26.02.2021 |
El tiempo
viernes. 26.02.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

La pandemia no solo requiere medicamentos

Celebración en Santo Toribio de Liébana, en tiempos de ‘no Covid’. / ALERTA
Celebración en Santo Toribio de Liébana, en tiempos de ‘no Covid’. / ALERTA
La pandemia no solo requiere medicamentos

La ‘American Bible Society’ (ABS) añade a las situaciones traumáticas ordinarias la pandemia del coronavirus y la actual crisis económica sin olvidar el desempleo y la pobreza. El país entero está traumatizado, al igual que el resto del mundo.

El estudio de la ABS -«Situaciones traumáticas en Estados Unidos: cómo la gente enfrenta las dificultades y cómo la Iglesia ofrece esperanza»- estuvo a cargo del Grupo Barna. Constituye una estupenda investigación integral sobre el papel, real y potencial, de las iglesias y sobre el poder de las Sagradas Escrituras en el objetivo de proporcionar consuelo a las personas traumatizadas.

Al distinguir cómo viven estas experiencias los cristianos practicantes y no practicantes, así como los no cristianos, el estudio rastrea con suma atención el impacto del trauma en la fe de la gente y en su confianza en Dios.

El estudio es contundente en el sentido de que quienes consultan las Sagradas Escrituras logran salir mejor librados que quienes no lo hacen. El informe indica: «Las personas traumatizadas que se apegan a un patrón de consulta frecuente de la Biblia son, además, más felices consigo mismas durante el proceso de sanación», y «las personas que empiezan a leer la Biblia tienen mayores probabilidades de experimentar alivio que quienes dejan de leerla». En la Biblia, la gente encuentra el rostro de Dios en la persona de Jesucristo, el máximo sanador y abogado de la justicia. Él nos invita a vivir la vida en todo su esplendor. Todos estamos llamados a dejarnos tocar por Él en lo más profundo de nuestro ser, allí donde yace nuestro mayor dolor. Jesús nos brinda esperanza, el factor fundamental en el proceso de sanación.

Las Sagradas Escrituras son una fuente de sabiduría que nos enseñan a vivir una vida feliz, aun en medio del sufrimiento. Una fe profunda, nutrida en las Sagradas Escrituras, nos proporciona recursos internos y externos que brindan esperanza y logran curarnos. Las Escrituras le hablan en primer lugar y principalmente al corazón humano con mensajes de Dios: mensajes con el poder de sanar los corazones heridos. ¡Aceptemos las palabras de Dios!

En cuanto al panorama general, la pandemia no solo requiere medicamentos, sino también el consuelo emocional y espiritual de las víctimas y de quienes han perdido a sus seres queridos, lo cual constituye una necesidad profundamente humana, tal como argumenta muy bien el estudio de la ABS.

La pandemia no solo requiere medicamentos
Comentarios