30.06.2022 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

"Mi hijo veía por los ojos de su asesina"

Gloria Nancy González, madre del joven Geovanny Valencia, muerto a cuchilladas en la localidad pirenaica de Broto (Huesca) en febrero de 2020, asegura que su hijo "veía a través de los ojos" de su presunta asesina porque "le amaba".
Gloria Nancy González, junto a su hijo Geovanny Valencia, muerto a cuchilladas en la localidad pirenaica de Broto (Huesca) por su expareja. En una entrevista concedida a Efe días antes del juicio con jurado que enfrentará a la joven Daniela V.G. a penas de entre 20 y 25 años de cárcel por el crimen, la madre de la víctima asegura que la vida de su familia ha quedado "totalmente rota" desde la muerte violenta de su hijo. EFE/Gloria Nancy González - SOLO USO EDITORIAL/SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA (CRÉDITO OBLIGATORIO) -
Gloria Nancy González, junto a su hijo Geovanny Valencia, muerto a cuchilladas en la localidad pirenaica de Broto (Huesca) por su expareja. EFE/Gloria Nancy González
"Mi hijo veía por los ojos de su asesina"
Gloria Nancy González, madre del joven Geovanny Valencia, muerto a cuchilladas en la localidad pirenaica de Broto (Huesca) en febrero de 2020, asegura que su hijo "veía a través de los ojos" de su presunta asesina porque "le amaba".

En una entrevista concedida a Efe días antes del juicio con jurado que enfrentará a la joven Daniela V.G. a penas de entre 20 y 25 años de cárcel por el crimen, la madre de la víctima asegura que la vida de su familia ha quedado "totalmente rota" desde la muerte violenta de su hijo, Geovanny Valencia.

Geovanny, que tenía 26 años cuando ocurrieron los hechos, estaba al frente de un bar en la población oscense de Broto, donde conoció a Daniela, cuatro años menor que él en el momento de iniciar su relación de pareja.

Gloria Nancy, que ahora vive en Barcelona con su familia, destaca que su hijo no solo era "muy amoroso" sino que además estaba siempre "pendiente" de ellos y con una meta en su cabeza: convencerles de que vinieran "a este país desde Colombia, a pesar de que él era el niño de la casa".

Asegura que cuando su hijo inició su relación con Daniela siempre que hablaban por teléfono él le decía que "todo iba bien", aunque ella empezó "a notar con el tiempo que las cosas no eran tan bellas como parecían".

Gloria Nancy y su familia, el padre de Geovanny y otros dos hijos del matrimonio, finalmente viajaron a España y se desplazaron a Broto.

"El primer mes que conviví con ellos todo fue normal pero con el tiempo las cosas fueron cambiando y empecé a notar en ella desprecio y frialdad, hasta que me dijo que no quería que estuviéramos allí", afirma la mujer, para quien la relación de su hijo era "tortuosa, pero relación de pareja al fin y al cabo".

Finalmente optó por irse a Barcelona a vivir con un pariente para evitar más tensiones en la pareja, aunque reconoce que pronto fue conocedora de que en el pueblo había "murmuraciones" acerca de la relación que mantenía Daniela con otro hombre.

Gloria Nancy afirma que su hijo también supo finalmente de esta situación y optó por dejar a su pareja, que comenzó a insistirle en reanudar las relaciones a pesar de que él le manifestó desde un principio que si quería al otro, se fuera con él.

Hasta entonces, añade, Daniela se había dirigido a su hijo con "palabras violentas" de forma habitual, "estuviese quien estuviese delante en ese momento".

El 14 de febrero de 2020, Gloria Nancy recibió una llamada de la Guardia Civil en la que le informaban de la muerte violenta de su hijo, un hecho que no relacionó con la acusada hasta que fue detenida, un día más tarde.

"No entiendo cómo pudo hacerle eso porque mi hijo veía por sus ojos y le amaba", destaca la madre de la víctima.

Geovanny, añade, le había pedido a Daniela que estudiara, "que él se hacía cargo de todo porque su ilusión era abrir más negocios y que ella lo compartiera todo, pero ahora ella ha perdido todas las oportunidades de la vida".

Gloria Nancy confía en que los tribunales hagan "justicia" a su hijo porque, a su juicio, "sería algo muy cruel que no fuera así finalmente".

"Somos mujeres que luchamos por la igualdad de género, pero no por causar dolor a las familias ni por asesinar", apostilla al pensar en Daniela V.G., a la que califica de "cruel y despiadada". 

"Mi hijo veía por los ojos de su asesina"
Comentarios