19.01.2022 |
El tiempo
ALERTA El Diario de Cantabria

Un estudio señala a la hiena como responsable de la acumulación de restos óseos en el yacimiento Venta Micena

Un estudio en el que participa la Universidad Complutense de Madrid (UCM) aclara que la hiena gigante caricorta del Pleistoceno inferior, 'Pachycrocuta brevirostris', fue la única responsable de generar las ingentes acumulaciones de restos óseos conservadas en el yacimiento de Venta Micena.
Un estudio señala a la hiena como responsable de la acumulación de restos óseos en el yacimiento Venta Micena

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Un estudio en el que participa la Universidad Complutense de Madrid (UCM) aclara que la hiena gigante caricorta del Pleistoceno inferior, 'Pachycrocuta brevirostris', fue la única responsable de generar las ingentes acumulaciones de restos óseos conservadas en el yacimiento de Venta Micena.

La investigación, publicada en la revista 'Scientific Reports', del grupo editorial Nature, matiza una investigación anterior y concluye que este yacimiento situado en la cuenca granadina de Baza es el mayor cubil de hienas de todo el Cuaternario.

El estudio, en el que participa Guillermo Rodríguez Gómez, del grupo de investigación Centro Mixto (UCM-ISCIII) de Evolución y Comportamiento Humano de la Universidad Complutense de Madrid, está liderado por paleontólgos y estratígrafos de la Universidad de Málaga (UMA) y cuenta asismismo de un investigador ICREA del Instituto Catalán de Paleoecología Humana i Evolució Social (IPHES) de Tarragona.

El yacimiento paleontológico orcense de Venta Micena, con antigüedad próxima a 1,6 millones de años, atesora un registro fósil excepcional de las comunidades del Cuaternario europeo. De los escasamente 400 metros cuadrados excavados hasta el momento se han recuperado varias decenas de miles de restos fósiles, conservados de manera excepcional, que comprenden anfibios, reptiles, aves y micromamíferos, pero sobre todo grandes mamíferos.

El estrato Venta Micena, plagado de tales fósiles, se extiende horizontalmente a lo largo de más de dos kilómetros y medio, en una superficie de más de un kilómetro cuadrado. Hasta la fecha se han excavado sistemáticamente 10 localidades a lo largo del estrato fosilífero.

De las excavaciones llevadas a cabo hasta el momento, la que responde a las siglas VM3 se ha interpretado como un cubil de cría de la hiena gigante Pachycrocuta brevirostris, cuyo tamaño igualaba al de una leona, más de 120 kilográmos.

Allí, las hienas transportaron los cadáveres de las presas arrebatadas a los cazadores dominantes del ecosistema, tigres con dientes de sable y lobos pintados, procediendo una vez en su cubil a fracturar los huesos para acceder al tuétano de su interior, lo que generó un ingente basurero de restos esqueléticos en su entorno.

Desde el año 2005 se viene excavando también intermitentemente otro corte, VM4, cuyo registro fósil muestra una conservación algo mejor que el anterior. Según una investigación previa, el análisis de los procesos de fosilización indicaba que las hienas aprovechaban los cadáveres de las presas abatidas por los depredadores dominantes en estos ecosistemas del Cuaternario --tigres de dientes de sable y licaones--, transportando selectivamente sus restos a sus cuevas para fracturar los huesos y acceder a la médula ósea.

La comparación de zonas de excavación, objeto del estudio actual, ha permitido concluir que las diferencias indicadas en el trabajo anterior se debían a simples errores de muestreo, motivados por el escaso número de fósiles estudiado y por la ausencia de un adecuado control estadístico.

Así, el nuevo análisis muestra que en la zona de más reciente excavación se generó también en el entorno de un cubil de hienas, aunque esta acumulación presenta una mayor frecuencia de elementos en conexión anatómica (entre ellos, extremidades de rinocerontes y perros salvajes conservados completos y articulados), así como una menor meteorización de la superficie de los restos óseos y menos marcas de corte por carnívoros.

En comparación con la anterior, esto indica que los huesos de esta nueva zona de excavación estuvieron menos tiempo expuestos a las inclemencias atmosféricas y al mordisqueo por las hienas antes de su enterramiento en el sedimento.

Así, el estudio señala que, en base a estos datos, se trata de dos cubiles diferentes, separados en el espacio y en el tiempo y apunta a esta hiena gitante como única responsable de generar las ingentes acumulaciones de restos óseos.

Un estudio señala a la hiena como responsable de la acumulación de restos óseos en el yacimiento Venta Micena
Comentarios