02.10.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif
ALERTA El Diario de Cantabria

Reyes Calderón: "El sueño de un psicópata es poder exhibir un crimen perfecto

Carmen Naranjo

Reyes Calderón: "El sueño de un psicópata es poder exhibir un crimen perfecto

Carmen Naranjo

Madrid, 23 feb (EFE).- Reyes Calderón es autora de novela negra desde hace más de veinte años, entre ellas la saga de la jueza Lola MacHor, de la que hace un descanso para escribir una trama policíaca con la que vuelve a ahondar en la psicología de los asesinos: "el sueño de un psicópata es poder exhibir un crimen perfecto".

"El juego de los crímenes perfectos", editado por Planeta, es precisamente el título de la última novela de Calderón (Valladolid, 1961), una obra ambientada en un Madrid desbordado por la pandemia y con la que ha querido homenajear a la capital española donde vive desde hace tres años tras residir más de 30 en Pamplona: "aquí no hay extranjeros, todo el mundo es madrileño".

En una entrevista con Efe, la autora explica cómo su novela intenta explicar la razón de que alguien puede idear "de una forma al mismo tiempo tan pasional y fría un crimen perfecto": "es el egocentrismo que tienen los asesinos, que se creen artistas y necesitan que vean su obra. Prefieren ser vistos, a pesar de ponerse en riesgo de ser capturados", sostiene.

La escritora cree que "hay un punto de psicopatía creciente" y considera que muchas de esas patologías proceden de gente que ha sido muy maltratada y de la violencia familiar porque la que proviene "de los seres de los que uno espera cariño es la que produce ese chispazo que rompe todos los esquemas", indica.

Pero las claves están en los detalles, dice la escritora, que vuelve a recurrir a juegos matemáticos para establecer las claves de la investigación policial, como ya hizo en la primera de sus novelas, "Los crímenes del número primo".

"Cada ciencia tiene un orden y las matemáticas tienen un orden muy armonioso y mi mente canta con ese tono", señala Reyes Calderón.

La novela se inicia en el Palacio de Hielo de Madrid, habilitado como morgue provisional durante la pandemia, que no puede cerrar sus puertas y regresar a su actividad porque el ataúd no reclamado de una anciana lo impide. El inspector Salado y su ayudante Jaso acompañan al supersticioso juez Calvo a la inspección preliminar, que les depara una sorpresa: en su interior hay un varón con traje a medida y un Rolex de oro en la muñeca.

Y lo que parece una confusión de clasificación les introduce poco a poco en un macabro juego: una cadena de muertos, a cada cual más peculiar, que tienen en común la firma, en el certificado de defunción, de la doctora Paloma Padierna, joven internista en el hospital Gregorio Marañón.

Por eso, explica que la novela ha sido también su "granito de arena para dar las gracias a los sanitarios por su trabajo y por lo mal que lo han pasado durante la pandemia.

Para documentarse visitó varios hospitales madrileños, "unos ecosistemas fantásticos, llenos de pasiones y compasiones" que ha querido plasmar en la novela, cuya trama refleja cómo alrededor de grandes acontecimientos, como puede ser una guerra, una catástrofe natural o una pandemia, "surge lo mejor" de las personas pero, al mismo tiempo, "el péndulo va hacia la otra esquina, con gente aprovechada".

Su protagonista, la doctora Paloma Padierna, es una mujer menuda "con mucho recorrido, una mujer muy valiente y fuerte", a pesar de su vulnerabilidad.

Reyes Calderón asegura que no le ha dicho adiós a la jueza Lola MacHor, protagonista de muchas de sus novelas, ya que para ella sería como despedirse de un hijo: "seguimos siendo muy buenas amigas y nos visitará, aunque la doctora Padierna me tiene muy ocupada y espero que siga por aquí", afirma. EFE

cn/am

Reyes Calderón: "El sueño de un psicópata es poder exhibir un crimen perfecto
Comentarios