28.01.2022 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

El Fondo para Agua y Saneamiento, la apuesta de España por garantizar este derecho en América Latina

AECID reivindica esta iniciativa lanzada en 2009 con motivo del Día Mundial del Retrete
El Fondo para Agua y Saneamiento, la apuesta de España por garantizar este derecho en América Latina

AECID reivindica esta iniciativa lanzada en 2009 con motivo del Día Mundial del Retrete

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El derecho al saneamiento fue reconocido en 2015 por la Asamblea General de la ONU pero España ya llevaba tiempo trabajando para garantizarlo en otros países, principalmente en América Latina, gracias al Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento (FCAS) que comenzó su andadura en 2009 y al que se han destinado 800 millones de euros.

El fondo lleva a cabo programas de fortalecimiento institucional, desarrollo comunitario y promoción de servicios de agua y saneamiento en 18 países de América Latina y el Caribe, con una cartera total de 1.597 millones de euros de los que 800 son donaciones de España, según explica la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Desde su puesta en marcha, a través de programas bilaterales y multilaterales, el fondo ha conseguido dar acceso a sistemas de alcantarillado y letrinas o fosas sépticas a más de 300.000 hogares, además de mejorar o construir los sistemas de alcantarillado de 111 centros de salud y 384 escuelas. En total, esto se traduce en que casi 1,3 millones de personas tienen acceso a saneamiento y más de 800.000 cuentan con aguas residuales tratadas.

Desde AECID, han puesto en valor la relevancia de este fondo con motivo de la celebración del Día Mundial del Retrete que desde 2013 se celebra el 19 de noviembre. Además, en 2015 la Asamblea General de la ONU reconoció el derecho al saneamiento como un derecho específico.

SITUACIÓN MUNDIAL

Según datos de la ONU, más de 3.600 millones de personas, casi la mitad de la población mundial, carecen de saneamiento seguro y cerca de 250.000 niños y niñas menores de cinco años mueren cada año por enfermedades diarreicas causadas por la falta de saneamiento o agua no potable.

En América Latina y el Caribe, donde centra su labor el fondo, sólo un 34% de la población tiene acceso a servicios sanitarios que puedan considerarse "seguros" y todavía un 2% de la población continúa practicando la defecación al aire libre por falta de instalaciones, de acuerdo con UNICEF. En zonas rurales, esta cifra se sitúa en el 6%, a pesar de haber mejorado con respecto al 11% de 2015.

El resto de la población dispone únicamente de servicios sanitarios "básicos", sin manejo de excretas (55%), o instalaciones "limitadas" (compartidas con otros hogares) o "no mejoradas" (uso de letrinas de hoyo), situación que afecta a un 9% de la población.

El retrete, incide AECID, es la punta del iceberg de lo que supone tener acceso a sistemas de saneamiento seguro y tratamiento de aguas residuales. Las aguas vertidas sin pasar por ningún proceso de depuración pueden provocar la contaminación de los ríos o playas a las que van a parar, así como de los cultivos alimentarios, e incluso propagar enfermedades entre la población.

IMPORTANCIA DE INVERTIR EN SANEAMIENTO

Según cálculos de Naciones Unidas, por cada dólar invertido en saneamiento básico se generan hasta 5 dólares para la comunidad, gracias al ahorro en sanidad y el aumento de la productividad. En el caso de las mujeres y niñas, además, el acceso a retretes en el hogar, en las escuelas o en el trabajo les proporciona seguridad, privacidad y dignidad, especialmente durante la menstruación y el embarazo.

Las intervenciones del Fondo del Agua se centran en las zonas rurales y periurbanas, con el objetivo de reducir las bolsas de pobreza y la desigualdad. Además, se trabaja siempre desde una perspectiva de género, lo que ha permitido que más de 2.500 mujeres formen parte de la estructura de las organizaciones comunitarias de gestión del agua creadas o fortalecidas legalmente.

El Fondo para Agua y Saneamiento, la apuesta de España por garantizar este derecho en América Latina
Comentarios