16.04.2021 |
El tiempo
viernes. 16.04.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

En busca de continuidad

El Racing aún no ha podido jugar más de tres partidos seguidos sin tener que parar | Bustos afirma que eso ha podido afectar al rendimiento del equipo | «Vivimos de dinámicas», recuerda

Los jugadores del Racing durante un entrenamiento. / HARDY
Los jugadores del Racing durante un entrenamiento. / HARDY
En busca de continuidad

Lo primero que quiere conseguir el Racing con la entrada del nuevo año es continuidad. A partir de ahí, que suceda lo que tenga que suceder, que dependerá, en gran medida, de lo que el equipo sea capaz de hacer sobre el terreno de juego. Porque lo cierto es que los jugadores verdiblancos apenas han podido sentir en sus carnes hasta la fecha estar disputando una liga, que está caracterizada por la disputa de una serie de partidos de manera regular. Cada fin de semana, a jugar. Eso no está sucediendo esta temporada para el equipo santanderino, que todavía no ha podido disputar mas de tres partidos consecutivos. Y eso, aunque nunca quiera nadie apoyarse sobre excusas, es evidente que ha tenido que afectar al rendimiento del equipo y, sobre todo, al juego que éste es capaz de desplegar sobre el terreno de juego.

Mantener una cierta regularidad es necesario para que un colectivo arme bien sus mecanismos futbolísticos. Sobre todo, cuando se trata de una plantilla eminentemente nueva formada por jugadores que apenas se conocían antes del verano y que, para colmo, se conformó tarde y con la competición a punto de comenzar. Sin embargo, el Racing no la ha tenido. Y es algo que quiso recordar ayer Álvaro Bustos, que explicó que «no es fácil» encontrar una buena velocidad de crucero con constantes interrupciones.

El jugador asturiano recordó que, tras el dubitativo inicio liguero contra el Portugalete, el Racing dio muestras de entrar en una buena dinámica y en una evolución positiva en los encuentros ante el Bilbao Athletic y el Alavés B. Aunque seguía sin transmitir gran cosa, sí se mostró como un equipo fiable y que sabía encontrar su momento. Sin embargo, dicha «dinámica positiva» se vio interrumpida por un parón de veinte días. «Después, hubo que jugar tres partidos en semana y media para tener que parar otra vez, en esta ocasión metidos en casa, y volver a jugar después a los tres días», rememoró Bustos. Cualquier corredor de fondo tiene claro que avanzar a tirones nunca es positivo.

«Para los futbolistas, que vivimos de dinámicas y de tener continuidad, jugar así es difícil», resaltó Álvaro Bustos. Éste es consciente de que en el seno de la plantilla han de hacer «autocrítica» por no estar yendo las cosas tan bien como todos pensaban que iban a ir y que han de «mejorar en diversos aspectos», pero tampoco cree que haya que olvidar ese condicionante. Por eso, precisamente, lo primero que van a pedir los futbolistas cuando pasado mañana se coman las uvas es que, con el nuevo año, puedan disfrutar de, por lo menos, un buen puñado de meses de continuidad en los que se vuelvan a sentir futbolistas en plenitud.

Estos continuos parones que por ahora no han afectado a todos los equipos por igual estaban en el guión previsto a principios de curso. A nadie le ha sorprendido tampoco dentro de una «temporada tan atípica» en la que ni siquiera el parón navideño ha sido como el de los demás años. Ayer completaron los jugadores verdiblancos un segundo entrenamiento a las órdenes de Aritz Solabarrieta y, juntos, confían en adquirir cuanto antes el «ritmo de competición» que necesitan para ser ellos mismos y, por lo tanto, «parar lo menos posible».

Durante los primeros contactos con el nuevo entrenador, éste les ha intentado «dejar las cosas claras sobre cómo cree que tenemos que jugar y la manera que quiere que hagamos las cosas». A partir de ahí, el deseo de Bustos y de sus compañeros es «amoldarse lo más rápido y posible y hacerlo bien». Por ahora, el técnico no les ha mostrado todas sus caras para no agobiarles con conceptos nuevos, por lo que no se atrevió el extremo asturiano a aventurar ayer con qué sistema van a jugar: «A lo mejor estamos empezando con otras cosas como la presión, la defensa o el ataque». Solabarrieta va «poco a poco» pero tiene claro Bustos que, «a lo largo de la semana, irá dejando las cosas claras» para afrontar de la mejor manera posible el encuentro del próximo domingo en Zubieta contra un rival directo como la Real sociedad B.

Bustos admitió que el encuentro ante el filial donostiarra es de los que motiva porque es «bonito a la vez que exigente». «Gusta jugar este tipo de partidos. Sabemos que es difícil pero estamos preparados para ello», añadió el extremo gijonés. Con todo, e lo que sí tiene unas ganas enormes es de volver a jugar en Los Campos de Sport, ya que apenas ha podido hacerlo todavía. De hecho, está a punto de comenzar enero y sólo ha habido tres encuentros ligueros en Santander. El último, además, fue el 28 de noviembre, hace ya más de un mes.

Entrenamiento con frío, lluvia, viento y también con Matic

El Racing tuvo que hacer frente en la mañana de ayer a unas adversas condiciones climatológicas para seguir preparando, en de la mejor manera posible, el importante partido ante la Real Sociedad B. Son unas condiciones que, según las previsiones, se mantendrán en los próximos días, por lo que Solabarrieta está teniendo que impartir sus clases teóricas y prácticas aceleradas bajo la lluvia y, lo que suele ser peor, el viento y el intenso frío, que siempre es superior en La Albericia que en otra parte de la capital cántabra. La sesión de ayer se desarrolló en el campo número dos y se prolongó durante algo más de hora y media, primero en el gimnasio y después sobre el césped.

Matic, que no había participado en el entrenamiento del domingo, se incorporó ayer a la disciplina verdiblanca y tras dar negativo en Covid-19 en el test de antígenos al que se habían sometido sus compañeros el día antes, se puso en marcha aunque al margen del grupo. Y es que, el central racinguista aún tiene dolorida la zona costal tras el fuerte golpe sufrido en el partido ante el Arenas de Getxo y, además, por su expulsión de Gobela (vio dos cartulinas amarillas), causará baja para el choque ante la Real Sociedad B, por lo que tampoco hay prisa para ponerle a punto. El resto de la plantilla estará a disposición de Aritz Solabarrieta, incluido Nana que se reintegrará en los entrenamientos hoy, cuando el equipo cántabro volverá a trabajar en las instalaciones Nando Yosu a partir de las 10.30 horas. La intención es que mañana el entrenamiento se traslade a Los Campos de Sport.

En busca de continuidad
Comentarios