30.06.2022 |
El tiempo

ELECCIONES ANDALUCÍA PP

Histórica victoria del PP en Andalucía, que vive su mejor momento

El candidato del PP a la reelección de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, a las puertas de la sede del partido en Sevilla agradece a toda la gente que le espera tras lograr el mejor resultado de la historia del PP en Andalucía en votos y escaños, hoy domingo 19 de junio. EFE/José Manuel Vidal
El candidato del PP a la reelección de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, a las puertas de la sede del partido en Sevilla agradece a toda la gente que le espera tras lograr el mejor resultado de la historia del PP en Andalucía en votos y escaños, hoy domingo 19 de junio. EFE/José Manuel Vidal
Histórica victoria del PP en Andalucía, que vive su mejor momento

El PP ha logrado una histórica mayoría absoluta en Andalucía, con 58 de los 109 escaños del Parlamento andaluz, y ha frenado las expectativas de Vox de entrar en el Gobierno autonómico, mientras que el PSOE, con 30 diputados, ha tenido su peor resultado, y Ciudadanos ha desaparecido del arco parlamentario.

Por Andalucía formará grupo propio con sus cinco representantes y Adelante Andalucía ha conseguido dos escaños, muy lejos de los 17 que obtuvieron juntos en 2018.

El líder del PP andaluz, Juanma Moreno, ha obtenido el 43,13 por ciento de los votos (1.575.000 votantes), más del doble del 20,75 por ciento que en los comicios de 2018 y ha logrado 825.000 votos más, que han permitido a su formación vencer en todas las provincias.

Moreno ha asegurado que es consciente de la "enorme responsabilidad" que supone que el PP haya ganado por mayoría absoluta, y ha dicho que sabe que tiene que "gobernar para todos", por lo que quienes han votado a otros partidos "pueden dormir tranquilos".

El PSOE, liderado por Juan Espadas, ha perdido por segunda vez las elecciones autonómicas, y sus 30 escaños, con el respaldo de 881.000 votantes (24,09 % frente al 20,75 % de 2018) son tres menos de los que consiguió su antecesora, la expresidenta Susana Díaz, en los comicios de 2018.

Espadas ha admitido que su partido no ha conseguido el objetivo de movilizar al electorado de izquierdas y se ha comprometido a trabajar desde mañana en recuperar la confianza de los andaluces para estar dentro de cuatro años en el Gobierno de Andalucía.

Vox se ha colocado como la tercera fuerza más votada en Andalucía al lograr catorce representantes, pero su candidata, Macarena Olona, que ha ganado dos escaños respecto a las anteriores elecciones, no ha cumplido su expectativa de entrar en el Gobierno andaluz.

Olona ha reconocido que hubiese deseado "un resultado mejor" que el obtenido, pero ha destacado que lo que es "evidente" es que el partido ha crecido respecto a los últimos comicios, y ha advertido de que ha venido a Andalucía para quedarse y porque así se lo debe a los casi 500.000 andaluces (13,46 %) que la han votado.

Inma Nieto, candidata de Por Andalucía, se sentará en el Parlamento andaluz junto a cuatro compañeros, lo que le permitirá formar grupo propio, tras lograr 281.000 votos, el 7,68 por ciento de los emitidos.

El resultado de su formación "no ha sido bueno", según Nieto, que ha asegurado que el adelanto de las elecciones y la novedad de la coalición no ha jugado a su favor y ha lamentado la mayoría del PP, que "no trae nada bueno para Andalucía".

No podrá formar grupo Teresa Rodríguez, que ha obtenido solo dos parlamentarios y 167.000 votos recibidos (4,57 %). No obstante, ha expresado su satisfacción por que Andalucía haya "pinchado el globo de la extrema derecha" en estas elecciones autonómicas.

Ha afirmado que las formaciones que promovieron su expulsión del grupo parlamentario que formaron en la anterior legislatura, y que en estos comicios se han presentado en la coalición Por Andalucía, deben hacer "examen de conciencia" tras unos resultados en los que los espacios a la izquierda del PSOE han pasado de tener 17 escaños a 7.

La fuerza peor parada de estos comicios ha sido Ciudadanos, cuyo candidato, Juan Marín, ha anunciado su dimisión al no conseguir representación en el Parlamento andaluz, en el que tenía 21 diputados en la anterior legislatura (18,28 % de los votos en 2018 y 3,29 en las actuales).

La participación ha sido del 58,36 por ciento de los 6,6 millones de electores con derecho a voto frente al 56,56 por ciento de 2018, lo que representa un 41,64 por ciento de abstención (43,44 en 2018).

Con la banda sonora de toda la campaña electoral del PP, "Hay que vivir el momento", de Manuel Carrasco, ha salido ante los suyos Juanma Moreno para celebrar su gran victoria en las elecciones andaluzas, en una noche en la que los 58 escaños harán que, como dice la canción, "bailen las agujas del reloj".

El PP se empieza a acostumbrar a celebrar triunfos en su sede de Andalucía, donde las lágrimas que antes eran de desaliento son ahora de alegría y felicidad, como las de Patricia del Pozo, consejera y número uno por Sevilla, que hoy ha conseguido una victoria histórica en esa provincia.

Con la bandera andaluza como "talismán" y el bolsillo "cargado de estampitas", como dijo Moreno en el primer mitin, el candidato del PP ha llegado a la recta final y ha hecho historia, con un recuerdo emocionado a los que ya no están, como su padre, que le ha arrancado algunas lágrimas en plena celebración ante centenares de personas.

El PP tenía preparado el exterior de la sede de la calle San Fernando de Sevilla para una fiesta y esta vez no hubo victoria amarga como en 2012, hubo celebración, con muchas banderas de Andalucía y de España, y sin noticias una vez más del himno del PP, que no ha sonado en toda la campaña electoral.

Allí estaban expresidentes como Javier Arenas o Juan Ignacio Zoido, que llegaron cuando el escrutinio estaba ya cerrado. Arenas estaba "feliz, encantado" ante "un día histórico, una maravilla".

El recuento empezó con 50 diputados y terminó con 58, pero en algunos despachos de la sede se empezaron a cantar los escaños como goles a partir del 55, con el éxtasis final en el 58, que llegó de Sevilla, cuando ya los periodistas esperaban a un ganador Moreno.

Las encuestas habían fijado un escenario optimista para el candidato del PP y, aunque nadie quiso lanzar las campanas al vuelo hasta que el 44 por ciento consolidó la mayoría absoluta, las caras lo decían todo.

A Moreno le toca gobernar ahora "con manos libres" y ya ha cambiado su grito de guerra de las campañas, "a ganar, a ganar, a ganar", por otro: "Trabajar, trabajar, trabajar".


 

Histórica victoria del PP en Andalucía, que vive su mejor momento
Comentarios