29.11.2020 |
El tiempo
domingo. 29.11.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria
Pilar Cernuda
15:32
14/10/20

Un paso más hacia no se sabe qué

Un paso más hacia no se sabe qué

No se sabe bien hacia dónde quiere Sánchez llevar a  España, pero desde luego no se trata de un lugar en el que se cumplen a rajatabla las reglas básicas de la democracia, desde la separación de poderes  hasta el respeto a los partidos que han conseguido representación parlamentaria.  Como Vox, por ejemplo, al que  el presidente  niega hasta el saludo  aunque  saluda  y negocia con diputados que  han defendido a los asesinos de ETA.

Sánchez y sus voceros tratan de disimular sus modos dictatoriales culpando al bloqueo del PP de su última fechoría: intentar que  se conforme un nuevo  y cómodo  Consejo General del Poder Judicial  cambiando la fórmula de elección de sus miembros.   Una decisión propia de países como los que tanto admiran sus socios de gobierno,  y que  da la razón a quienes llevan tiempo diciendo que Sánchez ha abrazado los  modos bolivarianos.  El responsable de que ocurra ese ataque al Estado de Derecho  no es Pablo Casado, ni tampoco los jueces que no se han aceptado el juego amoral que trataban de imponerles desde el gobierno para salvar a los responsables de una pandemia pésimamente gestionada;  o a un vicepresidente que tiene mucho que explicar sobre sus comportamientos, porque algunos de ellos rozan la ilegalidad o  han caído abiertamente en ella, aunque serán los tribunales los que tendrán que decidirlo.

Y hablando de tribunales, el Supremo acaba de ratificar a la Audiencia Nacional que condenaba  a dirigentes del PP por el caso Gürtel.  No hay motivo para recelar de la decisión del Supremo, pero la habrá a partir del momento que el gobierne complete su iniciativa de meter mano en el CGPJ, que es quien  designa el destino de quienes aspiran a un puesto en el alto tribunal.

Las consecuencias del último paso de Pedro Sánchez  van mucho más allá de la amoralidad que supone que el presidente de un país democrático se saque de la manga una iniciativa parlamentaria para tratar de configurar  una Justicia a su medida. La primera, que la Unión Europea decida que España peca de déficit y  no cumple los requisitos  necesarios para recibir los fondos que se  habían acordado;  nos mete en el mismo paquete que  Hungría y Polonia. Segunda consecuencia,  Sánchez  ha dado un balón de oxígeno a Puigdemont,  pendiente del suplicatorio del Parlamento Europeo, al que ha dado argumentos para que asuman  el eje de su defensa: que no debe ser extraditado porque la Justicia española no actúa con independencia. ¿Seguro que Sánchez no  había pensado en el favor que hacía a Puigdemont?

La mayoría de jueces y fiscales españoles  no se casan con nadie y se revuelven contra aquellos que intentan condicionar su trabajo.  Nunca hasta ahora  Moncloa había intentado cercenar  de forma tan escandalosa, tan burda, su independencia.

Esta batalla no la puede ganar  el peligroso dúo Sánchez-Iglesias.  Es un auténtico asalto a la democracia.

Un paso más hacia no se sabe qué
Comentarios