21.06.2024 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

SALUD

Un informe revela que 340 millones de personas sufren de asma en el mundo

La SEAIC advierte sobre el aumento global del asma, con aproximadamente 340 millones de afectados. El cambio climático y la contaminación del aire se perfilan como factores clave en esta tendencia.
Una mujer montando en bici con un inhalador en su mano. / EP
Una mujer montando en bici con un inhalador en su mano. / EP
Un informe revela que 340 millones de personas sufren de asma en el mundo

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) ha lanzado un comunicado con motivo del próximo Día Mundial del Asma, previsto para el 7 de mayo, donde alerta sobre un fenómeno preocupante: el aumento significativo de la prevalencia del asma a nivel global. Según los datos proporcionados por la SEAIC, la enfermedad afecta actualmente a alrededor de 340 millones de personas en todo el mundo, una cifra que pone de manifiesto la magnitud del desafío que enfrenta la salud pública en relación con esta afección respiratoria crónica.

En el contexto específico de España, el panorama tampoco es alentador. Según los datos recabados por la SEAIC, aproximadamente un 5% de la población adulta en el país ibérico padece de asma, una proporción considerable que subraya la relevancia de este problema de salud. De este porcentaje, se estima que entre un 5 y un 10% sufre formas graves de la enfermedad, lo que implica una carga significativa en términos de morbilidad y calidad de vida para estos pacientes.

Uno de los factores que se destacan en el comunicado de la SEAIC es la relación entre el cambio climático y la salud respiratoria, especialmente en lo que respecta al desarrollo de enfermedades alérgicas y asmáticas. Los fenómenos extremos asociados con el cambio climático, como las sequías, las inundaciones, los incendios forestales y las tormentas, pueden tener un impacto directo en la calidad del aire y en la exposición a alérgenos ambientales, lo que a su vez puede aumentar el riesgo de desarrollar asma y otras afecciones respiratorias.

"La intensificación de estos fenómenos climáticos ha provocado un aumento de la contaminación del aire, la prolongación de la temporada de polen, una mayor concentración de polen y moho, y una mayor alergenicidad del polen", explica el presidente del Comité de Asma de la SEAIC, Juan Carlos Miralles. "Estos efectos tienen implicaciones significativas en la aparición, la exacerbación y la necesidad de tratamiento del asma", agrega.

Otro aspecto resaltado por los expertos es la creciente evidencia que respalda la relación entre la contaminación del aire y el desarrollo del asma. Numerosos estudios han demostrado una asociación entre la mala calidad del aire y la incidencia de esta enfermedad respiratoria, lo que subraya la importancia de abordar la contaminación atmosférica como un factor determinante en la prevención del asma y otras enfermedades respiratorias.

A pesar de estos desafíos, la SEAIC también destaca los avances significativos en el tratamiento del asma, especialmente en lo que respecta al manejo de formas graves de la enfermedad. La introducción de fármacos biológicos ha demostrado ser efectiva en la remisión clínica del asma en un porcentaje importante de pacientes, ofreciendo nuevas esperanzas para aquellos que enfrentan dificultades para controlar su enfermedad con los tratamientos convencionales.

Además, la inmunoterapia específica con alérgenos emerge como una estrategia prometedora para modificar el curso de la enfermedad asmática y, en algunos casos, incluso lograr la remisión completa de la misma. Este enfoque terapéutico, que implica la exposición controlada a alérgenos específicos para desensibilizar el sistema inmunológico, ha demostrado ser especialmente útil en pacientes con rinitis alérgica, lo que sugiere un potencial para prevenir el desarrollo de asma en poblaciones de alto riesgo.

En vista de estos hallazgos, los especialistas enfatizan la importancia de realizar un estudio alergológico completo para los pacientes asmáticos, con el fin de identificar cualquier patología alérgica subyacente que pueda ser susceptible de un tratamiento específico. Este enfoque personalizado, basado en el conocimiento de los desencadenantes alérgicos de cada paciente, es fundamental para lograr un control óptimo del asma y mejorar la calidad de vida de los afectados.

En resumen, el comunicado de la SEAIC destaca la urgencia de abordar el creciente problema de salud pública que representa el asma, tanto a nivel nacional como global. A través de una combinación de medidas preventivas, avances en el tratamiento y un enfoque personalizado para cada paciente, se espera poder mitigar el impacto de esta enfermedad respiratoria crónica y mejorar el bienestar de aquellos que la padecen.

Un informe revela que 340 millones de personas sufren de asma en el mundo
Comentarios