28.01.2023 |
El tiempo
Pilar Cernuda
09:46
22/01/23

El Gobierno de Sánchez pierde el norte

Manifestación de ayer en Madrid. / R. Zubelzu
Manifestación de ayer en Madrid. / R. Zubelzu
El Gobierno de Sánchez pierde el norte

A Pedro Sánchez se le están poniendo las cosas muy cuesta arriba, electoralmente hablando  siempre tiene a Félix Tezanos para darle alguna alegría, pero pocas satisfacciones más le quedan al presidente de gobierno, más allá de las cuestiones internacionales, en las que se refugia todo lo que puede.

Acaba de celebrar  la cumbre con Francia y dentro de unos días será la de Marruecos, más complicada.

Esta última, además, viene precedida de una decisión insólita que se produjo esta semana en el Parlamento Europeo: el grupo socialista español, con la excepción de Iratxe García -que preside también el grupo socialista de la Eurocámara- no votó a favor de la condena de Marruecos por su falta de respeto a los derechos humanos.

Los socialistas españoles, y el grupo de Marine Le Pen, fueron los únicos que no avalaron la condena.

El último disgusto -si el presidente es de los que se disgustan, que está por ver- le ha venido en  forma de manifiesto. El miércoles, más de 200 políticos, intelectuales y periodistas hicieron público un comunicado en el que criticaban duramente la política del presidente y de su gobierno. No es nuevo. Pero la novedad en esta ocasión es que entre los firmantes había un puñado de personas muy conocidas, pero muy conocidas, por su apoyo incondicional al Psoe. En unos casos, por formar parte del partido y de algunos de sus gobiernos; en otros, porque desde sus artículos habían dado siempre la cara por el Psoe y por sus gobernantes.

Por ejemplo, los periodistas Juan Luis Cebrián, Miguel Angel Aguilar o Augusto Delkader, pero también están entre los firmantes  Leguina, Rosa Díez, Trapiello,  César Antonio Molina,  el diplomático y ex director del CNI Jorge Dezcallar, Fernando Savater y Clemente Auger. Personas que solo se movilizan ante situaciones que consideran de gravedad.

Hace unos meses, sería impensable que cualquiera de ellos firmara firmaran un manifiesto  que dice que  el modelo  que hoy propone el gobierno “Coincide con la pretensión del secesionismo vasco y catalán de ruptura flagrante de la Constitución” y  que si prosperase “Estaríamos  a las puertas  de un proceso que acabaría destruyendo la nación política española”.

ATAQUE A TRAVÉS DE ARGUMENTARIO. Pedro Sánchez no se inmuta,  pero en Moncloa se nota la preocupación por el futuro, aunque los hombres y mujeres del presidente  desmienten que exista inquietud sobre el resultado de las elecciones que se celebrarán este año.  La consigna en el gobierno es, en primer lugar,  ataque despiadado al PP; cada día se envía a los ministros un argumentario para utilizar contra el PP y Feijóo.

Por eso las declaraciones de los ministros suelen ser muy parecidas y con los mismos ejemplos. Si además se les da pie para la crítica, como ha ocurrido esta semana con el famoso protocolo antiabortista promovido por el vicepresidente de Castilla y León,  Juan García Gallardo,  de Vox, obvian las explicaciones del presidente del gobierno regional y su insistencia en que ese protocolo no existe. Es igual, el gobierno arrecia el ataque.

El PP ha tenido una mala semana con el caso Gallardo,  lo que abundará en la escasa simpatía que tiene el partido, con Feijóo a la cabeza, por el partido de Santiago Abascal.  Ya intentó Vox poner contra las cuerdas los gobiernos de Juanma Moreno, de Isabel Ayuso y el municipal de Martínez Almeida, pero lo de Gallardo lo consideran en la sede de Génova casus belli y si ya eran reticentes a plantear la idea de formar gobiernos de coalición con Voz,  ahora están decididos a buscar  cualquier fórmula antes de llegar a ningún tipo de acuerdo.

Pero Pedro Sánchez ha encontrado carnaza con la que hacer que se soslayen sus propios problemas y  pone el acento en las alianzas del PP y Vox.

El manifiesto de los 250  es una demostración más de que  el descontento hacia Pedro Sánchez es generalizado.  Al rechazo a las cesiones  que ha hecho a los independentistas y a Bildu se suma ahora un asunto mucho más grave … que es precisamente lo que ha provocado que las acusaciones al gobierno de  anticonstitucionalismo.

Ha aprobado  leyes que han soliviantado a gran parte de la sociedad y han causado un tsunami en las propias filas socialistas, donde cada  vez son más frecuentes los ejemplos de distanciamiento de personajes relevantes con el gobierno de Pedro Sánchez.

Ha provocado escándalo la aprobación de la ley llamada del solo sí es sí,  que tanto favorece a condenados por delitos sexuales hasta el punto de que  más  200 violadores han sido excarcelados o reducidos sus años de condena.

El Gobierno de Sánchez pierde el norte
Comentarios