16.06.2024 |
El tiempo

PROTESTA VECINAL

Los vecinos piden a Igual que actúe ante la situación del campo de San Martín del Pino

Vecinos de San Martín del Pino demandan acciones urgentes del Ayuntamiento de Santander ante el estado deteriorado del campo de deportes local, marcado por protuberancias peligrosas y terreno impracticable | Las promesas incumplidas por parte del Consistorio  santanderino generan frustración entre los residentes de la zona que demandan una solución urgente 

El ‘Hotel Albania’, un foco de conflicto contínuo en el barrio

Estado de abandono en el que se encuentra el campo de fútbol de San Martín del Pino y el ‘Hotel Albania’ al fondo. / ALERTA
Estado de abandono en el que se encuentra el campo de fútbol de San Martín del Pino y el ‘Hotel Albania’ al fondo. / ALERTA
Los vecinos piden a Igual que actúe ante la situación del campo de San Martín del Pino

 

Los residentes de la zona de San Martín del Pino han alzado su voz en un clamor unánime contra lo que consideran el abandono total por parte de las autoridades municipales de su campo de fútbol local. Esta protesta, liderada por vecinos preocupados por la falta de infraestructuras deportivas adecuadas, ha cobrado fuerza en las últimas semanas, exigiendo una solución inmediata a una situación que consideran insostenible.

El campo de fútbol en cuestión, una vez un lugar de encuentro para jóvenes y adultos aficionados al deporte rey, ahora yace en un estado de desolación. Lo que alguna vez fue un terreno de juego vibrante y lleno de actividad, ahora está marcado por protuberancias peligrosas y terreno irregular, convirtiéndolo en un peligro evidente para cualquier persona que se aventurara a utilizarlo. La historia de este campo de fútbol es una de esperanza frustrada y promesas incumplidas. Cuando se construyó por primera vez, los residentes de San Martín del Pino lo vieron como un símbolo de progreso y desarrollo para su comunidad. Sin embargo, ese entusiasmo pronto se desvaneció cuando las irregularidades en la construcción se hicieron evidentes. El material utilizado para rellenar el terreno de juego, proveniente de la fábrica de Nueva Montaña, resultó ser inadecuado y propenso a la deformación. A pesar de las advertencias durante la construcción, las autoridades municipales optaron por hacer caso omiso, lo que llevó al desastroso estado en el que se encuentra el campo en la actualidad.

El problema se agravó aún más cuando, en lugar de abordar y corregir los problemas estructurales, se decidió reemplazar el campo de fútbol por un campo de béisbol. Este cambio de planes, lejos de resolver el problema, solo sirvió para prolongar la agonía de los residentes de San Martín del Pino, privándolos de un espacio deportivo vital durante años. La situación alcanzó un punto crítico recientemente, cuando la alcaldesa Gema Igual visitó el área para inaugurar un vial cercano.

Durante su visita, la alcaldesa prometió la construcción del campo de béisbol, ofreciendo una luz al final del túnel para los residentes desesperados por una solución. Sin embargo, las promesas de la alcaldesa no han sido respaldadas por acciones concretas. A pesar de los meses transcurridos desde su visita, el campo de béisbol sigue siendo poco más que una idea en el papel, mientras que el campo de fútbol continúa en ruinas, una cicatriz visible del fracaso de las autoridades municipales para abordar las necesidades de la comunidad.

La respuesta del gobierno local a las crecientes preocupaciones de los residentes ha sido, en el mejor de los casos, insatisfactoria. Durante un Pleno celebrado el pasado septiembre, la concejal de deportes ofreció vagas promesas de una ampliación del proyecto para incluir otras disciplinas deportivas, pero sin proporcionar detalles concretos sobre plazos o presupuestos. Desde entonces, el silencio ha sido ensordecedor. Las consultas de los residentes sobre el estado del proyecto han sido recibidas con respuestas evasivas y excusas vacías, dejando a la comunidad en un limbo de incertidumbre y frustración.

Los residentes de San Martín del Pino están cansados de esperar. Durante más de una década, han visto cómo su comunidad languidece en la falta de infraestructuras adecuadas, privados de un espacio vital para el ejercicio y la recreación. La falta de un campo de deportes funcional no solo afecta el bienestar físico de los residentes, sino que también tiene un impacto negativo en el tejido social de la comunidad, privándola de un lugar central para reunirse y relacionarse. Más allá de los aspectos prácticos, la situación del campo de fútbol de San Martín del Pino es un símbolo de la falta de atención y compromiso de las autoridades municipales hacia las necesidades de las comunidades locales. Mientras se gastan grandes sumas de dinero en proyectos de infraestructura más visibles, como el Centro Comercial Bahía de Santander, los problemas más urgentes y básicos, como la falta de instalaciones deportivas adecuadas, quedan relegados a un segundo plano.

Los residentes de San Martín del Pino están decididos a no quedarse de brazos cruzados ante esta injusticia. Han organizado protestas y han iniciado una campaña de sensibilización para llamar la atención sobre su situación y presionar a las autoridades municipales para que tomen medidas. Han redactado cartas a la alcaldesa y han solicitado reuniones para discutir el problema en persona, pero hasta ahora han recibido respuestas insatisfactorias y promesas vacías.

Sin embargo, están decididos a seguir luchando hasta que se encuentre una solución adecuada para su comunidad. Los residentes de San Martín del Pino exigen respuestas concretas y acciones inmediatas por parte del Ayuntamiento. Quieren ver un plan detallado para la construcción del campo de béisbol, con plazos claros y un compromiso firme de que se llevará a cabo. Además, exigen una disculpa por el abandono de su comunidad y un compromiso renovado de las autoridades municipales para abordar las necesidades de las comunidades locales de manera justa y equitativa. En última instancia, lo que los residentes de San Martín del Pino buscan no es solo un campo de fútbol o un campo de béisbol, sino un reconocimiento de su valor como miembros de la comunidad y un compromiso por parte de las autoridades municipales para proporcionarles las mismas oportunidades y servicios que a otras áreas de la ciudad.

En un momento en que la unidad y la solidaridad comunitaria son más importantes que nunca, es vital que las autoridades municipales escuchen y respondan a las preocupaciones legítimas de sus ciudadanos. Los residentes de San Martín del Pino están dispuestos a seguir luchando por lo que creen que es justo, y no descansarán hasta que vean un cambio real y significativo en su comunidad.

Los vecinos piden a Igual que actúe ante la situación del campo de San Martín del Pino
Comentarios