20.06.2024 |
El tiempo

El acusado de matar a su tío en Amorebieta reconoce que le golpeó con un hacha: "Pasó lo que no tenía que pasar"

Confiesa que no fue un accidente y que le había pedido dinero, pero rechaza que tuviera expectativas de ser beneficiario de su herencia
El acusado de matar a su tío en Amorebieta reconoce que le golpeó con un hacha: "Pasó lo que no tenía que pasar"

El acusado de matar a su tío en mayo de 2020, cuando ambos se encontraban en una huerta del barrio de Boroa, en Amorebieta (Bizkaia), ha reconocido que, tras mantener una "fuerte discusión" por dinero, le golpeó en la cabeza con la parte trasera de un hacha. "Pasó lo que no tenía que haber pasado... me arrepiento", ha añadido.

La Audiencia Provincial de Bizkaia acoge desde este lunes el juicio con jurado contra un varón, de 39 años de edad, acusado de golpear en la cabeza con un objeto contundente a su tío, de 66 años. Los hechos se produjeron el 20 de mayo de 2020 y la víctima, que fue trasladada a un centro hospitalario, falleció tres días después. El ahora juzgado fue arrestado por la Ertzaintza al día siguiente de los hechos y desde entonces permanece en el centro penitenciario de Basauri.

El jurado, compuesto por siete mujeres y dos hombres, evaluará a lo largo de toda la semana la responsabilidad en los hechos del acusado para el que la Fiscalía pide 20 años de prisión como autor de un delito de asesinato concurriendo alevosía y sin circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

Por su parte, la acusación particular, en representación de un sobrino de la víctima, solicita 22 años por un delito de asesinato sin circunstancias modificativas y una indemnización de 30.000 euros de responsabilidad civil.

Por último, la defensa del encausado ha pedido inicialmente para su representado la absolución, al entender que la víctima falleció "accidentalmente" sin participación alguna del acusado.

La víctima sufrió traumatismo craneoencefálico severo, traumatismo craneoencefálico severo, heridas de tipo contuso y erosiones múltiples occipitales y cervicales posteriores, además de fracturas, hematomas masivos y contusiones cerebrales que le produjeron la muerte.

A preguntas de las acusaciones, el encausado ha afirmado que mantenía una "buena" relación con su tío, aunque el día de los hechos tuvieron una discusión cuando ambos se encontraban en la huerta después de haberle pedido dinero para poder pagar la hipoteca de su vivienda y habérselo negado la víctima.

"LE DI SIN QUERER"

Ha confesado que tras negarse su tío a prestarle la cantidad solicitada, "pasó lo que no tenía que haber pasado" y le golpeó "una o dos veces" por la espalda con la parte trasera de un hacha en la cabeza. "Discutimos, le di sin querer y pasó... me arrepiento", ha aseverado.

De este modo, ha reconocido que la muerte de su tío no fue un accidente con la rotavator, como inicialmente afirmaba su defensa, sino consecuencia de una "fuerte discusión" en la que no recuerda si la víctima tuvo posibilidad de defenderse.

Asimismo, ha relatado que tras golpearle llamó al 112 y ha negado que su "intención" fuera engañar a la Ertzaintza. No obstante, sí ha confesado que llegó a realizar a su propio teléfono una llamada desde el de su tío tras la agresión y guardó el hacha.

Por otro lado, ha indicado que su tío, que no tenía hijos, le ayudaba económicamente y durante el último año le había entregado cantidades de dinero superiores a las habituales para hacer frente a sus gastos. Sin embargo, ha rechazado que ese dinero fuera destinado a una mujer, que "trabajaba en casa" y con la que el procesado mantendría una relación.

La acusación particular, que sostiene que la motivación del crimen era económica, defiende por contra que el objetivo del agresor pasaba por quedarse con la herencia, al "haberse endeudado por encima de sus posibilidades". De este modo, el procesado habría conocido a una mujer que, junto a su pareja, "le habrían utilizado para obtener ingresos a su costa haciéndole creer que ella estaba embarazada" de él.

Consecuencia de todo ello, el procesado habría llegado incluso a anticipar los hechos a unos vecinos a los que habría advertido de que estaba preocupado por la posibilidad de que su tío sufriera un accidente, algo que el acusado ha negado.

En su declaración, ha afirmado que desconocía el hecho de no haber sido designado heredero por parte de su tío y ha subrayado que tampoco "tenía expectativas" en este sentido. "Hay más sobrinos y nunca he pensado en la herencia, para nada", ha sostenido.

"LO DEL ASESINATO ERA IMPENSABLE"

En la sesión de este lunes ha declarado como testigo el primo del acusado que ejerce la acusación particular y que ha señalado que la relación que mantenían todos los sobrinos con la víctima era "excelente" por ser "una buena persona" que les trataba como si fueran sus propios hijos.

Tras asegurar que fue el propio encausado quien le informó del suceso, ha indicado que lo que le transmitió fue que la víctima había sufrido un accidente con la máquina rotavator. "Lo del asesinato era impensable", ha asegurado.

Asimismo, ha precisado que era conocedor de que su primo "tenía pareja y era feliz", pero desconocía las deudas que mantenía tras haber solicitado varios créditos. Según ha incidido todo ese dinero "no ha aparecido" e incluso ha "desaparecido" un automóvil que el acusado compró.

El juicio, que se prolongará durante toda la semana, se reanudará en la jornada de este martes cuando está previsto que se celebren seis nuevas pruebas testificales. El objeto del veredicto será entregado el próximo lunes, día 28.

El acusado de matar a su tío en Amorebieta reconoce que le golpeó con un hacha: "Pasó lo que no tenía que pasar"
Comentarios