05.12.2021 |
El tiempo

BADAJOZ - RACING

Una buena vara de medir

El Racing juega esta tarde en el campo del Badajoz de DAvid Concha y Dani Aquino | Busca su primera victoria liguera a domicilio ante un rival directo que atraviesa un gran momento | Será su quinto partido en quince días

El Racing busca en Badajoz su primera victoria fuera de Los Campos de Sport. / Hardy
El Racing busca en Badajoz su primera victoria fuera de Los Campos de Sport. / Hardy
Una buena vara de medir

 

El Racing afronta esta tarde a partir de las cinco su quinto partido en quince días. Las cuentas salen fáciles: uno cada tres días. Y todo apunta a que el de hoy va a ser el más complicado y exigente de todos. Está superando con éxito toda esta acumulación de partidos porque empató contra el Racing de Ferrol y ganó al Arenas, al Calahorra y al Avilés, a este último en la prórroga. Falta concluir todo este entramado de curvas con una victoria de calidad, de las que hacen ruido y sirven para dar un auténtico golpe encima de la mesa. Va a tener delante al Badajoz, un equipo que aspira a todo y que, además, está disfrutando de un buen momento, por lo que tiene ante sí una verdadera prueba del nueve para demostrar que, más allá de los debates surgidos alrededor de él, está preparado para cualquier cosa que se proponga.

Se le viene al Racing una serie de encuentros ligueros consecutivos ante equipos que quieren mirar alto. Comenzará con el Badajoz y continuará con el Deportivo, el Real Unión, la Cultural y el Bilbao Athletic. Es la hora de la verdad. Y para cumplir con ella, lo primero que debería hacer el conjunto cántabro es empezar a sumar victorias también a domicilio. Por ahora, en liga ha cosechado dos derrotas y un empate contra un equipo que jugó con diez durante media hora. Lo mismo le sucedió al Avilés, un equipo de inferior categoría, el pasado miércoles en Copa Federación. Y el conjunto cántabro tuvo que llegar a la prórroga porque durante el tiempo reglamentario ni siquiera fue capaz de generar peligro.

El Racing sabe que mantiene una asignatura pendiente con balón. Se siente más cómodo sin él pero hay momentos en los que no tiene más remedio que ser quien lleve la iniciativa con el esférico por tener delante a un rival inferior o que se mete en su campo. No es algo que se vaya a encontrar hoy en Badajoz. El equipo extremeño acostumbra a ir de cara y eso incluso le puede venir bien al conjunto santanderino. Firmaría un encuentro en el que pudiera mantenerse replegado y con posibilidad de robar, correr y disfrutar de los jugadores con calidad que tiene arriba.

Hoy los tendrá frescos. El único de los cuatro hombres que marcan diferencias más allá de la línea de medios que acumuló un número de minutos significativo en Avilés fue Álvaro Bustos, a quien tampoco se le vio nada cómodo. Soko no ha jugado aún nada en Copa y Cedric por fin tuvo descanso el pasado miércoles. Lo malo es que el partido sirvió para confirmar que, a día de hoy, no tiene un sustituto a la altura porque Carlos Castro aún no está como para hacerle sombra. Y menos lo hará hoy después de jugar 106 minutos en Avilés tras pasarse casi dos semanas lesionado y sin entrenar con el grupo. La otra alternativa podría ser Jack Harper pero éste se mantiene inédito. Está esperando Fernández Romo a disponer de una situación de partido más o menos clara o cómoda para sacarle a la palestra pero lo cierto es que lo va a tener complicado durante estas semanas que se vienen.

En Avilés descansaron tanto Bobadilla como Mantilla. Alguien podría pensar que ambos formarán la pareja de centrales hoy, pero se antoja complicado que el entrenador prescinda de Pol Moreno, que es su hombre de confianza en la retaguardia. La duda está en conocer si elegirá al riojano o al cántabro como compañero del catalán. Lo que es seguro es que Eneko Satrústegui se volverá a colocar en el lateral zurdo y la otra incógnita de la retaguardia es saber si el entrenador y los médicos verán a Unai Medina preparado para ocupar el lateral derecho después de sufrir una elongación en el gemelo que ya le hizo pedir el cambio contra el Calahorra. Las pruebas médicas descartaron una rotura pero se ha mantenido entre algodones. Es probable que el cuerpo pida tener cuidado y ahí aparecerían las figuras de Ceballos y, sobre todo, de Jorrín, que es a quien parece preferir el técnico.

Si en la retaguardia es segura la presencia de Pol Moreno, en la sala de máquinas también lo es la de Borja Domínguez, un futbolista que va creciendo y que hoy tiene una buena oportunidad de dar el salto de calidad definitivo. Es probable que a su lado se coloque hoy Fausto Tienza para reforzar atrás al equipo y para darle más solidez, que es siempre lo primero que busca Fernández Romo. Sobre todo, teniendo en cuenta que es muy probable que le entregue la posesión al Badajoz. Además, el jugador de Talavera la Real, donde ayer entrenó la expedición verdiblanca que partió de La Albericia a primera hora de la mañana, jugará en casa y eso siempre aporta una motivación extra.

Afrontará el Racing el encuentro en medio de un debate en el entorno sobre si el juego del equipo está siendo bueno o malo o si se exige demasiado o no. En el Badajoz, en cambio, viven sus mejores días en muchos meses porque los futbolistas han empezado a cobrar algunas nóminas. Tras morir en la orilla la temporada pasada en aquel partido en casa contra el Amorebieta en el que dejaron escapar el ascenso, los pacenses se encontraron con un futuro complicado porque tocaba pagar la fiesta. Con todo, el proyecto no quedó tan desarbolado como había amenazado en un principio y se quedó en pie. Ahí siguen, de hecho, dos exracinguistas como Dani Aquino y, sobre todo, el canterano David Concha. Será la primera vez que ambos vuelvan a enfrentarse al Racing desde que se marcharon de manera tan diferente. El cántabro es uno de los futbolistas más diferenciales del equipo extremeño y el jugador que hace jugar a los demás pero está renqueante físicamente. En cuanto al murciano, es Sergio Benito quien es la principal referencia ofensiva y con quien deberá tener cuidado una retaguardia cántabra a la que siempre le gusta sentirse poderosa aunque no siempre lo consiga.

«Entre los cuatro de arriba van a hacer más de 40 goles»

Óscar Cano, el entrenador del Badajoz, tiene un enorme respeto tanto por el Racing como por su entrenador, que no sólo es un compañero de profesión, sino algo más: «No viene un entrenador, viene un hermano. Hemos trabajado juntos varios años y, además de amigo, viene un entrenador excepcional».

Pone en valor a Fernández Romo porque, además, cuenta con unos jugadores que considera envidiables. Sobre todo, destaca a sus atacantes, ya que cree que «la gente de arriba es la más determinante de la categoría». «Creo que entre los cuatro (Soko, Bustos, Torre y Cedric) van a hacer más de cuarenta goles», vaticinó. Y es que, considera que el equipo verdiblanco «tiene mucha dinamita arriba».

Respecto a su propio equipo, confirmó que Adri Cuevas formaría parte de la lista de bajas. Sobre todo, mostró su satisfacción por la buena evolución de sus hombres. «Acaba cada una de las sesiones y uno no puede estar más que orgulloso de dirigir un grupo así», apuntó.

Reconoció que le gustaría «tener más recursos» pero que su plantilla le ha «enseñado a perder el miedo». Su equipo ha demostrado tener capacidad de jugar de diferentes maneras, tanto con tres centrales como con tres centrocampistas y cree el técnico que ambas variables dan muchas cosas. «Somos un equipo muy camaleónico que responde bien ante la variabilidad. Este equipo tiene alma y algo que es distinto en otros equipos», aseguró.

Más aún, ahora que los jugadores han recibido el pago de algunas de las nóminas atrasadas, lo que el entrenador sólo pudo definir como «una noticia extraordinaria». Precisamente por ello felicitó a los dirigentes del club y a los servicios jurídicos.

Una buena vara de medir
Comentarios