30.05.2024 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

CIENCIA

Neuralink, de Elon Musk, revela problemas con el primer implante cerebral

Neuralink, la startup de neurotecnología de Elon Musk, enfrenta problemas con el primer implante cerebral humano, mientras su cofundador renuncia citando preocupaciones de seguridad. La empresa busca soluciones mientras se prepara para implantar su dispositivo en 10 personas este año.
El empresario, Elon Musk. / Dominika Zarzycka / Archivo
El empresario, Elon Musk. / Dominika Zarzycka / Archivo
Neuralink, de Elon Musk, revela problemas con el primer implante cerebral

En enero pasado, Neuralink, la startup de neurotecnología fundada por Elon Musk, anunció un hito significativo en la integración mente-máquina: el primer implante de chip en el cerebro humano. Este evento trajo consigo la prominencia de Noland Arbaugh, quien se convirtió en el sujeto principal de un estudio pionero destinado a probar la seguridad de la tecnología.

Arbaugh, quien había perdido gran parte de su movilidad hace ocho años debido a un accidente, se convirtió en el receptor de uno de los primeros prototipos de Neuralink, con la esperanza de lograr una mayor independencia y funcionalidad a sus 29 años.

La tecnología detrás de este avance es una interfaz cerebro-computadora (BCI), llamada Link, que tiene como objetivo permitir que los pacientes con parálisis controlen dispositivos externos utilizando únicamente señales cerebrales. El sistema, que emplea 1.024 electrodos en 64 hilos más delgados que un cabello humano, representa una vanguardia en la integración de la tecnología con el cerebro humano.

Sin embargo, dos meses después del anuncio inicial, Neuralink reveló que el implante de Arbaugh no funcionaba correctamente. Varios hilos se habían retirado del cerebro del paciente, lo que resultó en una disminución de la efectividad de los electrodos, afectando la capacidad de medir la velocidad y precisión de Link.

Como respuesta a este revés, la compañía ha implementado cambios en el algoritmo de grabación, mejorado la interfaz de usuario y trabajado en técnicas para mejorar la traducción de las señales cerebrales en movimientos del cursor. Aunque se consideró la posibilidad de retirar el implante, Neuralink asegura que el problema no representa un riesgo directo para la seguridad de Arbaugh.

En palabras del propio paciente, el Link es como una "sobrecarga de lujo" que le ha permitido "reconectarse con el mundo".

Neuralink ha comunicado a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que está trabajando en soluciones para los problemas encontrados, aunque aún no se han recibido comentarios oficiales de la agencia al respecto.

Por otro lado, la renuncia del cofundador de Neuralink, Benjamin Rapoport, ha agregado otra capa de incertidumbre. En una entrevista con el podcast 'El futuro de todo' de WSJ, Rapoport mencionó preocupaciones de seguridad como motivo de su partida, optando por iniciar su propia empresa, Precision Neuroscience.

En el contexto de un historial de controversias, incluidas acusaciones de maltrato animal en pruebas anteriores, Neuralink se enfrenta a un escrutinio constante mientras se esfuerza por llevar su tecnología al ámbito médico.

Neuralink, de Elon Musk, revela problemas con el primer implante cerebral
Comentarios