21.07.2024 |
El tiempo
domingo. 21.07.2024
El tiempo
El Diario de Cantabria

NUESTROS SERVIDORES PÚBLICOS

Disturbios en Cataluña de 2019: Caos, violencia y servidores públicos

La condena judicial desencadenó manifestaciones que derivaron en enfrentamientos, saqueos y tensiones entre partidarios y detractores de la independencia en la región, pero ¿quién se acuerda de los servidores públicos que se jugaron la vida?
Vídeo sobre "El Legado de la Batalla de Urquinaona"
Disturbios en Cataluña de 2019: Caos, violencia y servidores públicos

Los disturbios en Cataluña de 2019 fueron una serie de manifestaciones y enfrentamientos violentos que se produjeron en la región autónoma de Cataluña, España, a raíz de la sentencia del Tribunal Supremo español sobre el juicio a líderes independentistas catalanes. El 14 de octubre de 2019, el Tribunal Supremo condenó a nueve líderes independentistas catalanes por su papel en la organización del referéndum de independencia de 2017, declarado ilegal por el gobierno español.

La sentencia provocó una fuerte reacción en Cataluña, donde algunos sectores de la población se manifestaron en contra de la decisión judicial. Las protestas comenzaron de manera pacífica, pero en algunos casos se tornaron violentas con enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

Uno de los episodios más intensos se vivió en Barcelona, especialmente en la Plaza Urquinaona, donde se concentraron miles de manifestantes. Durante varios días, se registraron disturbios, saqueos, quema de barricadas y enfrentamientos con la policía. Se lanzaron objetos contundentes, como piedras y cócteles molotov, y se produjeron destrozos en la vía pública.


La comunidad y divulgadora de la Cultura de la Seguridad y Defensa de España, Pilarru Ramos, presenta un vídeo titulado "El Legado de la Batalla de Urquinaona": 

"Mientras escuchan este relato, supongo que están presenciando las escenas que conforman este video. Se trata de profesionales, servidores públicos que se vieron acorralados el 18 de octubre de 2019 en Barcelona, específicamente en la Plaza Urquinaona. Estos individuos pusieron todo de su parte, arriesgando incluso sus vidas, en una batalla campal infernal que se extendió durante esa semana y las siguientes. Enfrentaron y sufrieron graves disturbios, defendiéndose contra una multitud de radicales enloquecidos que recurrieron a la violencia extrema.

Estos criminales utilizaron el terrorismo callejero para atacar, erigiendo barricadas, lanzando piedras, adoquines, bengalas, provocando incendios y utilizando objetos peligrosos como hachas. Asaltaron aeropuertos, cortaron carreteras, prendieron fuego a vehículos policiales y causaron destrozos y saqueos que resultaron en pérdidas millonarias. Estas acciones dejaron a decenas de personas heridas y causaron la invalidez absoluta de varios agentes de la policía nacional debido a las secuelas físicas sufridas por las agresiones.

Ángel recibió una pedrada que impactó en su casco y brazo, poniendo en peligro su vida. Sus heridas le obligaron a abandonar prematuramente y de manera forzada su profesión. Álvaro, gravemente herido y dado de baja permanente tras recibir un impacto en la cabeza por un objeto metálico, estuvo a punto de morir al ser golpeado por una piedra de gran tamaño que lo dejó en coma.

Estos incidentes cambiaron sus vidas para siempre, simplemente porque estaban defendiendo el estado de derecho de nuestro país. Sin embargo, no han recibido ni recibirán justicia, ya que han sufrido un abandono total tanto jurídico como institucional. Fueron expulsados de sus hoteles, tratados como perros callejeros. Y ahora, parece que nada de esto ocurrió. No se reconoce el intento de golpe de Estado, se ignora la gravedad de las lesiones a los policías, Barcelona no fue destrozada, no hubo sedición ni malversación. Según algunos, nada sucedió.

Mientras tanto, aquellos responsables de malversación, terrorismo y sedición son perdonados, mientras que 45 policías que intentaban mantener el orden frente a los terroristas están siendo enjuiciados. La amnistía se convierte así en un golpe de Estado en España, una burla al poder judicial y a la sociedad española. Los ciudadanos están cansados de un gobierno que abandona a los servidores públicos y respalda el terrorismo, sumiéndonos en la impunidad y la falta de vergüenza.

Se acepta la amnistía por delitos de corrupción y terrorismo a cambio de votos de políticos corruptos que buscan dividir a España y socavar la igualdad entre los ciudadanos. No solo culpamos a Sánchez y al partido socialista en el Congreso, sino a cada voto que se depositó en la urna. No hay traición más vil que la que se comete contra policías y civiles que arriesgaron sus vidas en las calles de Barcelona por defender nuestra democracia y el estado de derecho.

Como menciona Arturo Perreverte, hay países orgullosos de su historia y otros afectados por oscuras enfermedades históricas que buscan destruir la memoria de sus propios ciudadanos. Apoyamos a todos aquellos que lucharon para que la batalla de Urquinaona fuera un símbolo de esta lucha. Un legado que ahora se ve prostituido por la política. Se abren las puertas para liberar a violadores, terroristas, golpistas y malversadores. Es un despropósito, una vergüenza, una indignidad y una ignominia.

A los servidores públicos, levanten la cabeza, seguimos a su lado. Siempre estaremos junto a aquellos que se entregan sin vacilar al bien común de todos"

Disturbios en Cataluña de 2019: Caos, violencia y servidores públicos
Comentarios