19.09.2021 |
El tiempo

Cantabria covid. Búsqueda de 50.000 voluntarios para avanzar en la prevención

El proyecto ‘Cohorte Cantabria’ es el reto que ha iniciado el Idival con el Hospital Marqués de Valdecilla para tener una muestra «difícil» de lograr pero «con la esperanza de poder conseguirlo» 
La búsqueda de 50.000 voluntarios entre cántabros de 40 a 70 años continúa para tener la muestra poblacional que dé las pistas de cuáles son los hábitos de vida que van a ayudar a los profesionales sanitarios a encontrar las claves para prevenir antes de tener que curar. "Cohorte Cantabria" es el reto que ha iniciado el Instituto de Investigación Valdecilla (Idival) con el Hospital Marqués de Valdecilla para tener una muestra "difícil" de lograr pero "con esperanza de conseguir" porque supondría contar con 1 de cada 5 habitantes de esa franja de edad. EFE/ROMÁN G. AGUILERA
La búsqueda de 50.000 voluntarios entre cántabros de 40 a 70 años continúa para tener la muestra poblacional que dé las pistas de cuáles son los hábitos de vida que van a ayudar a los profesionales sanitarios a encontrar las claves para prevenir antes de tener que curar. "Cohorte Cantabria" es el reto que ha iniciado el Instituto de Investigación Valdecilla (Idival) con el Hospital Marqués de Valdecilla para tener una muestra "difícil" de lograr pero "con esperanza de conseguir" porque supondría contar con 1 de cada 5 habitantes de esa franja de edad. EFE/ROMÁN G. AGUILERA
Cantabria covid. Búsqueda de 50.000 voluntarios para avanzar en la prevención

La búsqueda de 50.000 voluntarios entre cántabros de 40 a 70 años continúa para tener la muestra poblacional que dé las pistas de cuáles son los hábitos de vida que van a ayudar a los profesionales sanitarios a encontrar las claves para prevenir antes de tener que curar. ‘Cohorte Cantabria’ es el reto que ha iniciado el Instituto de Investigación Valdecilla (Idival) con el Hospital Marqués de Valdecilla para tener una muestra «difícil» de lograr pero «con esperanza de conseguir» porque supondría contar con 1 de cada 5 habitantes de esa franja de edad.

Marta Alonso, coordinadora de este proyecto, reconoce a Efe que el número de voluntarios objetivo es muy amplio, pero cree que se logrará porque en tres meses más de 3.000 personas están en esta investigación y muchos siguen llamando para formar parte de ella. Residir en Cantabria y tener entre 40 y 70 años son los únicos requisitos para participar a través de www.cohortecantabria.com en una iniciativa única en el mundo por la muestra elegida: sus 50.000 voluntarios. Su coordinadora explica que en otros países y en otras comunidades españolas hay estudios cohorte para diversas enfermedades, pero específicamente para una u otra patología, no para conocer cuál es el comportamiento de los ciudadanos, sus hábitos de vida, sus factores de riesgo para enfermar y las causas que les llevan a ponerse enfermos.

Y tampoco la muestra poblacional es tan alta para un estudio que se actualizará cada año, con un seguimiento cada tres a los 50.000 participantes en este proyecto que califican de «oportunidad de oro» sus promotores: el director del Idival, Galo Peralta, y su responsable científico y presidente de la Sociedad Española de Inmunología, Marcos López Hoyos. Los casi 3.300 cántabros que ya están en el proyecto solo tuvieron que inscribirse, en un minuto, en www.cohortecantabria.com y esperar una llamada. A partir de ahí, otros diez minutos, en el día en el que es citado el voluntario, para, en el pabellón 20 del Hospital de Valdecilla, hacerse un análisis de sangre y un estudio de la composición corporal en unas máquinas, similares a las de un gimnasio y denominadas bioimpedanciometros. Ese moderno equipo determina

El proyecto ‘Cohorte Cantabria’ es el reto que ha iniciado el Idival con el Hospital Marqués de Valdecilla para tener una muestra «difícil» de lograr pero «con la esperanza de poder conseguirlo» salud la masa muscular, la grasa y el consumo calórico del paciente, al que divide en cinco zonas, que estudia en 60 segundos en los que la persona no puede moverse ni soltar la máquina. A esos diez minutos de consulta con los sanitarios se suman otros 30 que lleva rellenar un formulario, que se facilita por correo electrónico, sobre la historia clínica, sobre todo, de la familia del voluntario, que debe firmar un consentimiento para que su historia clínica puedan ser consultada por ‘Cohorte Cantabria’. Marta Alonso insiste en que el objetivo es conocer cómo ha transcurrido la vida de los pacientes, cuáles han sido sus hábitos y cómo pueden haber llegado a las enfermedades que han padecido o a no tener nunca ninguna patología, porque recuerda que hay muchas enfermedades prevalentes relacionadas con el estilo de vida.

De hecho, si en el estudio saliera algo no detectado, los profesionales de ese proyecto se pondrán en contacto con el voluntario para derivar a esa persona al sistema de salud. Sin embargo, si los análisis no reflejan ninguna dolencia, cada tres años los voluntarios serán reclutados de nuevo por ‘Cohorte Cantabria’ para conocer cómo ha evolucionado su estado de salud en ese periodo. La coordinadora del proyecto recuerda que se ha pedido a los voluntarios su consentimiento para poder acceder a su historia clínica y así aprovechar la información que ya existe de esa persona, porque ha recordado lo importante que es conocer cómo ha evolucionado el paciente para saber cómo tratarlo. Marta Alonso cree que eso es lo que ha enseñado la pandemia del coronavirus, la importancia de contar con estudios que permitan en el futuro avanzar en la investigación ante nuevos escenarios.

Cantabria covid. Búsqueda de 50.000 voluntarios para avanzar en la prevención
Comentarios