05.12.2021 |
El tiempo

RACING DE SANTANDER.

Los de fuera y los de dentro

El entrenador y sus jugadores no entienden las críticas del entorno al fútbol que está practicando el Racing | Exigís demasiado», dijo el técnico en Avilés |  En el vestuario valoramos más cosas», resaltó Borja Domínguez

Fernández Romo, pensativo en el banquillo. / Hardy
Fernández Romo, pensativo en el banquillo. / Hardy
Los de fuera y los de dentro

Da la impresión de que se ha abierto un cisma entre el vestuario y el entorno. Unos ven una cosa y los otros ven otra. O quizá es mejor decir que ambos interpretan la manera que está teniendo el equipo de transitar por la actual temporada de distinta forma. Los de fuera quieren más. No sólo quieren ganar, sino que quieren ver a su equipo dominar, mandar y, al menos cuando juega contra un rival de inferior categoría y contra diez, tener la capacidad de generar juego, ocasiones y un verdadero asedio. No fue lo que sucedió en Avilés, pero lo cierto es que el Racing, aunque en la prórroga, terminó ganando. A Fernández Romo, que en más de una ocasión ha asegurado que busca «la excelencia», le valió porque entiende que el contexto era bien complicado. Por eso cuando salió a sala de prensa se quedó un tanto sorprendido de, una vez más, los comentarios que escuchó respecto al pobre juego que había mostrado su equipo. «Exigís demasiado», llegó a decir. «No sólo exigís, sino que no vemos las mismas cosas», afirmó de manera sincera el entrenador madrileño haciendo evidente esa distancia abierta entre lo que percibe él y lo que perciben los demás.

Los jugadores, obviamente, van por el mismo camino del entrenador. Ayer le tocó a Borja Domínguez ratificar su versión y dar mérito a aspectos del juego que cree que no se están teniendo en cuenta desde fuera. «Desde dentro, valoramos más cosas que no tengo por qué decir ahora», afirmó el centrocampista gallego. Son cosas que sólo deben ver los que saben. Aún así, él entiende que haya «presión» encima del equipo por hacer mejor las cosas porque para algo está en el Racing, lo que tiene sus cosas muy buenas pero también otras menos buenas o, al menos, menos cómodas. «La entiendo, no pasa nada, es normal», precisó. Lo que sí cree es que hay que ser «conscientes del momento del año» en el que están y de que, a pesar de que la maquinaria no está aún a pleno rendimiento porque siempre quedan cosas por ajustar o engrasar a estas alturas, están logrando unos resultados que no son «nada fáciles».

«Nos hemos enfrentado a equipos que, aunque no se llamen Racing o Depor y puedan parecer menores, son muy buenos equipos», resaltó. Y los resultados, tal y como refleja la clasificación o la trayectoria copera, no han sido malos. «Obviamente, tenemos margen de mejora porque en el vestuario somos muy exigentes, queremos mejorar todos los días y por ese camino estamos», precisó. Tiene claro, de hecho, que «dentro de unos meses» se verá al Racing que «todos queremos ver» y será «un equipo que pueda convencer mucho más si cabe».

Aclaró el medio centro gallego que todo forma parte de «un proceso de mejora» porque cada uno de los futbolistas que forman la plantilla verdiblanca está «intentando llegar» a su mejor versión. Y tiene claro que cuando todos lo consigan, el equipo «mejorará en muchas cosas, en ritmo de balón, en defensa, en ataque...». Mostró Borja Domínguez su absoluta certeza de que manteniendo «la línea de trabajo» que está siguiendo y actuando «todos juntos, como equipo», algo que, en su opinión, están siendo desde el primer día, algo que es «muy difícil de conseguir», volarán alto porque en el plantel hay «buenos jugadores, con calidad y ambición» que van a acabar dando forma a un equipo «completo».

No se atrevió, lógicamente, el medio centro gallego a poner un techo al equipo pero sí aprecia un margen de mejora importante. «Conozco a todos los jugadores, sé el nivel que han dado en todos sus equipos y por eso sé que todos podemos dar un poco más», explicó. Y por eso se atreve a vaticinar que cuando todos estén a ese «mejor nivel», van a ser «un equipo muy bueno». «Estoy seguro, segurísimo», insistió.

Siempre armado. En su opinión, desde fuera quizá no se está dando valor a haber estado dentro del partido en todos los que han disputado hasta la fecha, algo que considera «muy importante». «El equipo no se desarma nunca y nadie se descabalga. Eso es importantísimo porque es una liga muy jodida en la que todos los equipos tienen argumentos para hacerte daño», subrayó. No entiende, por lo tanto, que se pueda estar criticando tanto el juego del Racing o la forma que está teniendo de avanzar por la competición. Con todo, aseguró estar al margen y vivir en su «burbuja». «Yo me dedico a lo que quiero hacer y, al final, las críticas más importantes son las nuestras propias», apuntó.

Y es que, Borja Domínguez tiene claro que nadie es más exigente con un jugador que él mismo. Considera que «cada uno tiene sus objetivos y sabe dónde está su límite, al cual quiere llegar». Y la presión y la ambición por llegar a él es grande porque, en el fondo, de ello depende seguir en el negocio o encontrar una buena oferta o un buen destino la próxima temporada. «Cada uno llevamos encima la presión por ser mejores y, por lo que veo, todos los jugadores del equipo la tienen por hacer las cosas bien y crecer. Por eso no tengo duda de que todo el mundo va a acabar sacando su mejor versión», añadió.

En su caso particular, la evolución es patente porque da la sensación de que cada partido que pasa está un poco mejor. Sus aptitudes con balón ya se han hecho evidentes y, además, el miércoles marcó un enorme gol de falta y el pasado sábado ante el Calahorra participó del gran gol que inició Pablo Torre con un pase tremendo y que continuó él asistiendo a Cedric de manera certera e inteligente con la cabeza. Él asume con naturalidad esa evidente mejoría en su juego porque, como apuntó, «desde el primer día» se centra «en trabajar e intentar hacer las cosas bien, algo que a veces sale bien y en otras no tanto». «Tengo claro cuál es mi objetivo, que es ayudar a los compañeros en lo que pueda desde el principio», apuntó.

Lo cierto es que el Racing está en la zona alta de la tabla en liga y a un partido de alcanzar las semifinales de la Copa Federación que dan derecho a participar en la Copa del Rey. Desde ahí, poco que objetar. Por eso es poco reprochable el argumentario de Fernández Romo y sus jugadores, que se mantendrá en pie mientras se mantengan los resultados.. El entrenador asegura que, más allá de defender el fútbol de los suyos, hace «autocrítica». Y, por ejemplo, su intención es ir «mejorando la velocidad en la circulación de balón», pero siempre «sin volverse loco». Se echó en falta en Ferrol y en Avilés, donde el equipo dio la impresión de ser peor contra diez que contra once, pero explicó que en el campo gallego apenas hubo ocasión de jugar por los parones y en el asturiano cree que el equipo sí lo hizo mejor.

En su opinión, la victoria en estos casos no se da por acumular muchas llegadas y ocasiones, sino que «más que buscar muchísimas ocasiones, hay que generar una bien hecha». Eso sí, precisó que «esperar» a que se encienda la luz «es ir construyendo y generar la situación hasta tener una positiva», ya que, en su opinión, si su equipo hubiera llegado muchas veces en Ferrol o en Avilés y el resultado en el minuto noventa hubiera sido el mismo «hablaríamos de lo mismo». «Otras veces ya hemos generado mucho sin marcar gol y también nos hemos ido cabreados». La conclusión, al final, es la de que, se juegue más bonito o más feo, la valoración final depende de lo que refleje el marcador. Y él tiene claro que un resultado positivo depende, por encima de todo, de no desarmarse. Lo demás, debe ser cuestión de tiempo.

Entrenamiento hoy y viaje mañana

El Racing completará hoy el último entrenamiento en Santander antes de partir mañana hacia Badajoz. En concreto, el equipo se ejercitará en horario vespertino, a partir de las cinco de la tarde, y lo hará en Los Campos de Sport a puerta cerrada. La expedición iniciará el largo desplazamiento hacia tierras extremeñas mañana sábado a las ocho de la mañana con la intención de, una vez allí, realizar una suave sesión regenerativa para estirar músculos y terminar de preparar los detalles antes de jugar el importante envite del domingo que puede servir como verdadera vara de medir para el conjunto cántabro. Que éste viaje mañana quiere decir que hoy mismo dará a conocer la convocatoria Guillermo Fernández Romo. En la misma podrá estar, en principio, Unai Medina, que se tuvo que retirar del encuentro del pasado sábado contra el Calahorra por unos problemas en el gemelo. Le realizaron pruebas de imagen a principios de semana y los resultados descartaron que se hubiera producido rotura alguna, por lo que todo quedó en una elongación. Está entrenando con precaución pero con cierta normalidad para poder jugar el domingo en tierras extremeñas. Carlos Castro ya confirmó en Avilés que ha dejado atrás su lesión y quien aún está por debutar es Jack Harper, que no pudo hacerlo en Copa por lo apretado del marcador.

Los de fuera y los de dentro
Comentarios