13.07.2024 |
El tiempo
sábado. 13.07.2024
El tiempo
El Diario de Cantabria

TURÍSMO

Lagos de Covadonga: Un paraíso natural en el corazón de los Picos de Europa

Ubicados en el Parque Nacional de los Picos de Europa, los Lagos de Covadonga ofrecen un espectáculo natural que encanta a todos los visitantes que se atreven a explorarlos
Entorno de Lagos de Covadonga. / A.E
Entorno de Lagos de Covadonga. / A.E
Lagos de Covadonga: Un paraíso natural en el corazón de los Picos de Europa

En el impresionante marco del Parque Nacional de los Picos de Europa, los Lagos de Covadonga se alzan como una de las joyas más deslumbrantes de Asturias. Formados por los lagos Enol y Ercina, con un tercero, el Bricial, que aparece solo en temporadas de deshielo, este enclave natural es un destino imprescindible para los amantes del senderismo, la fotografía y la tranquilidad de la naturaleza.

"Verde que te quiero verde," como diría Federico García Lorca, es la primera impresión al llegar a este paraíso natural. Los tonos verdes de los prados y el azul cristalino de los lagos crean un contraste visual que deja sin aliento. Situados a más de 1.000 metros de altitud, estos lagos glaciares son un testimonio de la grandiosidad y la diversidad del paisaje asturiano.

La subida a los Lagos de Covadonga es una experiencia en sí misma. El ascenso serpenteante desde el Santuario de Covadonga, con sus 12 kilómetros de curvas y vistas panorámicas, ofrece una perspectiva única de la montaña asturiana. Al llegar, los visitantes son recibidos por una mezcla de silencio y serenidad que solo interrumpen los sonidos de la naturaleza.

El Lago Enol, el primero que se encuentra al llegar, es el más grande de los dos. Con sus aguas esmeraldas, este lago se convierte en un espejo natural que refleja las montañas circundantes. A pocos kilómetros, se encuentra el Lago Ercina, conocido por sus praderas circundantes donde pastan libremente las vacas, una estampa típica asturiana.

"Asturias, patria querida," reza el himno regional, y no es difícil entender por qué al visitar este rincón del paraíso. La fauna y flora de la zona son otro de los grandes atractivos. Es habitual encontrar vacas, caballos y ovejas pastando, así como avistar aves autóctonas y, con suerte, algún rebeco. Los más aventureros pueden recorrer las numerosas rutas de senderismo que parten de los lagos, como la Ruta del Mirador de Entrelagos o la Senda de la Vega de Ario.

El acceso a los Lagos de Covadonga está regulado para preservar su belleza natural. En temporada alta, es recomendable utilizar el servicio de autobuses lanzadera desde Cangas de Onís, garantizando una visita más cómoda y respetuosa con el medio ambiente.

Los Lagos de Covadonga no solo son un tesoro natural, sino también un lugar cargado de historia y espiritualidad. El cercano Santuario de Covadonga, con su Basílica y la Santa Cueva, es un punto de peregrinación y un símbolo de la resistencia asturiana. Según la leyenda, fue aquí donde el Rey Pelayo ganó la batalla de Covadonga, dando inicio a la Reconquista.

"No hay camino para la paz, la paz es el camino," afirmaba Mahatma Gandhi, y en los Lagos de Covadonga, uno siente que la paz y la naturaleza se entrelazan en cada sendero, en cada reflejo de agua y en cada susurro del viento. Para quienes buscan una conexión profunda con la naturaleza y consigo mismos, este rincón de Asturias es el destino ideal.

En resumen, una visita a los Lagos de Covadonga es una inmersión en la belleza, la historia y la tranquilidad. Es un viaje que queda grabado en el alma, un recuerdo imborrable de la majestuosidad de los Picos de Europa y de la hospitalidad asturiana. Como bien decía Ortega y Gasset, "Yo soy yo y mi circunstancia," y pocas circunstancias son tan extraordinarias como perderse en la maravilla de estos lagos eternos.

Lagos de Covadonga: Un paraíso natural en el corazón de los Picos de Europa
Comentarios