24.05.2024 |
El tiempo
Julia Navarro
09:10
12/03/24

Palabras, palabras y solo palabras

 
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. / Stefano Spaziani / Europa Press
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. / Stefano Spaziani / Europa Press
Palabras, palabras y solo palabras

 

Dice Pedro Sánchez que la ley de amnistía se basa en "el diálogo y perdón". Pero por más que lo diga, no es cierto en lo que se refiere al diálogo, puesto que es una ley exigida por Junts y redactada por este partido, en cuando al perdón en eso sí tiene razón: está ley ha colocado a la España constitucionalista de rodillas pidiendo perdón a los golpistas que intentaron, por las bravas un golpe contra la legalidad constitucional. Y, si nos atenemos a lo que repiten los dirigentes de Junts y Esquerra, ahora van a por el referéndum de autodeterminación. Los líderes independentistas se ríen cuando escuchan decir al Presidente y a otros destacados socialistas que esa es una línea roja, puesto que los propios socialistas se han saltado todas las líneas rojas anteriores en provecho de que su líder, Pedro Sánchez, saboree las mieles del Poder.

Desde luego es interesante escuchar las palabras y excusas que más repiten los miembros del Gobierno para justificar, en mi opinión, la vergonzosa ley de amnistía: "normalizar Cataluña", "restablecer la convivencia" "superar la confrontación" "normalización institucional, política y social", esto último incluso figura en el texto de la ley...

Son frases hechas, palabras vanas que no reflejan la realidad que no es otra que han aprobado una ley como pago a los siete escaños de los que dispone Junts en el Congreso y que Sánchez necesita para gobernar.

Cada vez que un dirigente socialista repite alguna de estas frases huecas suena a insulto a las "entenderas" de los ciudadanos. Es decir: nos toman por tontos y creen que pueden manipular a los ciudadanos retorciendo el significado de las palabras.

Y ya puestos, Sánchez y sus mariachis echan la culpa al PP del intento de subvertir la legalidad que en su día pusieron en marcha Puigdemont, Junqueras y compañía. Lo sorprendente es que al Presidente le parezca que la gestión de Rajoy fue un desastre, pero no tenga ni una sola palabra de condena a los dirigentes y grupos políticos, que intentaron un golpe de Estado.

Puede que a Mariano Rajoy se le fuera de las manos la gestión del desafío independentistas, sobre todo porque a la entonces Vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaria Oriol Junqueras la manipulo a su antojo, pero lo sorprendente es que el señor Sánchez cargue contra el ex presidente y no contra los responsables de intentar subvertir el orden constitucional. Lo dicho, cree que los ciudadanos somos además de olvidadizos, tontos del remate.

Saben, tengo la impresión que a Sánchez le está fallando el olfato y no es capaz de oler el hedor que desprenden, el caso Koldo por un lado, y esa ley de amnistía vergonzante por otro.

Palabras, palabras y solo palabras
Comentarios