07.12.2019 |
El tiempo
sábado. 07.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria
Victoria Lafora
20:34
26/07/19

Entre todos la mataron...

Entre todos la mataron...


El fracaso de la investidura de Pedro Sánchez nos condena a un nuevo paréntesis de desgobierno y a la más que probable repetición de elecciones.

¿Nos merecemos los españoles este despropósito, resultado, fundamentalmente, del escaso nivel de nuestra actual clase política? Probablemente no, pero esto es lo que hay.

Quienes proclamaron, por activa y por pasiva, la conveniencia de posibilitar el Gobierno del partido más votado, han cambiado drásticamente de opinión, negando la mayor y votando en contra. ¿Con qué objetivo? Por un lado, facilitar una repetición electoral que -suponemos- les beneficiaría. O, cuando menos, dejar la gobernanza en manos de ese conglomerado Frankenstein, con la fundada esperanza de que hundieran España para que ellos, después, pudieran levantarla. Vieja estrategia del ex ministro Montoro y claro ejemplo de política sectaria.

Quienes nacieron, o eso pareció, con una imagen liberal, casi socialdemócrata, volcados en contra de los nacionalismos y en defensa de la unidad de España, tuercen hoy sus viejos principios y se esfuerzan en competir con el PP para sustituirle, primero como oposición y a continuación como candidatos reales a presidir el Gobierno. Así, Albert Rivera, se niega a facilitar la investidura de Pedro Sánchez y le empuja a los brazos de esa "banda" tan denostada. Con ello mantiene su argumentario de "pacto con quienes quieren romper España", ante unas posibles, muy posibles elecciones anticipadas.Más sectarismo, más cortoplacismo y menos patriotismo.

Unidas Podemos resulta mucho más previsible en su posicionamiento estratégico. Es cuestión casi de vida o muerte. El pronunciado deterioro de su formación, y el de su líder, Pablo Iglesias, le obliga a jugar el órdago permanente. O consigue lo que pide o se hunde en la miseria. Y lo que pide -disponer de un Gobierno paralelo, aplicando la doctrina del gasto social descontrolado, con la que justificar su idea de lo que debe ser la izquierda- es inviable para Sánchez, para España y para Europa.

Y qué decir del PSOE. Tras un largo periodo de escasa actividad en las necesarias negociaciones, no solo con quienes se suponían sus socios preferentes, sino con todos los partidos del arco parlamentario, se dedica a construir acuerdos, comenzando, como bien dijo Gema Robles en los desayunos de TVE, por el tejado en vez de por los cimientos. Dejando las estructuras programáticas para no se sabe cuando y abriéndose al empeño del regateo personalista sobre cargos y ministerios.

Así las cosas, muchos empezamos a pensar que ha ocurrido lo mejor que podría ocurrir: el fiasco de un posible Gobierno bicéfalo que, con muchísimas probabilidades, habría llevado a nuestro país a una situación, cuando menos, preocupante.

Ahora, por favor señores políticos, pónganse -todos- las pilas, y piensen en los españoles, a los que se suponen sirven, y no en ustedes mismos y sus partidos.

 

loading...
Comentarios