02.12.2021 |
El tiempo
Pilar Cernuda
08:44
4/11/21

Interesa - Mucho- Llevarse bien con Marruecos

El rey de España, Felipe VI, y el rey de Marruecos, Mohamed VI.
El rey de España, Felipe VI, y el rey de Marruecos, Mohamed VI.
Interesa - Mucho- Llevarse bien con Marruecos

Son múltiples los casos de distanciamiento con Marruecos que han tenido serias consecuencias.  Hay que andarse con tiento cuando altos cargos programan  viajes  a los campamentos del Polisario, también con las declaraciones sobre la independencia del Sahara y mucho más todavía con traer a España, de tapadillo, a dirigentes del Polisario, como se ha hecho con Ghali.

Si además de tensar la cuerda con Marruecos, el gobierno español no es capaz de atraer el interés de Estados Unidos, la cosa se pone complicada. No solo porque la Casa Blanca y el Departamento de Estado disfrutan ninguneando a los presidentes remisos a reconocer el poderío de Washington,  como le ocurrió a Zapatero o, en el caso de Sánchez, porque pensaba que no tendría consecuencias formar un gobierno con comunistas. A Sánchez no le importaba que Trump le considerara un personaje irrelevante, porque Trump  no provocaba excesiva admiración, pero sí ha sufrido en sus propias carnes la constatación pública de que Biden no tiene el menor interés por el actual presidente español. Aparte de las escenas humillantes que todo el mundo conoce,  España se encuentra ahora con que Estados Unidos ningunea a España, en favor de Italia y de Marruecos, en aspectos de gran calado militar.

La Fuerza de Reacción para África que se encuentra en la base de utilización conjunta de Morón  va a ser trasladada a Italia, y además Estados Unidos piensa instalar el Africom en Marruecos, en la costa cercana al antiguo Sahara español. El Departamento de Estado se ha apresurado a indicar al gobierno español y a las autoridades militares  que no se trata de una decisión política, sino de operatividad,  pero es difícil creer que el traslado de las actividades de Morón a Vicenza, o la nueva base americana en territorio marroquí, se hubiera producido si fueran más fluidas las relaciones del gobierno español con el de Estados Unidos; y si además el gobierno español mantuviera también mayor cercanía con el rey Mohamed VI, que es quien  hace y deshace en política interior y exterior de su país más allá de las decisiones de gobierno.

Cada vez que un político cercano al gobierno español defiende al Polisario,  y más aún si lo hace un comunista que forma parte del gobierno, en Rabat toman buena nota,  y lo sufren los pescadores españoles, los ciudadanos de Ceuta y Melilla y los muchos empresarios españoles que han apostado por Marruecos. Solo los servicios de inteligencia y policiales de Marruecos procuran que las tensiones  con  Madrid no afecten a la colaboración en la lucha contra el terrorismo y contra las mafias ilegales de la inmigración, de una solidez que va más allá de los problemas políticos.  Pero cuando Rabat detecta en  España algún gesto que considera un agravio, la reacción es inmediata.  

No digamos cuando, además, Moncloa no ha mostrado inteligencia, y sobre todo sensibilidad,  en sus relaciones con Estados Unidos…

Interesa - Mucho- Llevarse bien con Marruecos
Comentarios