31.01.2023 |
El tiempo
Pilar Cernuda
09:55
14/07/22

Sánchez y resistir a cualquier precio

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la vicepresidenta tercera y ministra de para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la vicepresidenta tercera y ministra de para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.
Sánchez y resistir a cualquier precio

Decía Cela     que, el que resiste, gana.  Sánchez se aplica con  brío a lo que apuntaba el premio Nobel y no duda en aplicar cualquier medida, la que sea, con tal de no perder el gobierno. Ha dado un giro a su gestión para abrazar  algunas de las causas que defienden  Podemos e incluso Bildu, como le apuntaba la portavoz Aizpurúa, que se ponía medallas como impulsora de algunas de las iniciativas tomadas por el gobierno. Aizpurúa, por cierto, sigue sin condenar el terrorismo de ETA  pero al menos este miércoles ha hecho algo que le honra: decir que lamenta de corazón el sufrimiento a las víctimas de ETA y comprometerse a mitigarlo en la medida de sus posibilidades.

El debate sobre el estado de la Nación está demostrando que Sánchez tiene  contentos a parte de sus  socios,  pero  empiezan a advertirse  reticencias en otros, a pesar de que les ha anunciado algo que también buscaban: una nueva  Ley de Secretos Oficiales.

Sobre las reticencias,  ha sido muy significativa la intervención del portavoz del PNV, un partido  que se caracteriza por apoyar sistemáticamente  al  gobierno de turno, sea del PP o del Psoe, porque del apoyo siempre sale algo positivo para los vascos. Aitor Esteban y el presidente del PNV, Andoni Ortúzar, hace tiempo que muestras signos de distanciamiento con Sánchez, pues no les gusta los favores que hace a Bildu. En el toma y daca de Bildu con  Sánchez  los dos partidos salen  ganando: Sánchez, por el apoyo parlamentario a leyes polémicas, y Bildu porque ser socio del Psoe “blanquea” sus siglas y su trayectoria terrorista. De esa manera capta votos y pone en peligro la hegemonía del PNV.

El  discurso de Sánchez  de estos dos días ha entusiasmado a los incondicionales,  pero ha incrementado la preocupación de quienes llevan meses estudiando las consecuencias de sus medidas económicas y el disparate de algunas de las iniciativas sociales que le ha impuesto Podemos.  El propio Gabriel Rufián,  que siempre escatima el  voto de ERC   hasta el último minuto para lograr algo a cambio, ha sido demoledor en su crítica a las propuestas económicas del presidente, aunque ya se sabe que los independentistas catalanes  son expertos en el arte de teatralizar su posición, más aún cuando el viernes habrá nuevo encuentro entre Sánchez y Aragonés.

Habrá que ver las próximas semanas el grado de firmeza de los apoyos habituales a Sánchez. En el Congreso no se ha visto muy contenta a Yolanda Díaz, quizá porque ha comprendido que el presidente ha hecho suyas algunas causas de Podemos, que no es precisamente el partido de sus amores; además,  al asumir exigencias de Belarra y Montero,  Sánchez amplia su espacio hacia la izquierda radical … y reduce el que esperaba ocupar Díaz con su plataforma.

El estado de la Nación  es hoy más complicado que antes de que se celebrara el debate sobre el estado de la Nación.

Sánchez y resistir a cualquier precio
Comentarios