02.12.2021 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

Uno de los presuntos sicarios de Ardines: "Soy inocente, la Guardia Civil hizo lo que quiso conmigo"

El segundo de los supuestos sicarios también niega los hechos y que se hubiese desplazado a Asturias
Uno de los presuntos sicarios de Ardines: "Soy inocente, la Guardia Civil hizo lo que quiso conmigo"

Los dos sicarios acusados por la muerte del asesinato del concejal de Llanes Javier Ardines en agosto de 2018, D. Benatia y M. Kelii, se han declarado este martes inocentes y han negado cualquier participación en los hechos, manifestando que ni siquiera viajaron a Asturias ni en la fecha de los hechos ni en ninguna otra. El primero de ellos ha acusado a la Guardia Civil de presionarle hasta hacerle confesar "lo que ellos querían", mientras que el segundo ha indicado que conoció la acusación estando en Suiza.

D. Benatia ha sido el primero en declarar y ha asegurado ante el tribunal que "no ha tenido nada que ver en la muerte de esta persona". "Soy inocente, la Guardia Civil me ha liado, hicieron lo quisieron conmigo, dije lo que me mandaron decir, me jodieron la vida. No tengo nada que ver con la muerte de esta persona ni nada. Me pagaron, me insultaron, me mintieron, hicieron lo que quisieron conmigo, me amenazaron con que no volvería a ver a mi familia ni mis hijos", ha dicho.

Así ha relatado que cuando le trasladaron al cuartel lo mantuvieron incomunicado y le negaron poder hablar con un abogado durante los tres días que permaneció allí. Ha explicado que los agentes le dijeron que tenían detenidos a los otros tres --Pedro Luis Nieva, Jesús Muguruza y Maamar Kelii-- y le amenazaron de que si no colaboraba iba ser acusado de asesinato como ellos, pero si colaboraba y decía lo que ellos le mandaban ni siquiera iría a la cárcel.

"Ahora me arrepiento de haber dicho lo que me mandaron porque lo que hicieron fue hacer que me comiese un marrón y joderme la vida por algo que no he hecho yo", ha dicho el acusado que ha reiterado que nunca se trasladó a Asturias. "No se por qué lo hicieron pero yo siempre les dije que no tenía nada que ver. No aguanté la presión y ellos consiguieron lo que querían", ha insistido.

Así ha manifestado que la declaración que prestó en su día en el juzgado "no es suya, sino que es una declaración de la guardia civil".

Ha negado conocer a Pedro Luis Nieva y ha explicado que a Jesús Muguruza lo conocía "poco, de coincidir en el puerto cuando va a pescar y hablaban de cosas de pescar, pero nada mas, no es amigo ni nada". En cuanto al otro presunto sicario, Maamar Kelii, ha dicho que es su paisano. "Lo conozco y éramos amigos, como argelinos", ha añadido.

En cuanto al entorno de la víctima, Javier Ardines, ha manifestado que ni conocía a esa persona ni a su familia, ni sabía que era concejal ni nada de nada.

Preguntado por el supuesto viaje a Llanes que fiscalía le atribuye con el resto de acusados, ha asegurado "nunca ha viajado con esa gente".

Benatia, argelino de nacimiento pero residente en Bilbao desde hace más de 10 años, ha sido el primero de los cuatro acusados en prestar declaración en esta primera jornada del juicio por la muerte de Ardines. El procesado ha respondido únicamente a las preguntas de su abogado, Adrián Fernández.

Ha relatado que desde que la Guardia Civil irrumpió en su domicilio para registrarlo de madrugada, en el mismo estaban su mujer y sus hijos que "han tenido que recibir ayuda psicológica". "Entraron con metralletas, nos asustamos mucho", ha dicho el acusado, que ha manifestado que no tenía armas en casa. "No se llevaron nada de mi casa porque no tenía nada".

Por su parte Maamar Kelii, en respuesta a preguntas a su abogado Fernando de Baruttel, ha manifestado que no ha participado en el asesinato de Ardines, ni estuvo en Asturias ni en la fecha de los hechos ni en ninguna otra.

Ha afirmado que conoce a Benatia porque son compatriotas y ambos residen en Bilbao y tenían buena relación. También ha explicado que viajaba de manera habitual a Argelia, donde reside su madre con problemas de salud. Así, después de la fecha del asesinato de Ardines viajó en dos ocasiones a su país de origen.

Ha explicado su viaje a Suiza a motivos laborales ya que se dedicaba a la compra venta de coches. Ha indicado que fue cuando estaba en prisión en Suiza cuando se entera de que le acusan por el asesinato de Ardines.

Preguntado por el terminal telefónico a su nombre y que lo situaba en el lugar de los hechos, ha manifestado que el mismo lo usaba un sobrino y que lo perdió a mediados del mes agosto, aunque no denunció su desaparición al no tener mucho valor.

LOS HECHOS SEGÚN FISCALÍA

En el banquillo se sientan cuatro hombres. Uno de ellos, Pedro Luis Nieva, cuya mujer, según el ministerio fiscal, mantenía una relación con el fallecido.

Se trataba de una relación desde la adolescencia, que duraba ya más de 30 años cuando se cometieron los hechos y se desarrollaba en Llanes, donde vivía Ardines y a donde Pedro Nieva se desplazaba sobre todo en periodos vacacionales, ya que vivía junto a su familia en el País Vasco. Los dos mantenían esta relación de forma encubierta y al margen de sus respectivos matrimonios.

Considera probado el fiscal que el acusado Pedro Nieva, descubrió el idilio en diciembre de 2017, tras grabar con su móvil una conversación entre su esposa y el fallecido.

Según el Ministerio Público, en el mes de julio de 2018, el acusado ante la proximidad de la época estival y sabedor de que su mujer pasaría el verano en una casa familiar próxima a la de la víctima tomó la decisión de acabar con la vida del concejal y para ello contactó con el también acusado Jesus Muguruza, a quien pidió que buscase a personas que pudieran ejecutar los hechos.

Así, J.M. planteó el encargo al tercero de los acusados Maamar Kelii, quien, tras una reunión en la que se llegó a un acuerdo sobre el precio a pagar, decidió actuar conjuntamente con un cuarto acusado, D.B.

En la madrugada del día 16 de agosto, sobre las cuatro y media de la mañana los acusados Maamar Kelii y D. Benatia llegaron a Belmonte, cerca de donde vivía Ardines, y colocaron vallas en la carretera. Lo hicieron de forma que impedían el paso de cualquier vehículo, para asegurarse de no fallar e incrementar el tiempo disponible para abordar a Javier Ardines. Los acusados se habrían escondido tras un muro y matado a Ardines.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato del que Pedro Nieva participaría en condición de inductor, el acusado Jesús Muguruza en condición de cooperador necesario, y los acusados Maamar K. y D. Benatia, en condición de coautores. Solicita que se condene a cada acusado a 25 años de prisión.

Uno de los presuntos sicarios de Ardines: "Soy inocente, la Guardia Civil hizo lo que quiso conmigo"
Comentarios