30.11.2021 |
El tiempo

Iris Cagigas: «En el Carmelo Sierra se respira la esencia antigua de los bolos»

La jugadora de la Peña Bolística de Torrelavega está orgullosa de que Óscar González le enseñase a jugar; de que su tío Santiago fuese su referente; y de que el más grande (Tete Rodríguez) le diese un par de besos; pero tiene muy claro que «es muy difícil ganar por muy favorita que seas» y por eso mete muchas horas entrenando «porque en este deporte nadie te regala nada»

Iris Cagigas, junto a su hermana y sus padres, pilares esenciales en su vida. / Darío
Iris Cagigas, junto a su hermana y sus padres, pilares esenciales en su vida. / Darío
Iris Cagigas: «En el Carmelo Sierra se respira la esencia antigua de los bolos»

Aquel juego de bolos durmió en el trastero de la casa de su abuela más de dos décadas. Eran los bolos que con toda la ilusión del mundo compró un buen día para sus hijos, que al final nunca tuvo. Hasta que nuestra protagonista los descubrió y con tan sólo dos años ya jugaba en el jardín de su casa en compañía de su tío Santiago. El hombre que siempre estuvo pendiente de ella, su referente, su consejero, y su guía. Tenía 9 años, cuando se apuntó a la Escuela de Bolos de Ribamontán, en las modalidades de bolo palma y pasabolo losa, y destacaba en esta última disciplina, hasta que con ocasión de un concurso, no pudo participar con chicos de su edad, en un fallo de la organización.

Rápidamente tomó la decisión de abandonar aquella disciplina. Y a partir de ese momento comenzó la carrera deportiva de Iris Cagigas Gómez (Cubas, 8 de mayo de 1997) cuya andadura bolística viene precedida de la siembra que en su día hicieron su abuelo, sus padres y tíos, que siempre estuvieron implicados con los bolos.

Esta semana ALERTA conversa con una jugadora que a pesar de su juventud, tiene en su palmarés un Campeonato de España, cinco Regionales, tres Ligas, cinco Copas, y 51 concursos ganados.

PREGUNTA: Tu abuelo comenzó la senda, luego tu padre y tus tíos la continuaron.

RESPUESTA: Exacto. Mi abuelo jugaba bastante bien y más tarde inculcó la afición al resto de la familia. Han jugado mi padre y mis tíos Santiago y Manolo, como ves tengo amplios antecedentes, ellos son de Villaverde de Pontones y tenían la bolera cerca de casa.

P: Un buen día te apuntas a la Escuela de Bolos de Ribamontán en dos modalidades.

R: Exacto. Se me daba mejor el pasabolo losa, pero debido a un fallo de la organización, me pasé al bolo palma hasta que un día nos enteramos que Óscar González estaba de monitor en Orejo. Habló con mi madre y ha sido el culpable de que con 11 años ya jugara competiciones, porque me apuntó enseguida, y se puede decir que ahí comenzó todo.

P: Y ya tenías ojeadores de Suances con 11 años.

R: Sí, calla calla. Vinieron a verme a Hoz de Anero directivos de la peña femenina de Suances y me salió un concurso redondo, hasta emboqué, cosa que yo no hago con frecuencia. De nerviosa que estaba me salió hasta un caballo, pero me ficharon, y a pesar de que en aquellos tiempos no se podía jugar hasta los doce años, me dejaron, y acabé fichando en aquella peña de Suances.

P: Tres temporadas en Suances, buenos recuerdos en aquella bolera de la pulmonía, donde conseguiste grandes éxitos.

R: Y tanto. No he pasado más frío en mi vida que en aquella bolera. Pasaba frío hasta en el verano, quizás era la brisa del mar, no me lo explico. Pero tengo grandes recuerdos, porque gané dos campeonatos con solo 19 y 20 años, una pena que la peña no continuara.

P: Siguiente estación, Mazcuerras.

R: Sí, estaba sin equipo, y Angélica Ruiz me dijo que se marchaba una jugadora y puse rumbo a Mazcuerras. Recuerdo que entrenábamos dos días a la semana, mi madre me llevaba nada más salir del colegio y en el trayecto iba estudiando, porque igual tenía un  examen al día siguiente. Desde el primer momento, Geli me dijo que allí había que ganarse el puesto y muy pronto ya era titular en la peña. Al final se deshizo la misma, y quedé otra vez libre.

P: Tu primera intención, a partir de ese momento, fue montar una peña en Cubas.

R: Eso es. Ya contaba con mi hermana y con Judit Bueno, por tanto éramos tres jugadoras y había tiempo suficiente para fichar a alguna más. En esas fechas La Carmencita decidió sacar peña y Judit se decantó por jugar en El Verdoso, porque estaba Patricia Revuelta y habían fichado a Naomi Solórzano, que en un principio iba a venir a Cubas. Yo me quedaba descolgada, y no me quedó más remedio que marchar para allá.

Birlando en la final del último Campeonato Regional conquistado. / Darío

P: Y llega el momento difícil de irte de La Carmencita.

R: Ya lo creo que sí. Me daba mucha pena dejar a mis compañeras, por eso continué un año más. Torrelavega el año anterior ya me había llamado, y volvieron a insistir a la temporada siguiente, además me apetecía jugar con Laura Abascal, porque no había jugado nunca con ella. Llegué de la mano de Mosquera y siempre estaré agradecida del trato, no solamente de él, sino de Campuzano, de Pablo, Fidel y esposa, y más que me dejo. No he recibido más que amor por todos los rincones y eso hace que tires más bolos. Pero haciendo un resumen de mi paso por La Carmencita tengo que decirte que el último año que estuve resultó ser un año muy difícil para mi.

P: Hazme un resumen de la temporada pasada.

R: No he quedado contenta en el plano individual, sí en lo que se refiere a la peña y a las parejas, y me explico. No pude ganar ningún concurso y eso me dejó mal cuerpo. El sistema de clasificación no me favorecía porque era a una sola tirada, y por ejemplo, Laura Abascal ha estado inmensa, con alguna tirada de 150 bolos. Por otra parte, a los concursos por invitación no he sido invitada, excepto en Cohiño, a los cuales estoy muy agradecida.

P: Sin duda mucho más contenta con el doblete en Liga y Copa.

R: Claro que sí. Hemos tenido las manos peladas de entrenar, a veces hasta las 12 de la noche, con un esfuerzo descomunal para no cometer los errores del año anterior.

P: Una Liga muy igualada, como siempre.

R: Por supuesto que sí. La Liga femenina siempre es así. Te juegas la misma en dos partidos contra los equipos de arriba y no puedes fallar. Aunque muchas veces puede ser que la hayas pifiado en otro partido contra una peña de menor envergadura.

P: ¿Cómo han vivido las jugadoras de la Peña Torrelavega Siec el ‘affaire’ de Campoo de Yuso?

R: Con preocupación por su salud, puesto que son compañeras, y con deseos de volver a verlas dentro de los corros. Pero a la vez con tristeza, porque algunas personas han tratado de quitarnos el mérito por haber ganado la Liga, sin darse cuenta de que antes de que esa situación se produjera, nosotras dependíamos de lo que hiciésemos en los dos partidos que quedaban, no de ellas.

P: Tercera Liga y tu quinta Copa consecutiva.

R: Cierto. He ganado dos Ligas con La Carmencita y esta última ha sido mi quinta Copa, como bien dices, consecutiva.

P: Y ya llegamos a tu quinto título Regional consecutivo en Quintana de Toranzo con todas las emociones del mundo por explotar.

R: Ya lo creo. Imposible de olvidar para toda la vida. Había fallecido mi tío Santiago el día anterior y yo creo que me ayudó toda la jornada. Como te digo, un día para enmarcar, por muchas circunstancias, la muerte de mi referente, el recórd y las emociones vividas.

P: Una final histórica con 160 bolos, y encima batiendo un recórd que llevaba vigente 13 años en poder de Angélica Ruiz.

R: La verdad es que en ningún momento lo pensé, de lo concentrada que estaba. Tan sólo me di cuenta cuando me dijeron mis padres que tirara al medio la última bola. En ese momento me vine abajo de las emociones guardadas y rompí a llorar como bien sabes. Un momento único e indescriptible el que viví en Quintana de Toranzo, la verdad, no lo voy a olvidar jamás.

P: ¿Qué explicación tiene a que conquistes cinco títulos regionales, y sin embargo, se te resista el segundo Nacional?

R: Creo que me presiono en exceso a mi misma. Por otra parte tienes que tener en cuenta que hay un ramillete de jugadoras muy buenas y siempre hay una que tiene un día muy bueno y se sale del mapa. Como por ejemplo le ha ocurrido a Andrea Gómez en el último, que estuvo intratable. Es muy difícil ganar siempre por muy favorita que seas, pero la verdad es que ser cinco veces segunda me empieza a preocupar en exceso.

P: ¿Te persigue lo ocurrido en Los Corrales de Buelna, cuando pierdes un título de España con la última bola?

R: Uff ya lo creo, de por vida. Lo tengo tatuado en la piel. Por otra parte, me tiene que servir para que en esas circunstancias no vuelva a cometer los mismos errores, solventar esas situaciones y aprender de ellas. Intentaré sacar el lado positivo aunque sea complicado a veces.

P: En Maliaño surgió ‘huracán’ Andrea Gómez.

R: Estuvo fantástica e intratable la verdad, imposible superarla esa tarde. Yo solamente podía luchar lo máximo posible e intentarlo y felicitarla al final por el enorme campeonato que se marcó. Y pensar en el año próximo, que lo intentaré, sin duda.

P: Otro momento estelar de la temporada en La Cavada, a punto de caer otro recórd.

R: Ya lo creo que sí. Nos quedamos a las puertas, era la tercera vez que jugaba con Miriam Velarde de pareja, y la verdad es que lo que nadie sabe, es que un par de días nos dieron la una de la mañana entrenando en Orejo. Como ves nada se regala aquí, ella trabaja de tarde y yo de mañana, y nunca podíamos coincidir, así que no quedaba otra si querías triunfar.

P: ¿Cuál es la explicación de empezar una final con 26 bolos de desventaja y finalizarla 50 bolos arriba?

R: Uff, es que nunca hemos jugado tan soberanamente. Miriam estuvo genial esa tarde, y yo no le fui a la zaga. Nos salió todo, y la pena es que no pudimos batir el recórd de Laura y Judit por muy poco, aunque nunca era el objetivo final. Ese ha sido otro momento estelar de la temporada.

P: Hablas del recórd de Laura Abascal y Judit Bueno, estabas pendiente de ello dada la ventaja que llevábais y, sin embargo, a Miriam no le dices nada.

R: Eso es. Para no ponerla nerviosa, porque en la clasificatoria estuvimos a punto y no lo conseguimos. En La Cavada nos quedamos a dos bolos tan solo.

P: Tu primer Campeonato de España en Solvay y en un año muy raro para ti.

R: Ya lo creo que raro. Estuvo Judit Bueno lesionada toda la temporada y no pudimos jugar por parejas. Ese año me salí del mapa, gané el Regional, y más tarde el Nacional ante Marta Castillo, y me emocioné muchísimo, además un jugador de los de antaño, muy famoso, me había dicho que hasta que no ganara un Nacional no pasaría a la historia, y mira por donde, lo cumplí.

P: Otro momento que te quedará grabado para siempre, fue tu primer Campeonato Regional.

R: Uff, ya lo creo que sí. Ante mi gente, en la bolera donde Óscar González me enseñó, y me dio la oportunidad de competir con chicos, todavía está allí la foto, otro día indescriptible. No era favorita, porque apenas había ganado concursos, pero sin hacer grandes cifras, conseguí ganar a Patricia Revuelta en Orejo,

P: Siguiente título en Suances.

R: Sí, se lo gané a Diana López. Sin duda que la debió quedar un mal sabor de boca porque me aventajaba en bastantes bolos, pero tuve la suerte de embocar a la mano, y a partir de ese momento comencé a jugar muy bien y pude remontar. Ya ves, no suelo embocar mucho, pero ese día salió.

P: Repites en la misma bolera, esta vez ante Marta Castillo.

R: Estábamos jugando muchas finales ese año las dos, volví a jugar muy bien en el ‘congelador’, y la pude ganar. Sin embargo, al año siguiente en Carandía me ganó ella, una tarde con un calor tórrido.

P: Y acabo este ciclo con la siguiente parada en Boo de Piélagos.

R: No pensaba para nada entrar en semifinales, porque arranqué mal por la mañana. Estaba muy nerviosa y me marché a dar un paseo para tranquilizarme. Pero por la tarde falló Laura Abascal, luego tanto Marta como Judit tuvieron mala suerte con las bolas quedas, y pude jugar la final contra Naomi Solórzano, que me aventajaba en bolos antes de la final. En dicha final me salieron muy bien las cosas, y pude ganar mi cuarto Regional.

P: Háblame de la Peña Bolística Torrelavega Siec. Creo que te sientes feliz.

R: Uff, ya lo creo. Me recuerda mucho a la bolera de Mazcuerras, siempre hay un señor mayor que te pregunta, que te anima, incluso entrenando, y te pregunta cuándo es el partido. Me encanta jugar en la Carmelo Sierra, me siento arropada, allí se respira la esencia antigua de los bolos, la verdad es que me siento como en mi casa.

P: Ganar la Liga junto a Águeda, otro motivo más de felicidad.

R: Por supuesto que sí. Ha sido una gran alegría, pero también ha sido una responsabilidad para mi, siempre intento enseñarla para que mejore. Tiene mucho que aprender aún y estoy muy agradecida a mis compañeras que la han permitido jugar más de lo que esperaba. Pero soy consciente de que va a jugar poco.

P: ¿Cuatro jugadoras extraordinarias pueden perder una Liga?

R: Claro que sí. Sé perfectamente que te refieres a Peñacastillo, que cuenta con grandes jugadoras de cara a esta temporada, pero hay que verlas jugar primero y ver que no haya fisuras entre ellas. Es clave que haya un buen ‘feeling’ en la peña, hay muchas estrategias, y pueden ocurrir muchas cosas. El equilibrio perfecto es tener buenas jugadoras y el compañerismo, y que no existan egoísmos a la hora de jugar, que nadie busque el beneficio propio.

P: ¿Ves a Torrelavega en condiciones de hacer frente a Peñacastillo?

R: A pesar de que hemos tenido dos bajas muy importantes en Laura Abascal y Andrea Gómez, yo creo que nos hemos reforzado con Laura Saiz y su hermana Alicia. Juegan muy bien a la mano, que era lo que necesitábamos. Intentaremos estar a la altura, cuando menos, y darlo todo.

P: Los bolos femeninos han escalado muchos peldaños ¿qué más necesitan?

R: Siempre hay que pedir un poco más. Somos las primeras interesadas en darle visibilidad y aportar el máximo. Estamos muy agradecidas a todos aquellos que nos organizan competiciones e intentamos colaborar siempre. Pero seguiremos empujando hacía arriba para escalar algún peldaño más, no nos conformamos.

P: ¿Vienen suficientes niñas por detrás?

R: Desearía que fuesen el doble de las que llegan ahora mismo. Este año van a jugar unas niñas con Los Remedios, estoy muy contenta con esta iniciativa que han tomado en Muslera, ojalá se animen más. Aunque no sean muchas, las pocas que tenemos, hay que darles salida de forma que puedan jugar, como me sucedió a mi, en definitiva cuidarlas mucho. Que vean lo que es la liga femenina.

P: Debutan dos peñas nuevas, pero sin embargo desaparecen otras dos.

R: Bueno, pero es buena señal que tanto Rebujas como Los Remedios saquen estas dos peñas porque puede suponer que otras se animen para la próxima temporada. Rebujas recupera a Lucía y Verónica, y tienen a Sara Cueto, que viene progresando mucho, y que junto a Alba y Moral, van a formar una peña maja. En cuanto a Los Remedios tiene el equipo de cadetes cuyas jugadoras pasan a otra categoría y lo van a hacer bien sin duda.

P: ¿Los 161 bolos que derribas en el Trofeo Laboratorios VIR es tu propio recórd?

R: Seguro que sí. Hasta ese momento eran los 152 bolos que conseguí en la bolera de La Rasilla. La verdad es que además fueron en una final y ante una jugadora como Judit Bueno, a la que siempre he considerado como la ‘Salmón femenina’. Lo tengo grabado en mi cabeza y en mi ordenador y va a ser otro momento importante en mi vida.

P: ¿Qué pasa por tu cabeza cuando te enteras que Naomi Solórzano ha derribado 169 bolos?

R: Lo primero es alegrarme, por supuesto. Lo que más sentí en aquel momento fue que quedara eliminada una compañera de peña, pero se lo merecía porque es una gran jugadora.

P: Un buen día me entero que no vuelves nunca más de vacaciones a Almería.

R: Calla calla, tenía 12 años, y me dijeron que había finalizado el circuito de bolos. Nos fuimos la familia de vacaciones y en la piscina me entero de que se estaba jugando. Desde aquel día les dije a mis padres que se acabaron las vacaciones.

P: Tienes una mascota en Cubas, que te sigue en cada entrenamiento.

R: (Ríe) Viene un gato conmigo cada vez que entreno y se sienta en la pared. Un día dejé una bola de caja, saltó a la bolera, y se apostó encima de la bola, y no me dejaba birlar aquella bola ni bien ni mal. Me costó mucho separarle de la bola no te creas, siempre le tengo de animador.

P: En Ciudad Real conocen los bolos gracias a Iris Cagigas.

R: Esa es buena. Era una excursión del Instituto e iban allí estudiantes de distintos puntos de España. Cada uno tenía que llevar un tema preparado y se me ocurrió el de los bolos. Mi padre me hizo las estacas y el fleje, yo tomé las medidas de la bolera, y para allá que nos fuímos. Al día siguiente, en un prado lo montamos todo y así conocieron los demás niños de otras Comunidades el juego de los bolos. Una experiencia muy bonita, como ves, sueño con los bolos.

P: Pero por encima de Óscar González está un señor que fue el culpable de que Iris Cagigas estuviera una semana sin lavarse la cara.

R: Un gran momento sí. Se celebraba la Gala de los Bolos en Treceño y yo estaba comentando cosas con mis futuras compañeras de La Carmencita, había mucha gente. En eso que veo que viene abriéndose paso entre la gente Tete Rodríguez, me da un par de besos, y habla conmigo. Cuando se marchó le dije a mi padre que no iba a lavarme la cara en una semana. Y es que Tete ha sido el más grande, he visto cantidad de vídeos, y me han contado maravillas de lo que era capaz de hacer.

Iris Cagigas: «En el Carmelo Sierra se respira la esencia antigua de los bolos»
Comentarios