17.06.2024 |
El tiempo
Pilar Cernuda
08:16
25/04/24

Sánchez tiene miedo por sus asuntos turbios

El presidente del Gobierno de España y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante el acto de presentación de los candidatos socialistas a las alcaldías españolas, en el Espacio Arquerías, Ciudad de las Artes y Las Ciencias, a 16 de diciembre de 2022, en Valencia, Comunidad Valenciana (España). En este acto se presentan los alcaldables del Partido Socialista (PSOE), tanto de las capitales de provincia, como de las ciudades de más de 50.000 habitantes de toda España, para las elecciones municipales del próximo año.
17 DICIEMBRE 2022;PRESENTACIÓN;CANDIDATOS;ALCALDÍA;CAPITALES;CIUDADES;ELECCIONES MUNICIPALES
Rober Solsona / Europa Press
17/12/2022
El presidente del Gobierno de España y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Rober Solsona / Europa Press
Sánchez tiene miedo por sus asuntos turbios

Se ha movido para  que la   Junta de Fiscales de Sala rechazara  la querella del novio de Isabel Ayuso que  permitiría investigar si hubo fiscales o miembros de la Agencia Tributario que filtraron a medios de comunicación los datos fiscales de Alberto González Amador y sus negociaciones para resolver sus problemas tributarios. Ha dado instrucciones para bloquear iniciativas políticas  que pudieran poner en duda la legalidad de las actuaciones profesionales de  Begoña Gómez, y si pudo utilizar su influencia en beneficio propio o en el  de sus socios; y  ha habido presiones  de Moncloa a  medios de comunicación cercanos al gobierno para que no mencionaran excesivamente  la situación de su mujer, o la de su hermano.  Sin embargo, al presidente se le ha colado una denuncia de Manos Libres,  y un juzgado de Madrid ya está mirando papeles para analizar a fondo las actividades de Begoña Gómez. 

Estas maniobras  de Pedro Sánchez transmiten la impresión de que tiene miedo a que  se escudriñe qué pasa en su entorno más directo. Porque si no  tuviera miedo,  permitiría que jueces, fiscales y periodistas realizaran su trabajo, que para los primeros es velar por el cumplimiento de la ley y para los segundos es  informar sobre posibles  incumplimientos.  Cualquier persona que se ve injustamente señalada, con su ética en cuestión,  reaccionaría con inteligencia y no solo permitiría, sino que promovería que se le investigase hasta la extenuación, para que su honorabilidad quedara libre de sospecha.

Tiene suerte Pedro Sánchez de que el PP no está atinando en su papel de oposición. Infinidad de periodistas que han vivido de  todo  durante décadas, no ocultan sus escepticismo sobre las comisiones parlamentarias de investigación. Pero ya que las hay, lo menos que pueden hacer quienes desde la oposición pretenden que salgan a la luz posibles irregularidades de los que  gobiernan, es  que los miembros de esas comisiones preparen  mínimamente  sus intervenciones.

 En la del Senado, ni el presidente de la comisión, del PP, ni mucho menos el portavoz, estuvieron a la altura. Daban la impresión de que ni siquiera sabían de qué estaban hablando, qué se investigaba, a quién y por qué.  Fue bochornoso. Más todavía cuando en las filas del PP en el Senado hay gente capaz y con sentido de la responsabilidad. Personas que han demostrado sobradamente que se toman en serio su trabajo.

A Pedro Sánchez se le ve desfondado, su rostro está contraído, y en la sesión de control de este miércoles  se notaba que conocía ya la  noticia de que un juzgado investigaba a su mujer. No es la mejor de las situaciones para afrontar las elecciones catalanas. 

Feijóo le sacó de quicio cuando respondió al triunfalismo de Sánchez señalándole que metía en el mismo saco a su partido, el Psoe, y a Bildu. Feijóo  había sabido reaccionar, estuvo al quite. Por eso sorprende que lleve a primera fila parlamentaria a algunos que no tienen ni idea de cómo moverse en el debate político. Un gran  error. Sobre todo cuando hay banquillo. 

Sánchez tiene miedo por sus asuntos turbios
Comentarios