04.02.2023 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

RECLAMO

La campaña "soy mayor, no idiota" cumple un año

Carlos San Juan, promotor de la campaña "Soy mayor, no idiota". EFE / Biel Aliño
Carlos San Juan, promotor de la campaña "Soy mayor, no idiota". EFE / Biel Aliño
La campaña "soy mayor, no idiota" cumple un año

Un año después de la campaña «Soy mayor, no idiota», que recabó más de 600.000 firmas a favor de una mejor atención a los mayores por parte de los bancos, su impulsor, el médico jubilado Carlos San Juan, pide al Gobierno que cumpla sus promesas.

En una entrevista con EFE, San Juan ha recordado la positiva respuesta social que logró su iniciativa, que desembocó en la creación de un protocolo de actuación voluntario que firmaron todas las entidades con medidas concretas, que a su juicio solo se ha traducido de momento en una ampliación de los horarios de atención.

Lo que aún no han hecho todas las entidades, apunta San Juan, es mejorar los cajeros automáticos para simplificar la operativa ni las aplicaciones móviles o «apps», algunas «muy complicadas» de instalar y de usar por este colectivo.

Una oficina bancaria en Valdeolivas (Cuenca). Se cumple un año de la campaña contra la exclusión financiera de las personas mayores
Una oficina bancaria en Valdeolivas (Cuenca). EFE/José del Olmo

Estos escasos resultados «eran de esperar», por el carácter «voluntario» del protocolo, que es también «autoevaluable», por lo que los datos no pueden ser contrastados por una autoridad independiente, ha lamentado.

Pero esto cambiará cuando se apruebe la Ley de la Autoridad de Defensa del Cliente Financiero, que está en trámite parlamentario, ha recordado San Juan, que cree que el proceso «se está retrasando demasiado» y teme que se vaya «alargando y alargando» hasta entrar en periodo electoral, con lo que ya sería responsabilidad del siguiente Gobierno.

Las entidades defienden su gestión del problema

Desde las entidades financieras recuerdan que se ha doblado el número de oficinas bancarias que operan con un horario de caja ampliado de 9 a 14 horas y añaden que más de 6 millones de clientes mayores de 65 años, aproximadamente dos tercios del total, han hecho uso del servicio de caja con atención presencial y preferente.

Estos datos proceden del primer informe de seguimiento de las medidas para mejorar la atención a personas mayores o con discapacidad, que recoge información del conjunto del sector, bancos, antiguas cajas y cooperativas de crédito.

Asimismo, el informe sostiene que el 91 % de la red de cajeros automáticos de las entidades ya se encuentran adaptados a las necesidades de este colectivo, y afirma que más del 75 % del sector ha introducido mejoras en sus páginas web y «apps» enfocadas en los mayores.

Los bancos no son ONGs, pero son un servicio público

Carlos San Juan tiene claro que los bancos, «no son ONGs», como ha llegado a espetarle «algún contertulio» en una de sus intervenciones en televisión, pero tiene más claro aún que prestan «un servicio público», desde el momento en que les «obligan a cobrar la pensión en el banco y a pagar los recibos» por este canal.

Por eso las entidades tienen la obligación de prestar un buen servicio a todos los clientes, en especial a los más vulnerables, ha insistido.

Carlos San Juan, promotor de la campaña "Soy mayor, no idiota". Campaña contra la exclusión financiera de las personas mayores frente a los bancos
Carlos San Juan, promotor de la campaña «Soy mayor, no idiota». EFE/ Biel Aliño

Y si no, «que busquen soluciones», como crear una banca pública, resucitar las cajas de ahorros, o permitir que los jubilados puedan acudir a las oficinas de Correos para cobrar su pensión y hacer otros trámites, como se hace en otros países para paliar los cierres de sucursales especialmente en el medio rural.

Menos sucursales y más problemas para usar la cartilla

En este sentido, también ha lamentado el goteo constante de cierres de sucursales, tanto en el medio rural como en el urbano, y que cree que perjudica en especial a este colectivo, que se ve obligado a hacer largos desplazamientos para ir al banco en muchas ocasiones.

Y «el colmo» es que algunos bancos cobran a sus clientes por actualizar sus cartillas de ahorro, hasta diez euros en algunos casos y dos euros por las consultas en ventanilla y esto «tampoco hay nadie que lo frene», ha dicho.

Una persona saca dinero de un cajero. Se cumple un año de la campaña contra la excusión financiera de las personas mayores frente a los bancos
Una persona saca dinero de un cajero. EFE/Emilio Naranjo

La cartilla «es fundamental para el mayor» pues es la forma que tienen quienes no dominan la tecnología para comprobar si les han ingresado correctamente la pensión o si les han pasado los recibos del mes, por lo que restringir su uso es «un retroceso impresionante» para este colectivo.

«Le pido al Gobierno que tenga en cuenta que somos más de 10 millones de mayores y en pocos años seremos el país más longevo del mundo», por lo que es urgente legislar y preparar medidas a largo plazo para atender a los mayores, ya que «todos votamos», ha dicho.

La campaña "soy mayor, no idiota" cumple un año
Comentarios