01.10.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif

RACING - VILLARREAL B

El telón se abre en El Sardinero

El Racing vuelve a Segunda División recibiendo a las 17.30 al Villarreal B, otro recién ascendido | Es probable que ambos equipos se parezcan mucho a los del curso pasado | Mantilla, única baja en el equipo verdiblanco

El Racing comienza hoy su nueva andadura en Segunda División. / RRC
El Racing comienza hoy su nueva andadura en Segunda División. / RRC
El telón se abre en El Sardinero

El Racing inicia hoy su particular camino de baldosas amarillas donde a buen seguro se encontrará trampas, aliados, brujas, buenos y malos momentos. La Segunda División es eterna y da tiempo para todo. Es una categoría que da y quita vidas, que se puede disfrutar mucho pero que también puede resultar desagradable. La última vez que pasó el Racing por ella fue una tortura al obligar al aficionado a convivir con la certeza de que a su equipo no le daba para ser competitivo en la categoría. En la penúltima lo peleó hasta el último partido, como en la antepenúltima, pero siempre cayó al agujero. Las tres últimas experiencias del conjunto cántabro en la competición resultaron un fracaso y en el club confían que a la cuarta sea la definitiva y, por lo menos, le dé tiempo a asentarse y poder mirar a medio plazo sin respiración asistida.

Para conseguirlo, no hay que regalar partidos ni semanas. Mucho menos hay que despreciar puntos, por lo que bueno sería comenzar con buen pie, algo que hace tiempo que no logra el Racing. En la campaña de Paco Fernández, comenzó perdiendo 1-0 en Girona y en la liderada por Iván Ania 0-1 en El Sardinero contra el Málaga. Hoy el conjunto cántabro no se estrenará contra un rival de relumbrón con trayectoria en el fútbol profesional, sino contra un filial recién ascendido. Puede ser un buen sparring para comenzar la temporada con una sonrisa de satisfacción y una mirada de ilusión y esperanza.

Es el Villarreal B quien se pasará por Los Campos de Sport. De partida, siempre es una buena idea coger a los filiales cuanto antes porque acostumbran a estar formados por jóvenes valores tan buenos como inexpertos que suelen demandar tiempo para aclimatarse y adaptarse. En este caso, quizá no sea tanto así porque buena parte del bloque se mantiene del curso pasado, cuando consiguió el ascenso en aquel playoff convertido en trampa para los que quisieron sacar provecho de él a base de pasar por caja.

Tener que disputar la fase de ascenso en Galicia hizo que el equipo castellonense tuviera menos descanso que el Racing. Con todo, la juventud necesita menos asueto y, sobre todo, menos tiempo para alcanzar un buen punto físico. Hoy en día las pretemporadas de todos los equipos se parecen mucho y el Villarreal B también ha disputado seis amistosos. En su caso, los resultados cosechados han sido mejores que los de su rival de esta tarde a partir de las cinco y media. En concreto, se va a presentar en Los Campos de Sport con tres victorias, dos empates y una sola derrota. No está nada mal. Ha marcado diez goles y ha encajado ocho, lo que quiere decir que tiene artillería arriba al mismo tiempo que da pistas de una posible debilidad atrás. No ha sido capaz aún de dejar la portería a cero y eso debe hacer salivar a los delanteros verdiblancos.

Hay tres jugadores importantes que hoy no podrán presentarse en Santander por estar lesionados, que son los casos de Iker Goujón, Álex Forés y Antonio Pacheco. Con quienes sí podrá contar el filial villarrealense es con Juan Carlos Arana y Dani Esmoris, que esta semana han entrenado con normalidad tras haber estado previamente en la enfermería. Se trata de un equipo al que Fernández Romo conoce bien al ser un entrenador que, como su propio equipo, viene de abajo. La Segunda B o la Primera RFEF en la que ha competido el Villarreal B en la última década no tiene secretos para el técnico verdiblanco y tampoco sus jugadores ni su entrenador, Miguel Álvarez.

Toca hoy jugar a ciegas y sin grandes referencias del rival al ser la primera jornada, pero, en ese sentido, el cuerpo técnico racinguista parte con ventaja porque sí conoce unos mecanismos que vienen de atrás que posiblemente se seguirán viendo en su contrincante de hoy cuando eche a rodar el balón. Al Villarreal B le siguieron el curso pasado por si tocaba disputar el playoff y se parecerá mucho al que tantas veces miraron con lupa. De todos modos, es una situación que probablemente también se dé al contrario.

El Villarreal B sólo se ha reforzado con dos jugadores de fuera, que son Thiago Ojeda y Sergio Carrera, y ha recuperado a cedidos el pasado curso como Javi Ontiveros, Hasseis Hassan y Fer Niño, que a buen seguro sería objeto de deseo de buena parte de los equipos de la categoría, incluso los más punteros. El Racing, por su parte, ha realizado hasta la fecha once fichajes, lo que ya ha dado un buen lavado de cara al plantel. Con todo, lo más probable es que la alineación que salga a jugar hoy se parezca mucho a la que voló en la segunda vuelta del campeonato pasado a excepción, lógicamente, de Soko y de Pablo Torre, que no es poca cosa. Uno de los sueños de todo aficionado verdiblanco pasa por que la sombra de ambos no sea demasiado alargada durante el presente campeonato.

Miquel Parera va a ser el portero. Pocas dudas hay al respecto. Tampoco sobre que Unai Medina va a estar en el lateral derecho y que Pol Moreno va a ser uno de los centrales. Bobadilla podría ser el otro pero al haber arrastrado problemas físicos durante la semana podría tener su oportunidad Rubén Alves. En el lateral izquierdo, el hecho de que Satrústegui haya sido padre esta misma semana y de que se haya perdido un entrenamiento podría dar cancha a Saúl García. Está por ver.

En el medio campo, el sitio garantizado es para Fausto Tienza. Lo más probable es que esté Iñigo a su lado pero la buena pretemporada de Aldasoro le podría dejar un sitio. Alfon estará por la derecha, Juergen en la media punta y habrá que ver si en la izquierda apuesta Fernández Romo por Arturo para dar más tiempo a Iñigo Vicente, uno de los fichajes de más relumbrón, a que adquiera un mejor estado de forma. Arriba, la pelea está entre Matheus y Cedric. Va a ser un equipo reconocible y conocido por el Villarreal B, que a buen seguro también le siguió de cerca el curso pasado. Los dos vienen del mismo sitio y eso limita la capacidad de sorpresa.

El Racing viene de una pretemporada en la que no ha sido capaz de ganar a ninguno de los tres rivales de Segunda División a los que se ha enfrentado. De hecho, sólo les ha hecho un gol y fue desde el punto de penalti. Es una buena muestra de lo atascado que se ha mostrado a la hora de atravesar la línea de medios e intentar ser un equipo peligroso. He ahí la asignatura a superar porque atrás ‘amenaza’ con seguir siendo un equipo que se junte bien y ponga las cosas complicadas. Toda buena construcción se inicia desde atrás y, en ese sentido, el objetivo es repetir una historia similar a la del curso pasado.

Delante va a tener a un equipo novato en todos los sentidos que tampoco es un filial al uso, uno de esos equipos que lo apuestan todo a un juego fundamentado en la posesión. El Villarreal B acepta llevar la iniciativa si, como probablemente suceda hoy, le toca hacerlo, pero también sabe jugar sin la pelota. De hecho, si algo ha destacado Fernández Romo esta semana de su rival es su buen contragolpe. Hay que evitarlos y para ello no hay que cometer errores y sí hay que mantenerse bien ordenado.

Es hoy el primer partido de 42, que se dice pronto. Es cierto que la categoría es muy larga y que mirar a corto plazo parece estúpido, pero es mejor comenzar a caminar desde el primer día porque lo más probable es que al Racing no le vaya a sobrar nada. Junio se ve muy lejos pero, por desgracia, ningún entrenador ha llegado tan lejos al frente del equipo verdiblanco en las últimas décadas. Nadie ha completado dos campañas consecutivas desde Felines y, de hecho, en la última temporada del Racing en Segunda tuvo tres entrenadores. Ojalá se corte esa tendencia de masacrar técnicos y haya paciencia y confianza. Será buena señal si el hombre que logró el ascenso llega lejos.

El telón se abre en El Sardinero
Comentarios