27.11.2021 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

FARC

Se espera que EEUU elimine a las Farc de la lista internacional de terroristas

 

El anuncio se produce cinco años después de que el grupo rebelde desmovilizado firmara un acuerdo de paz con el gobierno colombiano.

Un hombre y dos niños junto a un mural del difunto comandante de las Farc Alfonso Cano, en el centro, en Colombia. Fotografía: Raúl Arboleda / AFP / Getty Images
Un hombre y dos niños junto a un mural del difunto comandante de las Farc Alfonso Cano, en el centro, en Colombia. Fotografía: Raúl Arboleda / AFP / Getty Images
Se espera que EEUU elimine a las Farc de la lista internacional de terroristas

Se espera que Estados Unidos retire a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) de su lista internacional de terroristas, cinco años después de que el grupo rebelde desmovilizado firmara un acuerdo de paz con el gobierno colombiano y formara un partido político.

Se espera que el anuncio refuerce el difícil proceso de paz, que se ha implementado de manera vacilante a medida que la violencia de los grupos rebeldes disidentes y los narcotraficantes continúa afectando a la nación sudamericana.

Funcionarios estadounidenses citados por Reuters y el Wall Street Journal dijeron que la medida podría ocurrir el martes por la tarde, mientras que el departamento de estado dijo que había enviado notificaciones al Congreso sobre "acciones futuras" con respecto a las Farc .

Estados Unidos agregó a las Farc a su lista de terroristas en 1997, cuando el grupo rebelde estaba en el apogeo de su poder, al mando de miles de combatientes y lanzando ataques a gran escala contra capitales regionales y bases militares. El grupo secuestró a miles de políticos y colombianos comunes, y plantó minas terrestres en todo el país.

“Sacar a las Farc de la lista hace mucho tiempo que se necesita, ya que el grupo que el departamento de estado enumeró ya no existe”, dijo Adam Isacson, director de supervisión de defensa de la Oficina de Washington para América Latina (Wola), un grupo de expertos. "13.600 guerrilleros se desmovilizaron y se convirtieron en exguerrilleros en 2017".

“Más de cuatro años después, más del 90% de ellos permanecen desmovilizados y en transición a la vida civil. Seguir penalizando y evitando todo contacto con ellos no solo es absurdo, es contraproducente ”, dijo.

Las Farc tomaron las armas contra el gobierno de Colombia en 1964 , alegando luchar en defensa de los campesinos. Pronto recurrieron al tráfico de drogas y al secuestro para pedir rescate para reforzar su cofre de guerra, llevando a cabo masacres y atrocidades durante décadas de guerra civil que mató a más de 260.000 y dejó a más de 7 millones de desplazados. Las fuerzas gubernamentales, los grupos paramilitares alineados con el estado y otros rebeldes de izquierda contribuyeron al derramamiento de sangre.

En octubre de 2016 se firmó un acuerdo de paz, que puso fin formalmente a la guerra y prometió el desarrollo rural, aunque el acuerdo no logró aprobarse en un referéndum público. El entonces presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ganó un premio Nobel de la paz por sus esfuerzos a pesar de la derrota, y posteriormente ratificó un acuerdo de paz revisado a través del Congreso el mes siguiente.

Pero desde la firma del acuerdo de paz, las limitaciones impuestas a los miembros de las Farc por la lista de terroristas han obstaculizado la implementación del acuerdo, dicen los analistas, ya que los excombatientes enumerados individualmente no pueden acceder al sistema bancario local.

"Las sanciones de Estados Unidos han obstaculizado la reintegración económica y política, penalizando a los excombatientes que depusieron las armas de buena fe y continúan comprometidos con el proceso a pesar de los enormes desafíos", dijo Elizabeth Dickinson, analista de Colombia en International Crisis Group (ICG). . “Hemos escuchado testimonios de excombatientes que han tenido que ir de banco en banco para abrir cuentas, requisito básico para iniciar proyectos agrícolas cooperativos”.

La lista de terroristas también paralizó la capacidad del gobierno de Estados Unidos para apoyar e influir en el acuerdo de paz, que se negoció con el respaldo de la administración del entonces presidente Barack Obama, dijo Dickinson.

“Los funcionarios estadounidenses no pueden reunirse con las ex Farc, no pueden sentarse en la misma sala, USaid no puede brindar financiamiento a ningún proyecto cuyos beneficiarios incluyan a las Farc, o podrían incluirlas”, dijo Dickinson. “Cinco años después de la firma del acuerdo, estas restricciones son ilógicas y contraproducentes”.

Se espera que EEUU elimine a las Farc de la lista internacional de terroristas
Comentarios