14.12.2019 |
El tiempo
sábado. 14.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria
Pedro Calvo
17:11
19/11/19

Fragmentación española, S.A.

Fragmentación española, S.A.

Estoy muy de acuerdo con las opiniones de quienes afirman que la fragmentación política es un enorme mal de cara a la gobernación de este país y por eso pienso que ese problema sería necesario resolverlo cuanto antes. Ya no tiene mucha utilidad seguir indagando en el cómo se ha llegado a tal situación. Lo que urge es lo contrario: entrar en el terreno del estudio serio del regreso a la situación anterior, al menos en del sistema político español. Todo lo que ahora está sucediendo con Ciudadanos tiene mucho que ver con lo que digo. La irrupción de Cs en el panorama español no tendría mucho sentido si la intención de su gente era lo que estamos viendo: no hallar algo que consiguiera un lugar útil en el centro-derecha.

Rivera y Cs mejor hubiesen hecho entrando en el PP para trabajar desde dentro en una reforma seria de ese partido. Todo lo ocurrido ha sido absurdo, inútil y totalmente vano. En cambio, la llegada de Podemos tenía el sentido de dar forma a la izquierda pura, no a la parcela del centro-izquierda, que ya era distintivo del PSOE. Ante eso, desde la derecha se sintieron obligados a la prédica de calificar a Podemos con todas las menciones a extrema izquierda e incluso a comunismo soviético, entre otros disparates parecidos, muy difíciles de entrar en las cabezas sensatas.

Y nada digamos de la broma de Errejón, cuyo resultado era de esperar y que, aunque no mucho, contribuía también a la carrera de la fragmentación, cuyos efectos ya sabemos que son extraordinariamente perversos. Incluso es muy criticable la situación fragmentaria de tantos partiditos regionalistas y nacionalistas, como si eso fuese algo facedor de milagros en la política española. Como si las necesidades de las regiones y nacionalidades no tuvieran otras vías de solución que los caminos de la profunda división interna, que no tenía por qué ser ideológica multiplicada por quince. Ya sé que exagero pero es que así se me entenderá mejor. Y quien no lo vea es porque se tapa los ojos.

Vamos ahora a intentar que los resultados electorales del 10-N permitan una salida sensata del túnel. Lo más insensato que se ha dicho sobre el tema es lo de del expresidente Aznar, que propone una coalición de todos los constitucionalistas... pero sin Pedro Sánchez. Una mención de honor para el caballero. Un sondeo de La Sexta dice que el 54% de los españoles ven positivamente una coalición PSOE-UP y un 40% la prefieren de PSOE, PP y Cs. Y Sánchez prosigue las reuniones con otros partidos en la búsqueda de un Gobierno progresista de coalición. Y no sé qué sondeo quiere a Pablo Iglesias de vicepresidente del Gobierno. Veremos, porque las encuestas no todas son iguales...

La cosa se puede complicar en los próximos meses, por ejemplo si al fin Quim Torra es condenado a abandonar por veinte meses la presidencia de la Generalitat de Catalunya. En tal caso, las elecciones catalanas no tendrían más remedio que adelantarse... y tengo la impresión de que eso sería como no terminar nunca esta enredada historia. La situación parece que cada vez se complica más y encima son demasiados los interesados en que avance más ese proceso, absolutamente negativo para los intereses de todos. Pues les mando otra llamada a la sensatez y a todo lo que se puede llamar en estos casos. No sé si no me terminará aburriendo esta historia. Pero todavía no...

Comentarios