01.12.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif

EXPRESIDENTE DEL RACING, ÁNGEL LAVÍN ‘HARRY’

Harry quiere pagar la indemnización en 80 años

Su intención es abonar al Racing los 280.000 euros por daños y perjuicios en plazos de 300, de los que ya habría pagado dos

Ángel Lavín ‘Harry’, en una imagen de archivo. / ALERTA
Ángel Lavín ‘Harry’, en una imagen de archivo. / ALERTA
Harry quiere pagar la indemnización en 80 años

Además de ser condenado a dos años y nueve meses de prisión por administración desleal durante los años que estuvo al frente del Racing, Ángel Lavín ‘Harry’ también fue condenado a pagar casi 280.000 euros en concepto de daños y perjuicios y de costas e intereses derivados del eterno proceso judicial que por fin está llegando a su fin. Es mucho dinero y el que fuera hombre de confianza de Francisco Pernía quiere cumplir con ese pago abonando trescientos euros al mes, lo que conllevaría cumplir con la multa en casi ochenta años.

El expresidente verdiblanco ha pagado ya dos mensualidades, con lo que ha dejado clara su intención. Es una decisión que ha tomado de manera unilateral pero que, obviamente, provocó la reacción de la parte acusadora. Que Ángel Lavín pueda seguir cumpliendo con su pena económica de esta manera está en manos del juzgado, que será quien decida si admite esta vía o no, algo que puede tardar muchos meses en función de los casos acumulados que tenga el tribunal correspondiente. Lo que parece claro es que el condenado no va a estar en este mundo otras ocho décadas para poder cumplir con el pago.

De primeras, lo que ha hecho Harry es declararse insolvente, algo con lo que ya contaba el propio Racing. Sin embargo, la acusación, que, por encima de todo, es la Asociación de Exjugadores del Racing a la que pone rostro Manuel Higuera, que es quien ha llevado la voz cantante en todo este proceso, ha presentado un escrito solicitando que se investiguen los últimos quince años de la historia patrimonial del condenado porque entienden que, en el momento en el que era presidente del club verdiblanco, sí contaba con patrimonio personal.

El problema es que, en el fondo, tanto él como Francisco Pernía intuyeron que la historia iba a terminar como está terminando. Este últimos se ha librado de pisar la cárcel y quien está recibiendo todas las condenas (también la del intento de compra del partido del Girona) es Harry, que parece estar actuando como escudo de quien, en el fondo, le puso en la poltrona verdiblanca. Otros lo llamarán de otra manera. El caso es que, como en diciembre se cumplirán exactamente diez años desde que los exfutbolistas presentaran la demanda, el entonces acusado ha tenido tiempo de sobra para prepararse y despatrimonializarse. Es lo que sospechan los demandantes y por eso creen que Lavín ha podido caer en un caso constitutivo de insolvencia punible.

Lo que se aprecia es que Harry, con el asesoramiento del abogado, está queriendo actuar de manera independiente. A su decisión unilateral de cumplir con la multa pagando trescientos euros mensuales, también está la de querer empezar a cumplir su pena de prisión en el Centro de Inserción Social José Hierro de Candina. Se trata de un centro de régimen abierto, disponible para los presos que ya tienen el tercer grado y que, por lo tanto, pueden incluso ir a trabajar y a estudiar y sólo han de pasar la noche bajo arresto. No es el caso del expresidente del Racing.

El dueso le espera. El tercer grado no se concede sin haber cumplido antes al menos una cuarta parte de la condena de prisión y, en su caso, no sería, por lo tanto, antes de los nueve meses. Y esa condena debería ser cumplida en un centro ordinario, que en Cantabria es la cárcel de El Dueso. Cuando el reo ya sea calificado como de tercer grado, podrá pasar a cumplir la pena en un centro abierto, que es como se califica al José Hierro donde está Harry desde el pasado lunes hasta que, en teoría, sea calificado como prisionero. Lo que estiman desde la acusación es que, según el reglamento penitenciario, cuando un prisionero aún no ha sido calificado ha de ir directamente a un centro ordinario y, por lo tanto, Lavín debería esperar en la cárcel de Santoña.

Desde la acusación confían en que sea una situación que sea corregida esta misma semana por el juez de vigilancia penitenciaria o por el tribunal sentenciador. Y es que, entienden que el reglamento penitenciario deja bien claro que sólo pueden estar en un centro de inserción como aquel en el que está Harry los que han sido calificados de tercer grado. No es su caso y por eso incluso podría caber la posibilidad de que este tiempo que está pasando en el José Hierro no compute como cumplimiento de pena.

Harry quiere pagar la indemnización en 80 años
Comentarios