07.05.2021 |
El tiempo
viernes. 07.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Sería un error pensar que ellos no van a estar bien»

Solabarrieta tiene claro que, a pesar de la situación que atraviesa el Amorebieta, va a afrontar el partido «con garantías»

Solabarrieta
«Sería un error pensar que ellos no van a estar bien»

Jugar contra el Amorebieta, ya sea el viernes o el lunes, va a suponer una presión extra para el Racing. Si ya de por sí la tiene en cada partido que juega, más aún la va a tener después de empatar en casa contra el Arenas y de quedarse fuera de la pelea por su principal objetivo. A eso hay que sumar que necesita un buen resultado en Urritxe para, además, comenzar con buen pie la segunda fase y presentarse en la misma en una situación más llevadera que le permita huir de las urgencias por vez primera en cinco meses. Los motivos para salir con todo en el último encuentro del primer acto del campeonato son, por lo tanto, muchos y variados, pero a todo esto hay que incorporar que se antoja el momento idóneo para ganar a los de Iñigo Vélez. El Amorebieta va a saltar a jugar tras sufrir la pandemia en primera persona y eso aumenta la obligación racinguista de ganar. Y nunca es fácil ganar en Urritxe haya quien haya en frente.

Solabarrieta, que sabe bien lo que les espera, lo tiene claro: «Sería un error pensar que ellos no van a estar bien o por debajo de su nivel». Reconoce que el rival ha tenido a «gente contagiada y que ha estado diez días en casa, pero hay otros que ya están entrenando y seguro que van a afrontar el partido con todas las garantías». Y han de estar preparados, lo que tampoco está siendo fácil con tanto cambio de fecha. Con todo, el entrenador verdiblanco considera  que van a afrontar el encuentro, sea cuando sea, en una buen a disposición. «La semana pasada entrenamos muy bien y esta semana también lo estamos haciendo», explica. Reconoce que tuvieron que cambiar a última hora la sesión de ayer pero también precisa que están «preparados para eso», por lo que advierte de que se presentarán en Urritxe «con toda el hambre y la ilusión del mundo para acabar esta primera fase con esos tres puntos».

Sostiene el entrenador del Racing que no pierde demasiado tiempo en todo lo que está sucediendo estos días en los despachos para buscar la mejor fecha para el partido porque no es algo en lo que él pueda influir ni que dependa ni de él ni de sus jugadores. «Poco tenemos que hacer ahí», apunta. «Es un juez el que decide y se acepta, nos preparamos y vamos con todo porque necesitamos esos tres puntos», añade.

El partido será el primero después de consumarse la decepción de no pasar el corte entre los tres primeros clasificados. Ahora, como recuerda Solabarrieta, tienen ante sí «otro reto» que afrontan, en principio, «en una posición buena» que confía en que sea aún «mejor» tras el partido de Amorebieta. «Los jugadores y el vestuario están preparados y con ganas de hacerlo bien», apunta.

Y para hacerlo bien habrá que hacerlo de manera diferente al último partido, que fue el disputado contra el Arenas. Reconoce Solabarrieta que aquel día no estuvieron bien porque, entre otras cosas, fueron víctima de las «prisas, las dudas y la necesidad de ganar». Con todo, si se llegó con tantas urgencias a aquel encuentro fue por culpa de lo sucedido durante el camino recorrido. «Llegar a esa situación de jugártela sí o sí no es fácil», reconoce el entrenador vizcaíno. Por eso, el objetivo con vistas a la segunda fase es no llegar tan apurado a las últimas jornadas y, en el caso de encontrarse con la misma situación, «estar preparados para no tener otra vez esa sensación de estar espesos y pesados».

Ganas de saltar. Para conseguirlo, el partido de Amorebieta será «importante». Hay ganas dentro del equipo de quitarse «la sensación del último partido, que ya parece que fue hace mucho pero hay ganas de jugar ya». Y no piensa el técnico verdiblanco en mucho «más allá». Al cambiar de fase, admite Solabarrieta que son «conscientes» de que pasan a estar ahora «en una situación» mejor de la que ha tenido el equipo hasta ahora, ya que éste ha caminado sin margen de error desde enero y ahora, al menos a día de hoy, no está tan apurado para conseguir el segundo objetivo. «Aún así, somos conscientes de que todavía no basta y que tenemos que ir a más como equipo, cada uno como jugador y yo como entrenador», arenga el preparador de Ondarroa.

Al final, el objetivo es que el equipo no detenga su evolución y seguir «creciendo para acabar bien y haciendo las cosas mejor tanto con balón como sin balón». Considera que hasta la fecha han puesto «unas bases que tienen que tener continuidad». El cambio de fase ha cambiado el objetivo pero no la trayectoria del equipo. Lo que sucede es que salir aseado de Urritxe no es sencillo porque es uno de esos campos complicados donde, además, se suele decir que no se puede jugar a fútbol con el balón a ras de césped. Solabarrieta apuesta por «buscar un equilibrio». «Tienes que saber a lo que te vas a enfrentar porque el Amorebieta es un equipo que juega muy directo, que tiene muy claro lo que hace y que, además, lo hace muy bien», advierte. Y para contrarrestarlo, tiene claro que sería «un error intentar jugar como ellos». Hay que buscar otro camino, no ponerse a la misma altura.

En opinión de Solabarrieta, el partido de Los Campos de Sport, ganado por el Amorebieta por la mínima, debía haber acabado en empate porque, según dijo, el equipo vizcaíno sólo tuvo la ocasión del gol. «A partir de ahí, no pasó nada y no tuvimos problemas para defender», dijo. Sin embargo, es consciente de que con lo hecho aquel día no es suficiente: «Tenemos que hacer más y, para proponer más, tendremos que hacer algunos cambios para intentar ser más nosotros». De hecho, cree que eso debe estar por encima de estar «pendientes de ellos siendo conscientes de la dificultad que tiene jugar en Urritxe».

Cuando Solabarrieta se refiere a la personalidad y a la identidad de su equipo suele referirse a ese intento por llevar la iniciativa de los partidos con balón de la que sí hizo uso cuando se enfrentó a los cinco últimos clasificados pero que escondió cuando se midió a la Real Sociedad B o el Real Unión. Con todo, tiene claro que en Urritxe han de intentar llevar el balón al piso e intentar jugar. «Otra cosa es que seamos capaces de hacerlo», precisa. «El camino que nos puede llevar a ganar el partido pasa por ser más nosotros aunque luego tienes un rival en frente y ahí las cosas pueden cambiar e igual se iguala nuestra idea de partido», apunta.

Para intentar llevar la iniciativa del encuentro es siempre importante, como lo ha sido durante toda la segunda vuelta, la figura de Riki. «Todos hemos visto el nivel que tiene como jugador pero yo, como entrenador, aún le tengo que pedir más», afirma el entrenador verdiblanco. Y se refiere a «más trabajo sin balón y más presencia con balón en los momentos en los que no está bien y el equipo le necesita». Y ha de conseguir, en su opinión, «no desesperarse», para lo que suele ser importante ser conscientes de dónde prefiere el equipo que reciba el balón. «Se lo pedimos porque sabemos lo que nos puede dar», resalta.

«Sería un error pensar que ellos no van a estar bien»
Comentarios