25.07.2024 |
El tiempo
jueves. 25.07.2024
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

Una ampliación para ganar músculo

Manuel Higuera y Sebastián Ceria, propietarios de Sebman Sports Internacional, accionista mayoritaria del Racing de Santander.
Manuel Higuera y Sebastián Ceria, propietarios de Sebman Sports Internacional, accionista mayoritaria del Racing de Santander.
Una ampliación para ganar músculo

Es una maniobra que han utilizado muchos otros antes que el Racing. El Valencia, el Betis, el Almería, el Zaragoza, el Oviedo, el Sporting y muchos otros han recurrido a ampliaciones de capital para aumentar su límite salarial y poder manejarse con más potencia en el mercado. Manuel Higuera anunció en su primera comparecencia pública que el consejo de administración que preside iba a proponer a los accionistas una de cinco millones y así ha quedado detallado en la convocatoria de la junta que se celebrará el cuarto fin de semana de septiembre. La cifra incluso podría aumentarse porque en el documento se detalla que los accionistas minoritarios también tendrán derecho a adquirir nuevas acciones si lo estiman oportuno.

En el sexto punto del orden del día se propondrá un aumento de capital por un importe de cinco millones mediante la emisión de un millón de nuevas acciones que costarán cinco euros cada una. Será un movimiento que cubrirá por entero la nueva propiedad del club, que desde el pasado mes es Sebman Sports International SL, que es la marca con la que aterrizaron Sebastián Ceria y Manuel Higuera a la entidad. Lo harán por compensación de crédito. Es decir, que parte del pasivo o de la deuda del Racing que heredaron al comprar el club a Pitma se convertirá en acciones. No entrará dinero líquido pero se reducirá el pasivo.

El gran objetivo de esta operación es aumentar el límite salarial, ya que, sin esta operación, sería considerablemente más bajo que el de la campaña pasada. Entonces, el Racing contó con un margen de maniobra superior al de otros a pesar de ser un recién ascendido gracias a los ingresos extraordinarios que recibió por la venta de Pablo Torre. Este verano no ha sucedido nada similar y, para no verse, de pronto, en el furgón de cola económicamente hablando, los nuevos dirigentes han decidido acometer esta operación que le permita mantener un equilibrio tanto esta temporada como las próximas.

Este tipo de ampliación de capital que aumentará aún más la participación de los nuevos propietarios en el accionariado se ve reflejado más directamente en el límite salarial que impone La Liga si reduce deuda neta a corto plazo, tanto la que había que saldar esta misma temporada como en las tres posteriores. Es el objetivo. No habrá derecho de suscripción preferente porque, como se indica en la propia convocatoria, dicho aumento de capital será suscrito por entero por Sebman Sports International. No hay otra manera, además, de conseguir acudir a este tramo final del mercado con el músculo deseado para cerrar la plantilla lo mejor posible.

Como ha podido observar cualquier aficionado, los fichajes del Racing están en estado de espera desde hace varias semanas. Se fichó cuando los jugadores aún estaban de vacaciones a Ekain y Lago Junior y tras la primera semana de entrenamientos aterrizó en el equipo Morante. No ha habido más incorporaciones. Martija es ambicioso y está esperando hasta el final. No sólo porque es cuando se ponen encima de la mesa nombres totalmente descartados en julio, sino porque será cuando sepa a ciencia cierta con cuánto dinero puede contar. Una vez anunciada la ampliación de capital, los que manejan las cuentas del club, asesorados por La Liga, podrán calcular cuánto se podrán gastar esta temporada.

Para realizar dicho cálculo será necesario conocer cómo se cerraron las cuentas del Racing el curso pasado. Habitualmente, es un dato que se da a conocer en la junta de accionistas que tradicionalmente se celebra a finales de año (noviembre o diciembre), pero, en esta ocasión, se aprovechará la cita del próximo mes de septiembre para presentarlas a los racinguistas. Antes de la compraventa del club se realizó la correspondiente auditoría y, por tanto, en el segundo punto del orden del día se propondrá la aprobación de las cuentas anuales cerradas a treinta de junio. En principio, según lo presupuestado, deberían haber terminado incluso con saldo positivo, lo que será importante para traducir la ampliación de capital en aumento del límite salarial de la temporada 23-24.

Un aumento de capital no deja de ser una entrada de recursos a las cuentas del club de manera artificial, no generada por la actividad del mismo. Es decir, un ingreso extraordinario que no procede, por ejemplo, ni de la llegada de un patrocinador ni de la venta de uno de los activos. Lo que sucede es que no todos los equipos pueden usar el mismo porcentaje de la ampliación de capital para aumentar el límite salarial, sino que, como refleja la normativa, irá “en función de la situación económica, financiera y, en su caso, concursal del Club / SAD que se trate”.

Se distingue entre cuatro grupos en función del balance auditado la última temporada, de ahí la importancia de presentar ya las cuentas. El A, el más saneado, puede incrementar su límite salarial hasta un 80% de la ampliación de capital. El B sólo puede llegar al 65%, el C, al que posiblemente corresponda el Racing por su amplia deuda, al 50% y el D, que corresponde a los que están en concurso de acreedores, no pueden computar ninguna aportación.

Manuel Higuera ya anunció que su objetivo era llegar a los siete millones de capacidad de gasto esta temporada. En su hoja de ruta, con la capitalización de deuda de esos cinco millones de la ampliación de capital, podrán ampliar el límite salarial en 1.250.000 tanto esta temporada como la siguiente. El objetivo es conseguir otro tanto mediante vías más convencionales y, sobre todo, mediante la venta de abonos. Su gran objetivo era alcanzar los 12.000 y el pasado fin de semana ya se superaron los 10.000. Con el inicio de liga a la vuelta de la esquina (el próximo sábado) estos días se podría acercar el número a la cantidad deseada.

Otra manera de conseguirlo queda detallado en el punto octavo del orden del día de la junta de accionistas, donde se pone en marcha una segunda ampliación de capital de 1.702.000 euros. Es decir, que se emitirán 340.400 acciones nuevas a cinco euros abierta a los accionistas minoritarios para “garantizar sus derechos”. Será mediante aportaciones dinerarias, lo que supondrá entrada de líquido al club. En la primera fase, se podrán comprar tantas conforme corresponda a su actual cuota de participación y en la segunda podrán comprar los que acudieron a la primera y sin límite establecido. Teniendo en cuenta los precedentes, no es previsible que se recaude demasiado por esta vía.

Una ampliación para ganar músculo
Comentarios