28.11.2020 |
El tiempo
sábado. 28.11.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria
Pilar Cernuda
12:41
10/10/20

Acto de desagravio: Sánchez acompaña al Rey a Barcelona

Acto de desagravio: Sánchez acompaña al Rey a Barcelona

Ni una autoridad catalana, y menos manifestantes en la calle de lo que auguraba la capacidad de maniobra de los convocantes, Omnium, Comités de De3fensa Revolucionario y Asamblea Nacional Catalana. Casi más mossos y otras fuerzas de seguridad que sediciosos;  los responsables del orden públicas utilizaron además toda su profesionalidad para impedir que los  independentistas pudieran acercarse a las autoridades.  Ese círculo infranqueable restó  credibilidad al gobierno que hace dos semanas  justificó el veto de la presencia del Rey en la entrega en Barcelona de  despachos a los nuevos jueces con el argumento de que no se podía garantizar la seguridad del Jefe del Estado. Argumento, por cierto, que provocó un profundo malestar en la policía española y en los mossos, malestar que hicieron público.

Sánchez, por acompañar al Rey  no acudió al consejo de ministros que debía aprobar el estado de alarma en Madrid.   Una decisión con la que intentaba acallar  las críticas generalizadas que había provocado el veto anterior, veto aplaudido por Podemos pero reprobado por los partidos constitucionalistas  e incluso por algunos ministros que expresaron públicamente su respeto y apoyo al Rey. La presencia del presidente de gobierno en Barcelona junto al Rey ha sido considerado casi unánimemente como una necesidad de corregir aquel error inmenso error,  y demostrar públicamente su respeto al Jefe  del Estado. Ha habido autoridades de distinto signo político que calificaron la decisión de Pedro Sánchez de acompañar a Felipe VI a Barcelona como un acto de desagravio.

Desde Moncloa llevaban días transmitiendo la idea de que el veto anterior no fue tal,  que la relación de Sánchez con el Rey es impecable, incluso de mayor cercanía y cercanía de la que marcan los modos institucionales, y que la confianza mutua es absoluta. Excusatio non petita… No se pueden olvidar silencios clamorosos del presidente cuando sus socios de gobierno declaran lo que declaran, que su objetivo es la abolición de la monarquía y la implantación de la república;  silencios que en algún caso van más allá, por ejemplo cuando  portavoces parlamentarios de partidos que apoyan a Sánchez  arremeten implacablemente contra el Rey cayendo incluso en la denigración y la infamia. Y Sánchez calla con gesto impertérrito.

En el acto de entrega de los premios del foro Barcelona New Economy Week, D. Felipe pidió  a su público, todos ellos del mundo empresarial, que demostraran una imagen de unidad que permita un entorno estable,  y dijo también que “Estamos viviendo un tiempo inédito  porque las dificultades son enormes; pero de ellas  siempre surgen oportunidades.  Hay  que aprovecharlas,  no basta la esperanza o la espera, hay que estar preparados”.  Palabras lógicas en un Jefe de Estado  de cualquier país democrático en la situación actual, pero que en el caso del Rey Felipe, en Barcelona,  con mando en plaza independentista, se interpretan inevitablemente como un llamamiento a la cordura en torno al proyecto de unaa  España con futuro.

Acto de desagravio: Sánchez acompaña al Rey a Barcelona
Comentarios