23.05.2024 |
El tiempo
Julia Navarro
01:18
20/09/23

¡Qué desastre!

¡Qué desastre!

Estos días previos a su sesión de investidura, Alberto Nuñez Feijóo se está reuniendo con empresarios, dirigentes sindicales y políticos, supongo que en un intento de tener presencia pública. Y sin embargo.... Sin embargo es sorprendente que un líder político como Alberto Nuñez Feijóo no dé una a derechas desde aquel debate en televisión con Pedro Sánchez, en la que, sin duda, ganó por goleada al Presidente pero, ya digo, desde esa noche entró en barrena y va de mal en peor. En realidad va de error a error como si en vez de un político solvente fuera un aficionado.

No dudo que ha sido un buen presidente de la Comunidad Autónoma de Galicia, la prueba es que ha ganado elección tras elección y que allí acuñó fama de buen gestor.

Pero la política nacional es otra cosa y Nuñez Feijóo no está demostrando tener la consistencia política suficiente para ser un líder de ámbito nacional. No es que sus dotes de gestor se hayan evaporado, es que lo que le falta son dotes como político para hacer frente a la excepcional y compleja situación por la que atraviesa nuestro país. En una situación de normalidad seguramente a Alberto Nuñez Feijóo no se le notaría el cartón piedra, pero hoy, aquí y ahora, son clamorosos sus déficits como político. Y teniendo en frente a Pedro Sánchez esa evidencia es mayor.

Para empezar el actual equipo que gobierna el PP, es decir el equipo Feijóo, no es un equipo solvente, salvo alguna excepción como la de Borja Semper y estirando mucho, González Pons. Lo cierto es que no dan una y lo único que han demostrado es que deberían de recibir clases de táctica y estrategia.

La noche del 28 de mayo, en el que Pedro Sánchez tomó una decisión audaz: convocar elecciones generales ante el desastre sufrido por el PSOE en las elecciones municipales y autonómicas, Nuñez Feijóo y los suyos se dedicaron a felicitarse y a celebrar su éxito en vez de sentarse a diseñar una estrategia a seguir para afrontar las elecciones generales.

La decisión de dejar que los líderes del PP en cada Comunidad hicieran lo que les viniera en gana fue uno de esos errores que han tenido consecuencia. El 29 de mayo en la Comunidad Valenciana el líder del PP, Carlos Mazón, con unas prisas inexplicables estaba cerrando un pacto con VOX. Un error de libro. Y a partir de ahí errores en cascada. Quienes hayan visto las películas de Superman entenderán el símil: Vox es la criptonita del PP.

Quienes pensaban votar al PP en las generales dieron un paso atrás puesto que el PP abría la puerta a gobernar con VOX en Comunidades y ayuntamientos y por tanto en el gobierno de España.

Luego vino el numerito de Extremadura, Murcia y todos los demás incluidas declaraciones de los líderes de VOX que demuestran de que pasta están hechos y como nos quieren retrotaer a la España en blanco y negro. De ahí que las apariciones públicas del señor Nuñez Feijóo hayan sido bastante desastrosas, entre otras cosas, porque es difícil explicar los pactos de su partido con VOX. Por eso se dio de bruces con las urnas el 23 de julio.

Es verdad, ha obtenido más escaños y más votos que Pedro Sánchez, pero su victoria es pírrica y no le sirve de nada. Además, aceptar que transcurran casi dos meses para celebrar su sesión de investidura ha sido un desatino.

Los suyos dicen que los ciudadanos podrán apreciar el proyecto de Nuñez Feijóo en la sesión de investidura. Puede ser, pero eso hace dos meses habría tenido sentido, ahora no le servirá para mucho.

En cuanto a la convocatoria de una manifestación en contra de la amnistía, nada que objetar salvo el momento y con quien. Y no parece muy inteligente convocar esa manifestación antes de su sesión de investidura.

Otro fallo de libro es jalear a los socialistas disconformes con la amnistía y la política de Pedro Sánchez. Cada vez que un dirigente del PP les hace un elogio les resta fuerza. Es decir logra que las bases socialistas se enfaden con quienes, con toda la razón, disienten de la política entreguista de Pedro Sánchez hacia los independentistas.

Vaya por delante que me parece legítimo hacer una llamada a la ciudadanía contra la pretensión de Pedro Sánchez de aprobar una amnistía para de esa manera poder seguir siendo Presidente. La cuestión es el momento de la convocatoria y a quién convocas.

Nuñez Feijóo no parece saber manejar los tiempos, algo fundamental en política, ni tampoco es capaz de mantener un discurso sólido, no se sabe si va o viene.... de la misma manera que su equipo hace aguas por falta de solidez amén de que no está bien engrasado.

Tengo la impresión de que, por mucha cizaña que este metiendo el PSOE, en estos momentos en el PP nadie cuestiona a Nuñez Feijóo porque han aprendido la lección y saben que no se puede cambiar de líder cada cuarto de hora, pero que este no sea el momento no significa que ese momento no llegue.

Sinceramente yo creía que Alberto Nuñez Feijóo era un político más consistente pero, visto lo visto, me parece un desastre. Sin palabras.

¡Qué desastre!
Comentarios