26.02.2021 |
El tiempo
viernes. 26.02.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria
Mr. Quinn
05:40
26/01/21

Cuando vacunamos contra la gripe "hemos" cuando es contra el covid "no soy yo es Sanidad"

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, caricaturizado.
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, caricaturizado.
Cuando vacunamos contra la gripe "hemos" cuando es contra el covid "no soy yo es Sanidad"

Cuando vacunamos contra la gripe "hemos" cuando es contra el covid "no soy yo es Sanidad". Esta es la tónica del discurso continuado de nuestro presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. Un dirigente más preocupado por perder en las encuestas públicas que en parar el coronavirus. Durante toda la crisis sanitaria le hemos visto tomar decisiones, siempre según sus palabras "de acuerdo con los informes de Sanidad". Unos informes que raramente ven la opinión pública y que tenemos que entender, que están velando siempre por nuestro bienestar. 

Durante este mes de enero, le hemos escuchado mentir en las televisiones estatales afirmando que Cantabria había vacunado a todos los sanitarios, más tarde y para salir un poco del paso de esa metedura de pata, que se están convirtiendo en habituales, llamar al Gerente de Ambuibérica, "caradura", cuando la Sanidad es un departamento de su Gobierno, y por tanto es su responsabilidad llevar el control de la vacunación. Si es en los diferentes centros de Salud donde se vacuna el personal sanitario, es decir, los primeros del grupo del protocolo de vacunación establecidos. ¿Cómo es posible que no se tenga un exhaustivo control del mismo? 

Seamos benevolentes y pensemos que las personas pueden decir medias verdades y pueden colarse por otra persona. O que el proceso de vacunación no es del todo riguroso administrativamente y puede haber flecos que mejorar, o que no estábamos preparados para la tercera ola, después de las dos siguientes, o que no hemos hecho los deberes y las vacunaciones del covid son un proceso diferente a las de la gripe. En todo caso, algo ha fallado si nuestro dirigente tiene que salir a la palestra a insultar a un representante de una empresa contratada por su Gobierno.

Sin embargo, lo importante en estos momentos es conseguir que toda la población acabe vacunada y así salir de una vez por todas de esta pesadilla en la que nos hemos visto inmersos toda la humanidad. 

Nuestra situación actual es grave, sin que este juicio implique un pesimismo que se acerque a la desesperanza; por el contrario, convencido de que nuestros problemas tienen soluciones y que el pueblo cántabro, es duro, aguerrido y siempre sabe llegar a 'Portus Blendium'. Sin embargo, espero que, las fuerzas vivas de nuestra comunidad, inicien un movimiento ciudadano capaz de superar esta crisis que estamos atravesando. Porque visto lo visto durante este periodo crítico, este Gobierno regional no lo está haciendo. Hasta el momento, siempre está a la espera de los movimientos de los vecinos. Y cuando éstos toman una dirección, aquí oímos que se va a tomar una decisión. Ayer mismo escuchamos al máximo decir, que... "En algunos municipios, estaba la situación muy complicada y... Según me cuentan, Sanidad pudiera tomar alguna medida de confinamiento". De verdad... "Según me cuentan"... Es como aquel que dice, "pasaba por allí escuche y oí un jilguero cantar"... 

Como no es nada nuevo lo que estoy relatando, es algo que llevamos viendo durante más de 20 años, esa manera suya de hablar, que te tienes que reír por no llorar. Pero ahora la situación está muy seria. Y aquí en Cantabria ya no se ríe nadie. Cada día vemos el "parte de guerra" con los datos y ahora nos lamentamos por el "relajamiento de las medidas sanitarias en Navidad" que sufriendo las consecuencias. En los colegios, sigue habiendo casos y cada día pone en cuarentena más aulas. 

Galicia, Asturias, País Vasco han confinado municipios y cerrado la hostelería. Aquí estamos sufriendo por nuestros familiares que vemos que cada día tienen que jugarse el tipo y rezar para no pillar el virus. Siguiendo la gran mayoría de la población con las medidas sanitarias, pero cansados. 

Cuando la tormenta arrecia y el mar está embravecido, un buen capitán no duda hacía donde dirigir el barco, porque mantiene el temple necesario para soportar las embestidas de las olas y llegar a tierras nuevas. Aquí, pasa lo contrario. Nuestro capitán no "toma las decisiones es Sanidad". Pues bien dígale usted a su Consejería que tome la determinación con valentía y no esperen a que esto se complique más de lo que ya está.

Hoy nombra a su antiguo-nuevo consejero y le deseamos todo el acierto, que tenga el suficiente ingenio, sacrificio y esfuerzo que están teniendo los cántabros para capear esta pandemia. Porque sobre él pende las vidas de muchos paisanos y sólo espero que haya aprendido en todo este tiempo y reflexionado en sus errores, para que en el futuro incierto, no se vuelvan a cometer. Ante sí, tiene una misión difícil, pero es a él a quién le debemos ahora cierta pleitesía. Y que como el slogan que ensalza su socio de Gobierno "no deje a nadie atrás". 

Agraciendo a este medio indoblegable que siempre que quiero alzar la voz hacia mis vecinos y hermanos cántabros, a través de las “ondas virtuales”o en papel me lo permite. A todos aquellos, que habéis dedicado vuestro tiempo para llegar hasta estas palabras, ha llegado la hora de las soluciones y los hechos. Porque el final de la pandemia no es una utopía. 

Cuando vacunamos contra la gripe "hemos" cuando es contra el covid "no soy yo es Sanidad"
Comentarios