16.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 16.06.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Tomas de temperatura nada más llegar y mucho orden

La ARC ha elaborado su propio protocolo para intentar mantener la salud de todos los participantes en una regata y limitar el aforo

Aunque Castro será sede de la ARC, las gradas del Solarium no podrán estar tan llenas como en la imagen.
Aunque Castro será sede de la ARC, las gradas del Solarium no podrán estar tan llenas como en la imagen.
Tomas de temperatura nada más llegar y mucho orden

Al igual que la ACT, la ARC también ha elaborado su propio protocolo de prevención del Covid-19 a desarrollar durante las regatas del próximo verano. Es, quizá, menos ambicioso. Algunos dirán que más realista. Con todo, tampoco supone grandes cambios en la rutina de los remeros. Quizá sí en la de los aficionados. Como ya se explicara ayer en estas páginas, se han establecido tres únicas sedes para las disputas de todas las pruebas del calendario y una de las variantes que tuvieron en cuenta en la asociación a la hora de elegir Castro, Getaria y Pasaia es la facilidad pare controlar el flujo de gente. Llegado el momento y cuando las autoridades competentes o la propia organización estimen oportuno, se cortará el paso.

La ARC, en el documento que envió a los clubes este mismo fin de semana para poner encima de la mesa y debatirlo de manera telemática el próximo viernes, establece tres niveles de riesgo para cada una de las actividades que ha contabilizado en cada regata. Establece que hay un peligro alto en la reunión de delegados, en los vestuarios y los baños de los deportistas, en la carpa de los delegados, la asistencia médica y en el antidopaje. Considera que es moderado en la recepción de jueces, en la de equipos y remolques, en los baños para los no deportistas, en el barco oficial, en la zona de prensa y durante el montaje y desmontaje de toda la infraestructura necesaria para la disputa de la regata. Por último, lo consideran tolerable en el momento del embarque de los equipos, en los jueces y juezas de mar y en el protocolo del premio. El único que se entregará será la propia bandera y, para «reducir el contacto entre deportistas y personas», el ‘trapo’ será entregado desde el barco de autoridades al patrón y, «como norma general, no habrá protocolo de entrega de maillot de líder».

Para mantener las distancias necesarias, será fundamental potenciar el orden en la llegada de todos los equipos y personas que participan en una regata. En cuanto al de los grandes protagonistas se refiere, se intentará «reducir el contacto entre deportistas de diferentes equipos» y también entre éstos y el público. Para ello, se habilitará «un espacio específico para cada club que deberá ser acotado visiblemente». Ahí se dejará el remolque con la trainera, se levantará la carpa y «se evitará que los deportistas salgan de ese espacio acotado, salvo para ir al wc». «Se asignará un horario de llegada a los remolques y a los equipos que deberá ser respetado». Además, conforme vayan llegando las diferentes cuadrillas, «se realizará un tests de temperatura corporal a todos los deportistas de cada club».

La ARC recomendará «evitar el uso de vestuarios en la medida de lo posible». De este modo, pedirá que los remeros se cambien «en las carpas propias de cada club» mientras que aconseja, después de la regata, «restringir la ducha a casos puntuales de imperiosa necesidad higiénica estableciendo, en todo caso, un control de aforo a vestuarios y un acceso ordenado por clubes». Habrá un responsable para impedir que se acumulen demasiadas personas mientras que la organización garantiza «una desinfección previa a cada regata de vestuario y ducha».

Un nivel inferior de peligro estima la ARC en el momento del embarque. Aquí, primará el orden y realizarlo «de forma ordenada y escalonada evitando la presencia simultánea de más de un club». Para ello, se respetará el orden de tandas. Será el delegado de cada club quien se pondrá en contacto con el responsable de recepción de equipos para confirmar cuándo le toca, por lo que habrá que «habilitar una comunicación vía telefónica o talkie entre el responsable del embarcadero y el responsable de recepción de equipos».

Un nivel alto de peligro estima la ARC a la hora de la posible asistencia médica y en la sala antidopaje, pero poco más pueden hacer en este sentido más que «cumplir el protocolo propio correspondiente», además de «habilitar mascarillas y guantes y un espacio amplio para la espera de deportistas». El gel hidroalcohólico estará muy presente en cada zona de actuación de la competición pero las mascarillas no aparecen tanto como aparecía, por ejemplo, en el protocolo de la ACT, que las reclamaba incluso para los calentamientos de los remeros.

Donde la ARC ve un alto riesgo es tanto en la reunión de los delegados como en la carpa donde se suelen colocar éstos. El objetivo en ambos casos será el de «reducir la afluencia de personas, así como las interacciones con el personal». En cuanto a la reunión se refiere, sólo podrá acudir un delegado por club en vez de dos. La asistencia máxima que establecerán será de veinte personas y lo importante será «habilitar una sala con el tamaño suficiente como para respetar el espacio de seguridad entre asistentes». Quienes estén presentes deberán llevar mascarilla y será obligatorio lavarse las manos al entrar y al salir. La extracción de bolas en el sorteo de calles la realizará una misma persona de la organización y la entrega de alineaciones se realizará a través de la extranet.

En la carpa, el delegado que esté presente por cada club sólo podrá acceder a la zona del jurado con «autorización expresa del delegado de competición». Se pondrán a disposición de los presentes guantes de látex, mascarillas y gel desinfectante. «No se servirá comida durante la regata y únicamente estará permitido el agua en botellín individual». Además, no se imprimirán las hojas de resultados, sino que se publicarán en la web.

Lo que llama la atención es que seguirá habiendo un barco oficial con supuestas autoridades. La organización aconseja que la presencia en el mismo «se limite al menor número de personas posible». Mientras, la prensa seguirá teniendo su espacio que estará separado del de delegados. De hecho, si algún informador requiere alguna información, deberá solicitarla «al delegado de competición correspondiente procurando no abandonar el espacio habilitado para ellos».

Tomas de temperatura nada más llegar y mucho orden
Comentarios