24.07.2021 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

Los aparejadores valencianos avisan del grave riesgo de instalar piscinas portátiles en terrazas

El Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Valencia (CAATIE Valencia) ha advertido este jueves de que, sin la debida comprobación técnica, las piscinas portátiles no deben instalarse en terrazas, balcones o cubiertas, sino en jardines, sobre terreno firme, nunca sobre un sótano, ya que la sobrecarga de la estructura puede ocasionar grietas y fisuras e incluso llegar a derrumbarse el forjado, como sucedió el pasado año en una vivienda alicantina.
Piscina cubierta
Los aparejadores valencianos avisan del grave riesgo de instalar piscinas portátiles en terrazas

VALENCIA, 17 (EUROPA PRESS)

El Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Valencia (CAATIE Valencia) ha advertido este jueves de que, sin la debida comprobación técnica, las piscinas portátiles no deben instalarse en terrazas, balcones o cubiertas, sino en jardines, sobre terreno firme, nunca sobre un sótano, ya que la sobrecarga de la estructura puede ocasionar grietas y fisuras e incluso llegar a derrumbarse el forjado, como sucedió el pasado año en una vivienda alicantina.

Según ha informado en un comunicado la entidad colegial, las estructuras de los edificios, por regla general, no están diseñadas para soportar el peso que supone por metro cuadrado una piscina con la cantidad de agua suficiente para el baño.

En edificios de nueva construcción, el forjado de una terraza o balcón de la vivienda puede soportar una sobrecarga de uso de unos 200 kg/m2, según establece el Código Técnico de la Edificación mientras que en las azoteas se reduce a la mitad.

Sin embargo, estas resistencias pueden incluso disminuir según la antigüedad del edificio ya que "materiales, normas técnicas y requerimientos han ido evolucionando", depende de su estado de conservación, además de que en el mismo edificio pueden haberse modificado las cargas si se han efectuado reformas.

Por tanto, el cálculo no depende únicamente del peso del agua, sino que hay que añadir el del pavimento y el de las personas que estén usando la piscina. Como recomendación general y en edificios con una antigüedad inferior a 20 años que no haya sufrido ninguna reforma, en terrazas no se debería sobrepasar los 15 centímetros de nivel de agua sobre el fondo de la piscina.

Para un volumen de agua superior o en un edificio con mayor antigüedad o si se desea instalar en una azotea, se debe consultar con un arquitecto técnico colegiado para que inspeccione el edificio y determine la capacidad de resistencia del forjado, la posibilidad de colocar la piscina sin riesgo y la altura máxima de agua de llenado.

CAATIE Valencia pone a disposición a sus técnicos colegiados a través de su web caatvalencia.es El colegio recuerda además que se cubra la piscina tras su uso, pues con lluvias inesperadas y abundantes, podría llenarse en poco tiempo y superar fácilmente el volumen de agua recomendado.

Los aparejadores valencianos avisan del grave riesgo de instalar piscinas portátiles en terrazas
Comentarios