28.11.2020 |
El tiempo
sábado. 28.11.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria
Pilar Cernuda
09:56
1/09/20

Futuro incierto

Futuro incierto

Lo que tocaría  al inicio de curso es mirar hacia delante con buen ánimo y dejar atrás la pesadilla vivida los últimos meses,  porque en caso contrario la depresión se va a llevar por delante a millones de españoles. Sin embargo … sin embargo no hay muchos motivos para  aguardar el otoño con una mínima esperanza de que este gobierno, y la clase política toda, esté a la altura de las circunstancias.

Sánchez,  sobrado de optimismo, presenta el mejor color que se ha visto  tras este verano inquietante, pero ese optimismo no engaña a nadie aunque convoque a la plana mayor del empresariado –que pocas veces falla cuando son llamados por un jefe de gobierno, no vaya a ser que- y de nuevo ha presentado un panorama en el que puede solucionar todo con su varita mágica si cuenta con el apoyo de los partidos de la oposición. Como diría Arrimadas cuando era líder de la oposición catalana,  no cuela: porque las supuestas varitas  mágicas  de Sánchez son una falacia. Lo han sido siempre. Y así nos va,  pésimamente mal porque no hay magia que valga ante un presidente de gobierno instalado permanentemente en el engaño y la mentira,  con una egolatría irritante, que ha llevado al Congreso una serie de medidas para paliar  la angustiosa situación económica de  millones de familias sin contar con los fondos necesarios para realizarlas  y con una cobardía inconmensurable que le impide cortar por lo sano y quitarse de en medio a un socio de gobierno que solo ha traído lágrimas para todo el mundo excepto para los miembros de la dirección de Podemos. Y encima, están consiguiendo todos sus objetivos, derribando la España constitucional sin que Pedro Sánchez haya hecho el menor gesto para impedirlo.

Ante el empresariado  ha presentado un escenario en el que sus iniciativas sacarán a España del atolladero, con la ayuda indispensable de Bruselas, por supuesto. Nunca agradeceremos suficientemente  Merkel que  haya dado la cara por nosotros, aunque los aplausos se los ha llevado Sánchez porque ya se ocupó él de que se produjeran  esas imágenes de bochorno. Pero solo con Bruselas no se saca a España del atolladero actual,  en el que nos acosa una pandemia que el gobierno no sabe gestionar, y la pobreza acecha a  familias que jamás imaginaron que conocerían la miseria.

La situación es grave,  aunque Sánchez no se sabe bien si en su superficialidad  no se da cuenta o hace como que no se da cuenta para intentar así transmitir tranquilidad ante un futuro incierto. Echa la culpa de todos los males a la oposición, y aunque es cierto que el PP tendría que reflexionar sobre sus postura,   es evidente que cuando un país va mal, rematadamente mal, no se puede echar la culpa a la oposición sino  a un gobierno incompetente que, encima, sienta en el consejo de ministros a quienes ponen todo su empeño en destrozar la España actual.

    

Futuro incierto
Comentarios