30.05.2024 |
El tiempo
Pilar Cernuda
12:04
17/03/24

​Pedro Sánchez tiene mala cara

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE. H.Bilbao / Europa Press
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE. H.Bilbao / Europa Press
​Pedro Sánchez tiene mala cara

​Pedro Sánchez tiene mala cara. Muy mala cara. Pésima cara. Además insulta en lugar de recurrir a la ironía o al dato bien contrastado, se carcajea de una manera tan forzada que cae en el ridículo, intenta no aparecer en público y no se prodiga en el hemiciclo, donde hace  tiempo que rehúye el debate y solo entra para votar. Conclusión: Pedro Sánchez no atraviesa un buen momento.

Todo  ello sin mencionar lo que probablemente ha sido el principal motivo de que presente un aspecto tan alejado del habitual, el del triunfalismo  y la chulería: la situación en la que se encuentra su mujer,  con dudas sobre su comportamiento ético. Que según algunos profesionales podría ser delictivo, lo que decidirán los tribunales si llega el caso. A Sánchez, con toda seguridad, le afecta mucho más las polémica en torno a Begoña Gómez que todos los millones que puedan haber cobrado los personajes que se mueven en la órbita del famoso Koldo.

A Sánchez se le nota que empieza a sufrir las consecuencias de sus políticas de mentira sistemática y, lo más grave, de ponerse al servicio de uno de los personajes más infectos que ha pasado por la política española, el señor Puigdemont, que  luce una sonrisa exultante aunque en los últimos días se ha convertido en rictus al ver que le han convocado elecciones en Cataluña. Eso echa por tierra el calendario que había preparado y la estrategia perfectamente diseñada para alcanzar la Generalitat. Contaba con la ayuda inestimable de aquel que le necesitaba para seguir gobernando y estaba dispuesto a aceptar lo que fuera, incluso lo inconstitucional, con tal de mantenerse en La Moncloa.

El panorama ya no es idílico para el presidente de gobierno, quién lo iba a pensar. Su futuro  depende de los jueces -le engañaron diciendo que la aprobación de la amnistía significaba que la aprobación  de la ley significaba que la lista de los 1.500 de Puigdemont se convertirían automáticamente en honrados ciudadanos sin mácula en sucertificado de penales-, como depende de las urnas, que tienen la mala costumbre de decidir a quién aceptan y a quién no los votantes, y llevan un tiempo señalando que todo lo que toca Pedro Sánchez, y  todos los que pretenden conseguir escaños bajo su paraguas, político salen escaldado. Y ahora, en Cataluña, si Illa no logra ganar y hacerlo con suficiente peso como para ser presidente de la Generalitat,  Pedro Sánchez puede encontrarse con un desfile de dirigentes y militantes que hoy le aplauden, se incorporarán al pelotón, cada vez mayor, de los que piden que se tome alguna medida expeditiva para deshacerse de Sánchez como secretario general del partido, porque con él no se va a ninguna parte. El incremento del voto contra Sánchez se traduce en el incremento del voto masivo contra su partido y los candidatos de su partido.

Se comprende la mala cara de Pedro Sánchez. Y eso que  es probable que lo peor para él aún esté por llegar.

​Pedro Sánchez tiene mala cara
Comentarios