21.07.2024 |
El tiempo
domingo. 21.07.2024
El tiempo
El Diario de Cantabria

ÍÑIGO SAINZ-MAZA

«Me quedo con el gol de Riazor»

Íñigo valora el 2022 como un «año fantástico» tanto para el Racing como para él mismo l Aunque reconoce que en el fútbol «sólo se da valor al presente», recuerda que «hace sólo unos meses» estaban celebrando el ascenso
Íñigo, en el entrenamiento de ayer en Los Campos de Sport. / RRC
Íñigo, en el entrenamiento de ayer en Los Campos de Sport. / RRC
«Me quedo con el gol de Riazor»

El 2022 ha sido un buen año para el Racing y también para su capitán. Su crecimiento se ha mantenido, no se ha detenido a pesar de la enorme velocidad con la que ha seguido dando pasos hacia delante desde que apareciera en el primer equipo en el 2020. Amorrortu decidió en su día darle galones, se ha hecho ya una pieza fundamental para cuatro entrenadores y, a pesar de su juventud, viste el brazalete con presencia y jerarquía. El conjunto cántabro tiene capitán para rato porque, para colmo, hace apenas unos meses firmó su renovación hasta el 2026. El salto a Segunda División podría haber generado alguna duda sobre su solvencia en el fútbol profesional pero ha despejado todas las dudas convirtiéndose, a buen seguro, en uno de los jugadores revelación del campeonato. Si hubiera un premio para el mejor novato del año como en la NBA, a buen seguro que tendría muchas cartas para ganarlo.

El entrenamiento de mañana en El Sardinero será abierto al público. El Racing ha decidido que el entrenamiento de mañana, el último del año, sea abierto al público. Lo que antes era normal, el fútbol moderno lo ha convertido en una rareza. El club ha tomado esta decisión aprovechando que no hay un partido a las puertas y que es época festiva. La sesión de trabajo, como la de ayer, será en Los Campos de Sport a partir de las once. Los aficionados que lo deseen, podrán acceder a partir de las 10.45 horas por la puerta 21, que corresponde a la preferencia oeste.

Íñigo comenzó el 2022 siendo importante y lo ha terminado igual. De hecho, en febrero fue el autor de un gol que sirvió para impulsar la trayectoria del Racing y prácticamente consumar la remontada respecto al Deportivo. Por eso, cuando le preguntan con qué momento del año que está a punto de terminar se queda desde un punto de vista personal, no lo duda demasiado: «Me quedo con el gol de Riazor, con ese gol contra el Deportivo que fue un momento súper especial para todos y también para mí». De hecho, hasta la fecha ha sido su único tanto con el primer equipo verdiblanco. Y eligió el escenario ideal en un momento inigualable. Es, de hecho, un gol que se quedará para siempre en el recuerdo colectivo del racinguismo.

Desde un punto de vista más colectivo, al capitán verdiblanco se le viene con fuerza a la cabeza el partido contra el Celta B en Los Campos de Sport que supuso la confirmación matemática del ascenso. «Fue súper bonito y súper especial para todos», asegura el medio centro cántabro. Tiene claro que será una jornada, que se alargó hasta bien entrada la madrugada previo paso por el Ayuntamiento, que recordarán «todos los jugadores» que lo vivieron en primera persona «durante toda la vida». Es algo que, como recalca Íñigo, ha sucedido «hace apenas unos meses» por mucho que el equipo esté ahora mismo sumido en una realidad diferente. El fútbol no espera a nadie y de todo lo pasado parece que hace mucho tiempo.

Sólo por lo sucedido aquel primero de mayo y por haber conseguido ese objetivo prioritario con el que nació el 2022, el capitán del Racing considera que ha sido «un año fantástico». Se resiste a pasar página tan rápido y a dar por bueno que en el fútbol «sólo se dé valor al presente». Para eso sirven a menudo estas fechas, para recordar que el equipo consiguió «el ascenso, un objetivo súper ansiado para el club, para la afición y para los jugadores». Por eso hace «un balance súper positivo» de lo que ha dado este año que agoniza. «Ojalá podamos conseguir lo mismo en el 2023», resalta. En este caso, el reto a alcanzar será la permanencia y, por ahora, las cosas no van demasiado mal.

CUATRO IDEAS. En el equipo ya están pensando exclusivamente en ello después de haber vuelto ayer de las vacaciones. Sostiene Íñigo que los seis días de asueto les han venido «bien» para olvidarse «un poco del fútbol, desconectar con la familia y los amigos y venir con las pilas cargadas con vistas a esta segunda vuelta». Ésta arrancará dentro de nueve días y terminará en junio. Queda mucho trabajo por delante en el que intentarán conseguir «un reto súper bonito e importante para todos los jugadores y el club». De este modo, el capitán verdiblanco garantiza que la totalidad del plantel volvió «al trabajo con muchísimas ganas» de volver a meterse ya en faena.

Cuentan ahora con prácticamente semana y media no sólo para preparar el partido contra Las Palmas, sino también para seguir profundizando en el librillo de José Alberto. Desde dentro, Íñigo confirma que el nuevo entrenador ha traido ideas nuevas. «Da muchísima importancia a la salida de balón, sin volverse loco ni pegarte un tiro en el pie pero sí asimilando ciertos automatismos», explica en un primer término. Para ayudar a esta labor, apuesta por que «un medio centro se quede más fijo y otro sea más móvil y hacer la salida de tres». También pide «estar un poco más alto entre el lateral y el extremo» y elegir bien a la hora de enseñar los dientes: «Nos pide que decidamos muy bien cuándo ir a la presión y cuándo no, cuándo estar en bloque medio o cuándo estar en bloque alto». En definitiva, están trabajando «cuatro ideas que ha ido dando en estos días y que ya se pudieron ver el día del Cartagena». En todas ellas y en otras nuevas podrán profundizar estos días porque contarán «con tiempo para preparar el partido ante Las Palmas y toda la segunda vuelta».

El Racing podrá afrontar ésta de mejor manera al haber recuperado para la causa a dos jugadores como Cedric y Juergen, que ayer entrenaron ya con normalidad. Íñigo sostiene que son dos futbolistas «de mucha calidad» a los que necesita el equipo. Así, como desea también con el resto de compañeros, sólo espera que no vuelvan a entrar en la enfermería «hasta final de temporada porque, así, seguro que van a dar buenas alegrías».

«Me quedo con el gol de Riazor»
Comentarios