08.08.2022 |
El tiempo

FICHAJES RACING

Íñigo Vicente: «Estoy en el sitio ideal»

Iñigo Vicente reconoce que le dio «rabia» que no le dieran una oportunidad en el Athletic pero confía en su futuro en el Racing l Avisa de que hay «un salto grande» en Segunda División
El futbolista Íñigo Vicente posa durante su presentación como nuevo jugador del Real Racing Club este martes en los Campos de Sport de El Sardinero, en Santander. EFE/ Román G. Aguilera
El futbolista Íñigo Vicente posa durante su presentación como nuevo jugador del Real Racing Club este martes en los Campos de Sport de El Sardinero, en Santander. EFE/ Román G. Aguilera
Íñigo Vicente: «Estoy en el sitio ideal»

Cuando uno es de Derio, ha superado los escalones que ha encontrado delante durante tantos años en las categorías inferiores del Athletic, ha destacado en buena parte de ellos y, sobre todo, en el juvenil y en el filial y, para colmo, sale cedido a un equipo de Segunda División como el Mirandés y se convierte en uno de los pilares del mismo, al menos espera tener una oportunidad para demostrar su valía en el equipo de su vida. En ello confiaba Íñigo Vicente tras completar una gran temporada en el citado equipo burgalés, pero Ernesto Valverde, el nuevo entrenador rojiblanco, ni siquiera esperó a verle. Desde el primer día, tenía tomada la decisión de no contar con él. Eso supuso toda una decepción para el futbolista pero una gran oportunidad para el Racing que no ha dejado escapar. Está dispuesto a darle al jugador confianza y galones en un proyecto en el que el propio futbolista ha demostrado creer. Sus caminos se han cruzado y ahora sólo queda aprovecharlo.

No tiene problemas el jugador vizcaíno en reconocer que le da «rabia» no haber disfrutado de la «oportunidad» que, en su opinión, se había ganado. Más aún, cuando se trata de «un chaval que ha estado toda la vida en el Athletic» y que, por supuesto, es del Athletic. Les ha pasado algo similar a muchos valores racinguistas. La historia del fútbol. Con todo, Íñigo Vicente ha pasado página y ahora ya sólo mira hacia delante. Y lo que ve, lo que él mismo ha elegido, le gusta. «Estoy en el sitio ideal para seguir creciendo y por eso estoy muy feliz de estar aquí», asegura en sus primeras declaraciones como racinguista.

El Racing tuvo que esperar quizá más de lo que le habría gustado para atar al media punta vizcaíno, pero sabía que era cuestión de tiempo porque había percibido que Íñigo Vicente quería vestir de verdiblanco. Y así lo confirma él. «En cuanto me llamó el Racing no tuve dudas», confirma. Y eso que tuvo más ofertas interesantes de clubes más asentados en Segunda e incluso con aspiraciones de dar el salto a Primera. Recalca que tuvo un buen número de conversaciones tanto con Mikel Martija como con Guillermo Fernández Romo que le ayudaron a tenerlo «claro» desde el principio. Si se tardó tanto es porque antes hubo que rescindir el contrato con el Athletic, pero «desde el principio» no le dio muchas vueltas a la posibilidad «de venir aquí y ayudar a afianzar el proyecto que tenemos delante».

Ha fichado el Racing a un jugador con capacidad de adaptarse a varias posiciones del ataque del equipo. Él mismo reconoce que en el Mirandés, en sus últimas temporadas en Segunda División, ha actuado mayoritariamente como extremo izquierdo. Sin embargo, él considera, y no tiene reparo en reconocerlo, que su «puesto ideal en el campo es el de media punta». Tendrá que elegir Fernández Romo dónde le quiere porque a buen seguro que todo dependa de las circunstancias y de los estados de forma que muestren unos y otros. Con todo, lo que confesó ayer Mikel Martija es que, cuando él mismo y Fernández Romo se sentaron a escribir nombres sobre el papel, a Íñigo Vicente le colocaban en ese puesto central de la línea de tres cuartos, el que intenta tender puentes entre el medio campo y el punta.

Quien juega ahí suele llevar el diez a la espalda. Y quien lo llevó el curso pasado fue Pablo Torre. Cuando un jugador así abandona el barco buscando nuevas tierras suele dejar tras de sí un vacío difícil de tapar que a menudo se convierte en carga para quien llega a sustituirle. Íñigo Vicente es uno de ellos. Y no teme por la alargada sombra de la perla del de Soto de la Marina. Ni siquiera piensa en ello. «No tiene sentido porque Pablo estuvo aquí el año pasado pero ahora está en otro sitio», afirma. Así es el fútbol, unos que se van y otros que llegan. A rey muerto, rey puesto. «Yo sólo tengo que pensar en mí y en hacerlo lo mejor posible para que al Racing le vaya también lo mejor posible», describe el media punta de Derio. «No puedo pensar en esas cosas, sino en mi crecimiento personal como jugador y en el del propio Racing», añade. Es precisamente eso lo que ha buscado la dirección deportiva en este mercado, a futbolistas con ambición de evolucionar al mismo tiempo que lo hace el club. Todos creciendo de la mano.

Pretemporada. Por ahora, el conjunto cántabro no está consiguiendo buenos resultados en los amistosos de pretemporada, pero a estas horas ya todos tienen claro que en el seno del vestuario no dan importancia a esto. Recuerda Íñigo Vicente que estos periodos veraniegos «están para coger ritmo» y, en ese sentido, considera que el Racing está «cumpliendo los plazos» que tenía programados. «Las pretemporadas están para lo que están, para que los jugadores vayan cogiendo la forma y para que vayan cogiendo confianza», insiste el atacante vasco. El objetivo final es «estar todos preparados para el primer partido de liga, que, además, será aquí en El Sardinero». Y él está «seguro de que el equipo lo va a estar, que va a competir y que, además, se va a llevar los tres puntos».

Lo cierto es el jugador procedente del Athletic, con quien tuvo que rescindir el año de contrato que le quedaba, no está teniendo demasiada suerte porque, por ejemplo, toda la semana pasada estuvo con problemas gástricos que no le permitieron trabajar como quería ni tampoco jugar contra el Burgos lo que le habría gustado e incluso le habría convenido. Desde que aterrizó en La Albericia, ha disputado 45 minutos en dos amistosos más un cuarto de hora contra el equipo burgalés. Con todo, él está «tranquilo» y confía en llegar al encuentro contra el Villarreal B en «un pico alto de forma» porque tiene claro que para todo equipo es importante firmar un buen comienzo de curso.

Íñigo Vicente, que suma dos temporadas en Segunda B y otras tantas en Segunda, reconoce que hay «un salto grande» entre ambos escalones del fútbol español. Con todo, cree que el Racing tiene lo que hay que tener para dar la cara porque está viendo cómo trabaja, lo que le permite confiar en que va a estar en disposición de «competir de tú a tú con todos los equipos de la categoría». Percibe que hay una buena mezcla de jugadores jóvenes y veteranos, una «mezcla que ayudará a que ese bloque sólido y seguro» sea capaz de escribir «un buen año».

Íñigo Vicente: «Estoy en el sitio ideal»
Comentarios