14.06.2024 |
El tiempo

NAVIDAD

Los hosteleros de Peña Herbosa, preparados para la ‘Tardebuena’

Los locales de hostelería de la calle Peña Herbosa, en Santander, se llevan preparando «desde esta semana y la anterior», para acoger mañana, sábado, la tarde «más especial y esperada» de la Nochebuena desde hace años
Panorámica de la típica calle de Peña Herbosa, en Santander, que acogerá la ‘Tardebuena’. / Lucio V. del Campo
Panorámica de la típica calle de Peña Herbosa, en Santander, que acogerá la ‘Tardebuena’. / Lucio V. del Campo
Los hosteleros de Peña Herbosa, preparados para la ‘Tardebuena’

Los hosteleros de la típica calle de Peña Herbosa, en Santander, ya están preparados para celebrar mañana, 24 de diciembre, la ‘Tardebuena’ «más esperada y especial», tras los últimos años en los que no se ha podido llevar a cabo este encuentro por las restricciones del coronavirus. Así lo han señalado los diferentes propietarios de los locales de hostelería de esta zona, en declaraciones al diario ALERTA, donde han subrayado que esta jornada es una «de las marcadas en el calendario», porque «es la mejor tarde del año en su conjunto».

La Boquería. Javier Ruiz, del bar La Boquería, ha explicado que en su local habrá «música alta y juegos de luces», porque el día 24 es una tarde «especial», en la que espera que, después de dos años sin celebrarse esta jornada por las restricciones, «haya mucha gente». «La producción, los pedidos y el personal aumentan el doble o el triple», porque el trabajo durante esa tarde es «constante y sin parar», ha dicho Ruiz, quien ha añadido que «de cinco a ocho son unas horas fortísimas y que es cuando más copas se ponen». El propietario de La Boquería ha señalado que el espíritu durante la ‘Tardebuena’ es de «fiesta», y que en este año es «más especial porque no hay ninguna restricción». «La gente tiene ganas de una navidad sin ninguna restricción, que ya no nos acordamos, pero que las hemos tenido, y al final va a ser especial», ha subrayado. Ruiz también está pendiente del cielo y ha confesado que mira «mucho el tiempo, porque es importante». «No es lo mismo que llueva, porque la calle estaría vacía, a que haga bueno y que la calle esté llena. Dan buena temperatura y dan bueno, no va a llover. Las previsiones son perfectas. Ahora que todo salga bien y ya», ha dicho aliviado.

L’ Artista. Desde el local han apuntado que son una hamburguesería y que ese día van a elaborar un producto «lo más simple posible», porque, según ha afirmado, «la gente va a venir a beber». «Por la tarde, también vamos a poner rabas y croquetas. De alcohol: cervezas o vermú, entre otros. Hemos aumentado el pedido de las rabas y en las bebidas hemos pedido al proveedor el triple», ha informado el gerente del bar. Un negocio, que según ha señalado su encargado, ese día va a tener «una caja más fuerte» y va a quitar las mesas bajas del comedor, dejando únicamente las altas, «para dejar espacio por si la gente quiere bailar dentro». El gerente del local ha afirmado que la ‘Tardebuena’ es un «día marcado» y que lo llevan preparando «desde una semana antes, porque es una fecha especial en la que hay que trabajar más». «Hemos cambiado los horarios y ni cerramos al mediodía», ha añadido. También ha deseado que la jornada transcurra «sin incidentes y que no se quejen los vecinos», con el fin de que esta celebración «se pueda hacer cada año». «Peña Herbosa se pone llena y eso nos gusta, y a la gente que viene también», ha valorado.

A banda.Por su parte, Tomás Venero ha señalado que han aumentado el pedido «al doble» y que en productos como los licores «más del doble, porque ese día a partir de las cinco se ponen muchas copas». «Nosotros somos más de restaurante y centrados en la comida, pero en la bebida el consumo aumentará el doble», ha dicho Venero, quien ha subrayado que en la ‘Tardebuena’ «se va a trabajar mucho, porque la gente tiene muchas ganas y porque es un sábado». «Se juntan las dos cosas. La gente tiene muchas ganas de resarcirse y llevamos varios años sin celebrarse, que parece que han sido muchos, pero no. Así que, con la intención de tirar para adelante», ha detallado el gerente. Venero ha destacado que el 23 de diciembre es «una fecha señalada en la que dices: ‘«Hay que estar pendiente de que no falte nada»’, porque hasta las cuatro es comida, pero de cuatro a siete es «una locura de bebida». «Es bebida, bebida y bebida», ha bromeado. «En ese día se incrementa también el pedido de hielos, que se triplica; se habilitan calderos con agua fría en calderos con hielos, porque sino, no das abasto para servir a toda la gente; y se coge vasos de plástico, porque si no te quedas sin vasija. Lo llevamos preparando desde esta semana y la anterior», ha explicado Venero. 

Trabajador de un bar atiende al teléfono, mientras repone las bebidas. / Lucio V. del Campo
Trabajador de un bar atiende al teléfono, mientras repone las bebidas. / Lucio V. del Campo

La Pirula. Desde el bar han señalado que no participan en la ‘Tardebuena’ «desde hace muchos años, porque los empleados tienen familia y tienen que estar con ella y con sus amigos». «También tienen que vivir un poquito la vida», ha subrayado el encargado del local, quien ha detallado que, «como toda la vida» han hecho, a las cinco de la tarde cierran la puerta del local «haya gente o no». «A esa hora nos vamos», ha añadido.

Fuente Dé. Iván Gutiérrez va a seguir el mismo rumbo que su compañero de La Pirula y sobre las 18 horas va a bajar la persiana de su local, porque la calle se pone «a rebosar y los clientes que vienen a diario no pueden acceder al bar». Gutiérrez ha opinado que «si el día acompaña va a haber mucha gente», porque hace tiempo que no se celebra este encuentro, en el que el bar «va a contar con más producción y más personal». «El pedido aumenta por lo menos un cuarenta por ciento, y de empleados igual, otro cuarenta por ciento», ha detallado el gerente del Fuente Dé, quien ha destacado que la ‘Tardebuena’ es uno de los días «con más afluencia del año». 

Mesón Parrilla Brasas. Por su parte, desde este mesón, su encargada, Lorena Casaseca, ha explicado que, «en principio, se han suspendido todo tipo de comidas» y que van a funcionar con una barra y una terraza, «que estará abierta en todo momento». «Mi idea es orientarlo hacia vender muchas raciones, pinchos, rabas y croquetas y a grupos que suelen venir todo el año. Sobre todo, gente regular que viene a felicitar las fiestas», ha detallado. Casaseca ha celebrado que los aforos están ya al cien por cien, un factor que hace que la «gente esté muy animada y que tenga muchas ganas de salir». «Se nota mucho en el ambiente que hay ganas de fiesta», ha dicho. La gerente de Brasas acoge estas navidades con «ilusión» y espera «trabajar muy bien» a partir de la semana que viene, en unas fiestas es las que también prevé «una mejor economía» que en los años anteriores, porque ya no hay restricciones. «Nuestra idea es cerrar a las cinco de la tarde, que es cuando empiezan a venir los chavales con el tema de bolsas y botellón. Al final, esto ya parece más un baño público, que lo que es un bar de cañas y copas», ha apuntado.

Letrero de la calle de Peña Herbosa, en Santander. / Lucio V. del Campo
Letrero de la calle de Peña Herbosa, en Santander. / Lucio V. del Campo

Casaseca ha denunciado la situación que provoca el botellón, porque la calle a las diez de la noche «da muchísima pena». «Todos los años a primera hora de la mañana, sobre las doce, que es cuando empezamos a funcionar, la policía pone una valla y está bastante controlado. A partir de las seis de la tarde empieza a entrar muchísima gente con muchísimas bolsas. Esto queda totalmente hecho un desastre», ha lamentado. Desde su punto de vista, una medida que debería de llevarse a cabo es la creación de un «embudo policial, en el cual la gente no pudiera entrar con sus bebidas de fuera y sí que consumieran aquí, como se hacía hace cinco, seis y siete años.» «En diez años ha cambiado mucho la forma de celebrar la Nochebuena en Peña Herbosa. Llega un momento en que, al final, se llevan los vasos de cristal o se rompen. También la gente ya está más perjudicada y no controla, y eso deriva en faltas de respeto. No tengo ni yo, ni mis empleados, porque pasar por ese mal trago», ha dicho.

Olivia. Finalmente, este restaurante tampoco va a participar en la celebración de la ‘Tardebuena’, porque el negocio «no está diseñado» para este tipo de eventos, en los que la fiesta «es muy de calimocho y cerveza» y el local está más orientado a «copas y cócteles preparados». «No tenemos ni cañero», ha añadido la encargada del Olivia.

Dispositivo policial. La Policía Nacional desarrollará en Cantabria un dispositivo de refuerzo de la seguridad durante estas fiestas para garantizar a la ciudadanía unas «Navidades seguras». El despliegue policial será «heterogéneo, atendiendo a las diferentes circunstancias de cada momento», según ha apuntado la Policía Nacional el pasado miércoles en nota de prensa. Así, durante el día se potenciará la presencia policial con patrullas a pie en las zonas comerciales y de ocio donde se prevé gran concentración de personas. Y en las horas nocturnas se establecerán dispositivos preventivos de seguridad, donde las unidades de Prevención y Reacción y el Grupo Operativo de Respuesta velarán por el mantenimiento del orden público y seguridad ciudadana. Además, se reforzará la coordinación y colaboración con los Policías Locales de Santander cuando sea necesario, ante incidentes graves que puedan alterar la seguridad ciudadana, como riñas tumultuarias, peleas o agresiones. En concreto, durante estos días se intensificarán las medidas para garantizar que los ciudadanos pueden llevar a cabo sus compras con seguridad, para lo que se reforzará la presencia policial en zonas comerciales con patrullas a pie. También se potenciará la comunicación con las asociaciones de comerciantes a través de las unidades de Participación Ciudadana y la colaboración con Seguridad Privada para ayudar a prevenir hurtos.

Los hosteleros de Peña Herbosa, preparados para la ‘Tardebuena’
Comentarios