06.07.2022 |
El tiempo

Juan Carlos I, arropado en su primera visita a España desde su marcha a Abu Dabi, pero no exento de críticas

El emérito escoge las regatas de Sanxenxo, un lugar familiar, para reaparecer tras casi dos años fuera, pero no evita las reprobaciones
Juan Carlos I, arropado en su primera visita a España desde su marcha a Abu Dabi, pero no exento de críticas

El emérito escoge las regatas de Sanxenxo, un lugar familiar, para reaparecer tras casi dos años fuera, pero no evita las reprobaciones

SANXENXO (PONTEVEDRA), 22 (EUROPA PRESS)

Sanxenxo (Pontevedra) ha sido el lugar escogido por Juan Carlos I para hacer su primera aparición pública en España tras casi dos años residiendo en Abu Dabi, adonde se marchó en agosto de 2020 "ante la repercusión generada por ciertos acontecimientos pasados" de su "vida privada", según él mismo reconocía en la misiva en la que informaba a su hijo, Felipe VI, de su decisión de abandonar España.

Pocos meses antes se conocía que el emérito podría haber protagonizado actividades fiscales 'ilícitas'. La Fiscalía general abrió incluso tres diligencias: por el supuesto cobro de comisiones por la concesión del AVE a La Meca a empresas españolas, por el uso por parte de Don Juan Carlos y otros familiares de tarjetas 'black' y por la existencia de una cuenta con 10 millones de euros a su nombre en un paraíso fiscal.

Tras dos regularizaciones que sumaban más de cinco millones de euros --con críticas por la gestión realizada por parte de Hacienda del asunto incluidas--, en marzo de este año la Fiscalía archivaba el caso por entender que "algunas de las causas estaban extinguidas por la prescripción del delito, porque estaba protegido por la inviolabilidad de su cargo de monarca hasta el 2014 y otras porque ya ha saneado sus pagos a Hacienda".

Pocos días más tarde Don Juan Carlos hacía pública su decisión de permanecer en Abu Dabi. Desde ese momento los rumores de que el emérito volviese a pisar suelo español no han dejado de crecer, intensificándose al dar Zarzuela a conocer la llamada mantenida entre padre e hijo el 15 de mayo, cuando Felipe VI se desplazó a la capital de Emiratos para trasladar las condolencias por la muerte del presidente. Según se informó, ambos quedaron en verse en Madrid cuando Don Juan Carlos volviese a España.

La confirmación oficial del primer viaje privado del rey emérito a España no llegó hasta el pasado miércoles por la noche, cuando Zarzuela emitía un comunicado en el que indicaba que Juan Carlos I llegaría este jueves a Galicia, concretamente a Sanxenxo, donde pretendía participar en el Trofeo Viajes Interrías 2022. Al lunes siguiente, aseguraban, se reuniría con Felipe VI en Madrid.

VUELTA A ESPAÑA ENTRE GRAN EXPECTACIÓN

Así lo hizo, a bordo de un jet privado que aterrizó en el aeropuerto vigués de Peinador. A pie de pista ya lo esperaba su hija, la infanta Elena, que lo abrazó muy emocionada. Ambos se dirigieron entonces a la casa en la que se alojarían, la que el empresario y presidente del Club Náutico de Sanxenxo --y amigo íntimo del exmonarca--, Pedro Campos, tiene en la zona de Nanín.

Tanto en la vivienda como en las inmediaciones del Club la expectación mediática ha sido máxima. Casi 200 medios acreditados han seguido los pasos del emérito durante su estancia en Galicia, convirtiéndose ellos también en protagonistas para los vecinos.

"La ocupación hotelera está casi al 100% y está esto lleno de periodistas, además de todos los países, no solo españoles: franceses, ingleses, portugueses", comentaba María, propietaria de uno de los establecimientos.

Además de los medios de comunicación, en la casa de Campos tampoco han faltado curiosos y seguidores que, con banderas de España, han aplaudido y vitoreado a Don Juan Carlos.

El mismo ambiente ha reinado en los alrededores del náutico, donde se han reunido decenas de personas para seguir la regata del emérito, que ha ejercido de patrón a bordo del 'Bribón'.

ARROPADO EN SANXENXO

Las muestras de cariño y apoyo por parte de los vecinos han sido constantes, haciéndolo patente incluso ante los medios de comunicación a los que han comentado lo "felices" que les hacía volver a ver al ex jefe de Estado, "que incluso debería quedarse un mes entero".

Ante esto, se ha podido ver a un Don Juan Carlos visiblemente emocionado, que ha agradecido en diversas ocasiones a los vecinos sus muestras de cariño acercándose a ellos y estrechándoles las manos. De hecho, en una de sus escuetas declaraciones a los medios y preguntado por cómo estaba siendo su estancia en Sanxenxo, aseguraba que "muy buena, ya lo estáis viendo", en clara referencia a la acogida gallega.

Pese a haber llegado el jueves y haberse detenido siempre a saludar a los periodistas --y también a "agradecer" su trabajo--, no ha sido hasta última hora del sábado y, más el domingo, cuando el exmonarca se ha prodigado ante los medios.

"Pregunta, pregunta tú, yo estoy aquí en Sanxenxo", ha respondido esta mañana a un periodista que le ha preguntado sobre si tenía ganas de reunirse este lunes con su hijo. Horas más tarde, a la salida del club tras asistir a la entrega de trofeos del certamen, ha sido más claro y, ante la misma pregunta, ha asegurado que tenía "muchas ganas".

Preguntado por qué espera de esa reunión, ha comentado que "muchos abrazos y ver a la familia". A quien ya ha visto es a su nieto Pablo Urdangarín, que este sábado disputó un partido de balonmano con el Barça B en Pontevedra. Hasta allí se acercó Don Juan Carlos, que charló un rato con el jugador al finalizar el partido. Los dos se abrazaron y el jugador del Barça B incluso le besó la mano.

El apoyo explícito a la vuelta del emérito no se ha demostrado solo en la localidad pontevedresa, sino que también ha llegado por parte de rostros como el recientemente nombrado líder de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, o el nuevo presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo.

CRÍTICA SOCIAL Y POLÍTICA

Con todo, no todo han sido defensas. Partidos políticos, colectivos sociales y personas anónimas han ido mostrando su disconformidad con la vuelta del emérito; de una forma mucho más numerosa pasando Pedrafita.

En Galicia, varias decenas de personas asistieron el sábado en Sanxenxo a la concentración convocada por el BNG y su organización juvenil, Galiza Nova, para mostrar su oposición no solo a la presencia del ex jefe de Estado, sino también a la monarquía del "régimen del 78" y la "corrupción institucionalizada" en la Casa Real.

"Un acto simbólico para dejar claro que el Borbón fugado no es bienvenido en Galicia, porque representa todos los valores que rechazamos", ha esgrimido el diputado nacional del BNG, Néstor Rego.

Además de la manifestación, algunos transeúntes sí han mostrado su reprobación al emérito coreando 'Viva la República','No estamos todos, falta Corina' o exhibiendo una bandera republicana a las puertas de la casa de Campos.

Por otra parte, Madrid ha acogido este domingo otra concentración contra el exmonarca, convocada por las Juventudes Socialistas de Madrid y las secciones madrileñas de IU y PCE. Los cientos de manifestantes han marchado al grito de 'fuera Borbones' y han portado además banderas republicanas y carteles.

También han censurado la actitud del ex jefe del Estado políticos como Iñigo Errejón, que ha calificado la situación de "humillación nacional"; o la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, que aunque concede que su partido apoya la institución, considera que el rey "debería de dar explicaciones".

Entre los más tajantes ha estado el ministro de Consumo, Alberto Garzón, que ha afirmado que "es un delincuente acreditado" y que "toda España sabe que esa persona es un ladrón".

VOLVERÁ EN JUNIO

En este singular contexto se reunirá este lunes Don Juan Carlos con su hijo Felipe VI en Madrid, tras lo que está previsto que regrese a Abu Dabi hasta, tal y como ha confirmado el alcalde de Sanxenxo, mediados de junio. Entonces volverá a Galicia por el campeonato del mundo de vela de 6 metros.

Telmo Martín ha sido el último en dar declaraciones este fin de semana y ha zanjado el tema asegurando que: "El que piense que pasaría desapercibido -Juan Carlos I-- es un ingenuo. Hay más juancarlistas de lo que algunos opinadores nos quieren hacer creer".

Juan Carlos I, arropado en su primera visita a España desde su marcha a Abu Dabi, pero no exento de críticas
Comentarios