29.11.2021 |
El tiempo

A Irún a borrar las penas

El Racing visita esta tarde el campo del Real Unión con la intención de mantener su buena dinámica en Liga y olvidar definitivamente la eliminación copera l Las bajas obligarán a presentaruna nueva banda derecha
El Racing intentará en Irún pasar página respecto a la eliminación copera. / Hardy
El Racing intentará en Irún pasar página respecto a la eliminación copera. / Hardy
A Irún a borrar las penas

Una cosa es desearlo, pero otra cosa muy diferente es conseguirlo. El Racing quiere pasar página y olvidar cuanto antes la chapuza del pasado miércoles, pero no suele resultar sencillo seguir hacia delante como si no hubiera sucedido nada. Obviamente, la mejor manera de conseguirlo es con buenos resultados, ya que es de lo que vive un equipo que ni mucho menos se puede aferrar al estilo cuando no le van bien las cosas. Se queda desnudo y por eso hoy partirá con el gran objetivo de demostrar que sigue vestido y que el bochorno sufrido contra el Leioa fue sólo eso, un accidente que no tiene por qué dejar mal olor. Al Racing le va bien en liga.

Está bien situado, a la espera de enlazar un par de victorias consecutivas, algo que le está costando, para dar el asalto definitivo. No pierde desde el partido de Barreiro y llegará a Irún tras haber sumado cuatro puntos en dos enfrentamientos tan complicados como los disputados contra el Badajoz y el Deportivo. Sin embargo, todo se ha puesto en cuestión por culpa de la derrota contra el Leioa. Eso ha hecho al equipo entrar en una situación delicada, caminar por un hilo que le deja al filo del abismo, ya que, por muy bien que vaya en liga, sumar hoy otro accidente puede depositar demasiadas dudas sobre el proyecto. Así funciona el fútbol, lo que parecían certezas hace una semana, ahora está puesto en cuestión.

La eliminación copera, por lo tanto, ha añadido presión al conjunto cántabro. Es el precio a pagar. El peligro es que esa nueva situación le haga más precavido de lo que por sí suele ser. Ha insistido Fernández Romo en los últimos días en asegurar que anímicamente no lo iba a pagar su equipo porque no iba a lanzar por la borda todo lo bueno hecho hasta la fecha. Su intención es dar continuidad al Racing que se viene viendo en las últimas jornadas y conseguir hacer como si no pasara nada. Bueno sería que lo lograra, pero es complicado.

De partida, lo sucedido el miércoles ya va a tener unas consecuencias directas en la banda derecha. El técnico verdiblanco apostó en Copa por reservar a Soko. Como las cosas iban mal, le tuvo que meter en el segundo tiempo, pero se marchó lesionado. Se ha roto y no podrá estar disponible en las próximas tres o cuatro semanas. Mala cosa. Esta ausencia, sumada a la de Unai Medina, generará una banda derecha completamente novedosa. En el lateral podría repetir Mantilla, que fue titular tanto el pasado domingo como el miércoles, o bien entrar Jorrín. Más dudas hay sobre lo que sucederá en el puesto de Soko, ya que Harper también causará baja.

El relevo natural sería Marco Camus pero, tras ver lo que sucedió en Badajoz, ni siquiera hay que descartar que el entrenador sitúe por allí a Íñigo Sainz Maza. No hay que descartar sorpresas. No contar con el camerunés se suma al interrogante que presenta el estado físico de Pablo Torre tras su intensa aventura internacional con la selección sub 19, con la que jugó tanto el martes como el jueves. Sólo entrenó ayer pero a buen seguro que hoy saltará de inicio porque si algo confirmó el encuentro del pasado miércoles es que cuando no está el de Soto de la Marina en el terreno de juego, al Racing de Fernández Romo le falta fútbol, le falta alguien que la pida para darle sentido a todo. Está claro que hoy no será el día en el que tenga motor para los noventa minutos y por eso hay que aprovechar cuando esté en el campo.

Lo posible es que juegue de inicio pero no hay que descartar que el técnico lo deje para el final, para cuando intente dar un paso hacia delante. La línea de tres media puntas se va a ver alterada pero quizá la buena noticia que tenga el Racing hoy, al menos en los momentos previos al inicio del encuentro, es que se va a medir a un equipo que quiere siempre el balón. El Real Unión es así. No la rifa. Toca en corto desde su propia área y es difícil verle enviar un pase en largo o una sencilla diagonal. 

Es de los que pelea por la posesión porque se muestra incómodo si no la tiene. Y el conjunto cántabro no se le va a discutir. Le parece bien ser él quien corra detrás de la pelota para intentar robarla y, a partir de ahí, buscar a su gente de arriba. Ya jugó este mismo año el Racing en Irún. Por aquel entonces, el equipo vasco tenía pie y medio en el playoff de ascenso mientras que el equipo verdiblanco venía de decepcionar en su propio campo contra la Real Sociedad B. Sin embargo, luego ganó en el Stadium Gal para después echarlo todo por la borda contra el Arenas. Todo penas. También el Real Unión se quedó sin pelear por el ascenso pero, al menos, logró la clasificación directa para la Copa del Rey sólo por no dejarse llevar al final. No tuvo que jugar la Copa Federación y por eso hoy afrontará el encuentro más fresco y sin ese golpe anímico con el que va a viajar el Racing.

Zulaika destaca la «regularidad» del Racing

El entrenador del Real Unión, Aitor Zulaika, ha destacado antes del encuentro de esta tarde que el Racing «es un equipo muy regular en esta liga, tanto cuando juegan en El Sardinero como cuando lo hacen fuera». En su opinión, «no hay más que ver sus resultados» aunque lo cierto es que en casa suma cuatro victorias y un empate y a domicilio dos derrotas, un empate y una sola victoria. Con todo, lo que destaca el entrenador vasco es que «siempre son resultados muy ajustados». «Diría que son un equipo bastante más regular que nosotros. En nuestro caso, estamos trabajando para lograr esa regularidad.

Tenemos que tener las ideas claras, sabiendo que, al final, ejecutarlas es lo más difícil. Estamos en ello. Creo que será un partido atractivo», vaticinó el entrenador del equipo irundarra. Éste lamentó estar siendo víctima de «una media de lesiones más alta de lo normal». Con todo, considera que eso nunca ha de servir «como excusa». «Por eso tenemos plantillas de 23 jugadores2, confirmó. En cuanto a la nómina de bajas que sufrirá para el encuentro de esta tarde, cita a Bravo, el exracinguista Jagoba Beobide, Elizondo y Vivancos. «No los recuperamos, pero tampoco perdemos a nadie en relación a la semana pasada», recalcó. A preguntas de los periodistas, el técnico azpeitiarra ha señalado que «llegar bien al partido significa haber entrenado bien y duro en la primera parte de la semana aspectos ténicofísicos y en esta segunda parte que nos queda trabajar bien las ideas tácticas».

A Irún a borrar las penas
Comentarios