05.10.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif

PEDREÑA

El secreto está en insistir

Meira este año o Getaria e Isuntza en años anteriores han demostrado que ascender a la ACT conlleva dar varias veces al palo, como viene haciendo Pedreña los últimos veranos

Pedreña intentará mantener el bloque para volver a intentarlo el próximo año.
Pedreña intentará mantener el bloque para volver a intentarlo el próximo año.
El secreto está en insistir

Como sucede cada año, Portugalete bajó el pasado fin de semana el telón a la temporada de traineras. En el agua sólo hubo una embarcación cántabra, que fue la que más lejos llegó, la que rompió su propio techo de cristal hasta clasificarse para el playoff de ascenso. Nadie habría apostado medio euro en el mes de junio e incluso a principios de julio por que eso pudiera suceder, pero Pedreña sorprendió a todos, fue creciendo y, finalmente, le robó un caramelo a Arkote que ya creía suyo. Alargo el sueño hasta el último día, cuando despertó. Las limitaciones con las que tuvo que trabajar todo el año quedaron, quizá, al descubierto aunque, por otro lado, un equipo que ha trabajado en mejores condiciones como San Pedro tampoco estuvo mejor. Toca pasar página y la prioridad ahora al este de la bahía es ser capaces de mantener la idea ambiciosa que mantienen desde el 2020. Han dado un par de veces al palo pero hay que seguir insistiendo.

Meira es el principal ejemplo de la necesidad de no bajar los brazos tras caer en el playoff. Ha sido un fijo en este tipo de citas y llevaba cinco años consecutivos intentándolo. En uno de ellos, incluso tuvo que ver cómo Astillero le remontaba de manera dramática el último día, pero han seguido en pie y el pasado fin de semana, al fin, lo han conseguido. No son el único ejemplo. También Getaria o Isuntza se pasaron muchos años entre los mejores de la ARC 1 hasta que por fin encontraron el momento oportuno para atravesar el umbral. Por ahora, Pedreña lo ha intentado de verdad tres veces y se ha quedado cerca, pero sólo le queda insistir.

Tras el bajón lógico sufrido de forma inmediata tras la decepción de Bermeo y Portugalete, en Pedreña comienzan a valorar la temporada realizada, ya que ha mejorado cualquier expectativa. A la trainera le costó saltar a la tanda de honor pero, al final, se clasificó para el playoff y fue, junto a Arkote, que ni siquiera terminó la liga entre los dos primeros, quien más banderas ganó. En concreto, ganó cuatro siendo la primera de ellas la que lo cambió todo, ya que hubo un antes y un después de la victoria en casa en la historia de la ‘Pedreñera’ en el 2022. Fue entonces cuando el equipo blanquinegro creyó de verdad que estaba capacitado para mirar arriba y, a pesar de todas las limitaciones sufridas, apenas volvió a bajar de los primeros puestos además de ganar también en Camargo, Hondarribia y Castro.

De esta manera, si uno se queda con lo último que ha pasado, quizá le inunde una cierta sensación de decepción por no haber estado ni cerca de tocar pelo en el playoff, pero si saca las valoraciones finales a partir de cuáles fueron las expectativas de partida y las compara con lo conseguido, la conclusión será opuesta. Por eso en el club están satisfechos con lo logrado en una temporada que se antojaba complicada desde el principio, cuando en diciembre apenas había remeros con los que tener un futuro. Poco a poco se fue conformando una plantilla y llegaron lejos a pesar de todos los problemas que han sufrido: llegar al inicio con los justos, sufrir nuevas bajas nada más comenzar la temporada, entrenar sin poder completar una trainera y completar la segunda mitad de la competición sin cambios.

La otra bandera. Pedreña volvió a ser, de largo, la mejor trainera cántabra pero, por fortuna, tampoco fue la única que ganó bandera, ya que la progresión de ‘La Marinera’ fue tan buena que el verano se le hizo corto. Durante buena parte de la temporada, se mantuvo en una zona intermedia de la que apenas se bajó, mostrando una regularidad que le liberaba de los problemas que tenían quienes estaban por abajo pero también de las ilusiones de los de arriba. Hasta que ganó en Plentzia. Aprovechó las mejores condiciones con las que remó la segunda tanda para darse un alegrón que justificó toda una temporada de trabajo. En las siguientes citas también estuvo coqueteando con los mejores y en Zarautz incluso fue segunda. La apuesta por Paul Galdiz salió bien pero el remero y entrenador getxotarra no continuará al frente de la nave.

El tercer representante cántabro de la ARC 1 fue Camargo, que comenzó generando unas ilusiones que después se quedaron en nada. Lo bien que comenzó y lo mal que terminó ayudó a potenciar el mal sabor de boca que dejó la temporada. Si el orden de la historia hubiera sido al revés, a buen seguro que la valoración de la campaña habría sido mejor, pero el caso es que la ‘Virgen del Carmen’ salvó su sitio en la categoría de plata en el mismo lugar que la salvó doce meses antes, en el playoff de la ACT. En su caso, sólo el buen hacer de Isuntza manteniendo su sitio en la élite y, de esta manera, no arrastrando a Camargo al ocupar su sitio en la ARC 1, le concedió la permanencia.

El secreto está en insistir
Comentarios