06.05.2021 |
El tiempo
jueves. 06.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Hostelería: café para nadie

Economia miente
Hostelería: café para nadie

Cuarenta días al 30% de aforo y sin cenas. Eso es lo que la hostelería de Cantabria ha podido trabajar los últimos seis meses. No hay sector más castigado por las decisiones del Gobierno de Revilla, que se ha llevado por delante facturación, negocios y empleo y ha arruinado a muchas familias.

Empresarios y trabajadores se han comido sus ahorros, están ahogados por las deudas y sin ayudas, porque nadie se cree que puedan sobrevivir con 3.000 euros, que es la propina que han recibido los más afortunados. Los hijos de quienes han tomado la decisión de cerrar seguro que no comen con eso y los de los hosteleros tampoco. 

El panorama no puede ser más desolador y todo porque el Gobierno se declara incapaz de conciliar economía y salud.

En el Partido Popular no estamos locos ni somos unos irresponsables. Precisamente porque he sido consejera de Sanidad sé que el cierre generalizado e indiscriminado de un sector económico es evitable. Sé interpretar una estrategia nacional y sé que hay alternativas más razonables, más eficaces y con menor coste social.

El presidente Revilla no tiene más que abrir los ojos y mirar a su alrededor, porque ninguna otra comunidad ha adoptado medidas tan extremas y restrictivas durante tanto tiempo en la situación de Cantabria. 

Y no hablo sólo de Madrid. Es Madrid, Galicia, Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía, Aragón, Rioja, Asturias e incluso, País Vasco, que vive, en este momento, una situación extrema.

¿Qué pasa, que Feijóo, García-Page, Lambán o Barbón son unos irresponsables que no protegen la vida, van en contra de sus técnicos e incumplen la estrategia y los acuerdos del Consejo Interterritorial? Que va. Lo que ocurre es que ellos toman decisiones que Revilla no toma porque nunca puede hacer nada, ni arreglar ningún problema de los cántabros.

Ninguna comunidad cierra la hostelería. Todas confinan territorios y, con ello, la actividad no esencial en función de una evaluación del riesgo que el Gobierno de Cantabria no hace porque prefiere optar por lo fácil, por lo cómodo, por el café para todos o, mejor dicho, por el café para nadie.

Revilla es de los que se sienta a esperar, pero a nuestros hosteleros ya no les queda tiempo. 

Nosotros no vamos a dejar de pedirle que haga algo de una vez; que deje de culpabilizarle al sector de la pandemia, que le escuche y deje de mentirle y de quitarse del medio, porque con decir que entiende que el cierre es durísimo, esto no se arregla.

Y le pedimos que asuma sus responsabilidades, porque la hostelería se cierra porque Revilla ha permitido que se cierre. Los técnicos informan y los políticos deciden. Deje de esconderse detrás de sus faldas, señor Revilla;  abandone el “no es cosa mía y no puedo hacer nada”, porque sí puede. Sea valiente y defienda a su gente, que para eso es presidente.

Los hosteleros no piden ayudas, quieren trabajar. Déjeles hacerlo de manera condicionada, controlada y segura y,  si sigue en el no, págueles el destrozo causado. Compénseles el cese forzoso y la expropiación de su actividad. Lo contrario es dejarles morir por decisiones políticas e ideológicas.

Hostelería: café para nadie
Comentarios