19.09.2019 |
El tiempo
jueves. 19.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria
Pedro Calvo
14:13
30/04/19

¿Con Rivera, no?

Sin descanso tras las elecciones generales del 28-A, pues el 26 de mayo se celebran las municipales, autonómicas y europeas. Es lógico pensar que éstas le llegan al PSOE todavía en la euforia de su triunfo en las generales, por lo que no es quimérico esperar una nueva victoria en esos comicios del 26-M. Y también es lógico que nadie se sorprendiera de que el vaticinio se cumpla, porque es demasiado fácil. Han tenido que pasar unos cuantos años para que los socialistas vuelvan a conocer el retorno a los tiempos de la euforia. Pedro Sánchez es el sucesor de Zapatero, pero no son pocos los personajes del PSOE que se han quedado en la estacada durante estos años pasados.

Hay que decir que Sánchez se lo ha ganado en buena lid y que no pudieron con él los numerosos personajes del partido que trabajaron para quitarlo de en medio. Se supone que ahora a éstos les toca callar e incluso disimular el recuerdo de su pésimo comportamiento con el ahora triunfador. Seguro que los tales cuentan con la bonhomía del ganador de estas elecciones. Bueno, ya veremos hasta dónde llega esa bonhomía, pues la verdad es que le hicieron demasiado daño los tales. Ya veremos...

Lo que más urge ahora es la decisión sobre la mejor forma de completar la mayoría necesaria o conveniente para la formación del Gobierno que presidirá Pedro Sánchez. Creo que lo más lógico sería empezar por atender las sugerencias de Pablo Iglesias en el sentido de llegar a una coalición entre PSOE y Unidas-Podemos, teniendo en cuenta la cercanía política entre ambas formaciones y su colaboración en los últimos diez meses, en la etapa transcurrida desde la llegada al poder de Sánchez como consecuencia de la moción de censura. Eso estaría además de acuerdo con el sentir mayoritario de los afiliados a ambas formaciones y del sentir político general del español medio.

Porque además carecería de sentido y de lógica llevar a término esas sugerencias, rumores o sospechas sobre un pretendido acuerdo PSOE-Ciudadanos, sobre todo después del horroroso comportamiento de Rivera y compañía en los últimos tiempos y en la campaña electoral con Sánchez y sus colaboradores. Sobre todo, creo que sería bastante burlesco, teniendo en cuenta las "invitaciones" en ese sentido de algunas fuerzas vivas del mundo empresarial y financiero, que convertirían el tema en algo un tanto o un mucho vergonzoso, sobre todo para el prestigio del Partido Socialista. No creo que fuese adecuado caer en esa trampa. "¡Con Rivera, no¡", gritaba la militancia socialista aquella noche.

Tengo la convicción de que Pedro Sánchez no va a cometer errores de ese calibre, si tenemos en cuenta que en este período anterior no los ha cometido, al revés, ha demostrado un raro equilibrio en sus comportamientos políticos, mientras que los dirigentes de otros partidos se han deslizado por esa pendiente con ocasión y sin ella. Sánchez ha sufrido demasiado por las arbitrariedades de los demás para que resultase que ahora él iba a hacer lo mismo. No me entra en la cabeza.

En todo caso, en los próximos días vamos seguramente a salir de cualquier duda sobre estas cuestiones, para entrar de lleno en la etapa de las grandes decisiones. Espero que nadie nos salga con meteduras de pata que resultasen inconcebibles. Vamos a verlo.

Comentarios