en la final del triple salto en la que se coronó con el bronce, aunque no escondió que "nunca" antes había "rezado tanto" como en los momentos previos al último salto de la jamaicana Shanieka Ricketts.

"Ni de coña. No hubiese tenido ni este salto, ni esta actitud ni esta madurez. El coronavirus ha sido malísima, pero en lo deportivo me ha hecho crecer muchísimo y me ha preparado para ser aún más competitiva y tener más ganas de apreciar las competiciones y los logros deportivos", señaló Peleteiro en un acto organizado por 'adidas'.

Por ello, se mostró "segurísima" de que si los Juegos hubiesen sido en 2020 no habría "pasado posiblemente a la final". "Cuando pasó lo del aplazamiento me quedé 'chof', pero Iván (Pedroso) nos dijo que no lo viésemos como algo malo sino como una oportunidad de llegar más fuertes y eso nos hizo llegar muy bien. Había otras que en 2020 iban como un 'pepino' y que han caído porque es difícil gestionar esto, nosotras hemos sabido gestionarlo bien", remarcó en relación a ella y Yulimar Rojas, con la que comparte entrenamientos.

También confesó "momentos de duda" cuando la jamaicana Ricketts la superó. "Sabía que tenía que gestionar bien las emociones y que tenía que saltar 15 metros para lograr una medalla. Había hecho un trabajo previo para gestionar esas emociones, el nerviosismo y esos miedos, pero tener ahí a Nelson (Évora, su pareja y también saltador) animándome y diciéndome que las medallas no se conseguían con esa actitud y que sacase ese salto, me hizo entrar un poco en trance y hacerlo", subrayó la gallega.

"Pero es porque detrás hay mucho trabajo, también mental con mi 'coach' Rebeca, y estaba preparada para eso. No sólo era que me visualizaba ganando, también perdiendo, para solventarlo y sacar un salto. Más que nunca he trabajado eso y sabía que por ahí no iba a cojear", celebró.

De todos modos, no veía segura su medalla antes del último salto porque Ricketts "había hecho muchos saltos mejores y le podía salir". Yo no mi acordaba de lo que había saltado y sabía que tenía uno más y que podía saltar 15 metros. No podía dejar llevarme por las emociones y estaba súper concentrada, pero creo que nunca he rezado tanto como antes del último salto de Ricketts. Y mira, me escucharon, aunque estaba lista para volver a recuperar el puesto si me adelantaba", confesó con una sonrisa.

A POR LOS 15 METROS EN 2022

Peleteiro dejó claro que confía "mucho" en su trabajo, sobre todo "en la planificación" de su entrenador, y por que eso sabía que tenía que ser "capaz" de culminarlo en la capital japonesa. "Algo que he trabajado mucho es visualizarme ganando, saltando lejos, con el salto perfecto. Me fui a Tokio sabiendo que me iba a volver con medalla. Me costó, pero conseguí hacerlo", admitió la saltadora.

La española ha visto "cumplido" uno de sus sueños, pero en cuanto salió del estadio ya quería "ser mejor y trabajar más". "Quiero cuidarme más y otras cosas, esa es la clave para continuar labrando un historial muy bueno", apuntó.

"Tengo las ideas claras y no quiero quedarme solo con eso. Quiero ser mejor deportista, crecer como atleta y persona, ser una esponja y absorber todo lo bueno, pero sobre todo quiero saltar 15 metros, que es el objetivo ahora, ir a más Juegos y seguir coleccionando medallas. Me voy a quedar con ganas de más después de este bronce, es como una droga", advirtió Peleteiro.

Ahora, pretende no dejarse llevar "por el 'boom' del momento". "Me quedo de ese día con la primera llamada que hice a mis padres, que eran las personas más felices del mundo. Sorprende que te feliciten personas que son referentes para mucha gente, pero yo me quedo con mi familia que es la que ha estado ahí cuando gané y perdí, y que es muy importante para mí", resaltó.

Y la ayuda de Iván Pedrosa ha sido clave porque le ayuda a "continuar explorando esa Ana competitiva, luchadora y que ha aprendido de él. En Europa tenemos el problema y la suerte de que es muy fácil vivir y cuesta no acomodarte y ser ambiciosa, pero él en Cuba nos decía que para poder vivir bien tenía que saltar y que no se podía nunca acomodar. Yulimar y yo somos jóvenes para continuar consiguiendo más y acumulando más, y eso aún lo estoy aprendiendo con Iván", expresó.

La coruñesa también se refirió a su buena relación con Yulimar Rojas, con la que tuvo una "unión" en Tokio como "nunca" antes habían tenido. "Hemos sufrido y trabajado, y era la primera competición que íbamos juntas como equipo. Yo la quiero ganar y ella me quiere ganar, pero nos apoyábamos para ganar a los demás", afirmó.

"DEBO AHORA ESCUCHAR A MI CUERPO"

"Ella quería que estuviese con ella en el podio y fue cumplir un sueño. Fue un momento brutal poder disfrutar de su salto y celebrar su récord del mundo y su oro con mi bronce, porque sé todo lo que ha trabajado y las ganas que tenía de conseguirlo. La gente que nos paraba por la Villa nos decía que había sido la mejor final olímpica que habían visto. He tenido esa suerte de vivir una con récord del mundo y en la que se ha saltado una barbaridad porque las medallas se olvidan, pero quedan los momentos y ese se recordará toda la vida. Creo que nunca se ha visto una rival que se haya alegrado por una rival como yo por 'Yuli'", reconoció.

De cara al futuro más próximo, la española afronta "con muchas ganas" la próxima temporada, aunque no quiere llevarse "por la ambición". "Después de un ciclo olímpico se sufre mucho. Voy a continuar entrenando súper duro, pero escuchando a mi cuerpo porque sólo tengo uno y tengo que cuidarlo. Estoy con ganas de saltar 15 metros, es el objetivo base del año que viene", puntualizó.

Por otro lado, Peleteiro, que dio las gracias a 'adidas' por haberla apoyado y creído en ella cuando nadie lo hacía y estaba en un mal momento, remarcó la importancia de estos éxitos para crear "referentes" para que más gente, sobre todo niños, se enganchen al atletismo, un deporte que "lo puede hacer todo el mundo y es muy accesible". "Aspiro a ser un referente para que la gente quiera hacer atletismo y que la gente se inspire", detalló.

Finalmente, la saltadora no escondió que su paso por un programa televisivo de retos, 'El Desafío', le hizo "apreciar lo duro y sacrificado que es el atletismo", pero que fue capaz de compaginarlo e incluso ganarlo, donando el premio a la Fundación Anidan. "Trabajan con niños huérfanos en África para escolarizarles y darles una oportunidad de futuro. Ver a los niños en un video animándome y haciendo triple salto me hizo muchísima ilusión y me hace sentirme viva", sentenció.

Ana Peleteiro: "Ni de coña el año pasado hubiera hecho 14,87 metros ni hubiera tenido la actitud"
Comentarios