22.07.2024 |
El tiempo
lunes. 22.07.2024
El tiempo
El Diario de Cantabria

ARQUITECTURA

La iglesia que cautiva a los peregrinos está en Cantabria

Desde su fundación en el siglo XIII, la iglesia de Santa María de la Asunción ha sido un faro de arte y devoción en Cantabria. Con su imponente arquitectura gótica, sus obras de arte renacentistas y barrocas, y su destacado retablo flamenco, este templo ofrece una experiencia única

La iglesia de Santa María de la Asunción. / A.S.
La iglesia de Santa María de la Asunción. / A.S.
La iglesia que cautiva a los peregrinos está en Cantabria

En lo profundo de Cantabria, entre las sinuosas calles de un antiguo pueblo pesquero, se encuentra un monumento que ha resistido el paso del tiempo con gracia y majestuosidad. Esta obra maestra arquitectónica, cuyo nombre se susurra entre los lugareños con reverencia, es mucho más que una simple iglesia. Su fachada de piedra, tallada con la delicadeza de un artesano antiguo, oculta en su interior un tesoro artístico que ha cautivado a generaciones.

En el corazón de la ciudad de Castro Urdiales se encuentra un monumento que trasciende el tiempo: la iglesia de Santa María de la Asunción. Este templo gótico, declarado Monumento Nacional, alberga uno de los conjuntos escultóricos flamencos más significativos de España, entre otras obras de arte.

La historia de esta iglesia está entrelazada con la del rey Alfonso VIII, quien en 1208 impulsó su construcción sobre una formación rocosa junto al mar. El resultado fue un magnífico edificio de estilo gótico influenciado por la arquitectura normanda y la catedral de Burgos, erigida en la misma época. En 2015, tras una ampliación, la iglesia pasó a formar parte del conjunto de bienes inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial bajo el título 'Caminos de Santiago de Compostela: Camino Francés y Caminos del Norte de España'.

Un viaje único

Para acceder al templo, se debe ascender por una escalinata flanqueada por dos altas torres. La portada principal, en la fachada norte, exhibe un gran arco apuntado abocinado, mientras que la Puerta de los Hombres, construida en el siglo XVIII, presenta un estilo clasicista.

El interior de la iglesia es igualmente impresionante, con tres naves paralelas y un ábside poligonal. La nave principal cuenta con tres pisos, cada uno con características arquitectónicas distintivas, como arcadas, triforios y grandes ventanales. Destacan la capilla de Santa Catalina, ahora convertida en el Museo Parroquial, y la capilla renacentista de los Escalante, así como la capilla de Nuestra Señora la Blanca y la capilla de San José, esta última en estilo neogótico.

Una de las joyas más preciadas de la iglesia es el retablo del ábside de la nave de Belén, que alberga uno de los conjuntos escultóricos flamencos más importantes de España, datado en el siglo XV. La rica decoración del templo incluye ornamentos con motivos vegetales, cuadros barrocos, esculturas y valiosas figuras policromadas, como un Cristo gótico de madera del siglo XIV y una Virgen de piedra del siglo XIII o XIV. El retablo del Santo Cristo, diseñado en estilo prechurrigueresco y acompañado por un lienzo de Zurbarán, es otro tesoro artístico que merece ser admirado.

La iglesia de Santa María de la Asunción es, sin duda, un destino imprescindible para los amantes del arte y la historia, una joya arquitectónica que resplandece en el Camino de Santiago y enriquece el patrimonio cultural de Cantabria.

La iglesia que cautiva a los peregrinos está en Cantabria
Comentarios